Reforma, impacto recesivo de 0.5%: IMEF

Los cambios fiscales aprobados por los diputados acentuarán la recesión, dice el instituto; el impuesto a los refrescos incentivará el uso de endulzantes químicos, señalan azucareros.
economía méxico  (Foto: Thinkstock)
CIUDAD DE MÉXICO (Notimex) -

El paquete fiscal aprobado por la Cámara de Diputados tendrá un impacto recesivo sobre la economía mexicana de alrededor de 0.5% el próximo año, afirmó este martes el Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF). "No tiene nada que ver con la parte externa, es únicamente impacto de la reforma hacendaria", consideró el vicepresidente del Comité Nacional de Estudios Económicos del IMEF, Jonathan Heath.

El organismo advirtió que las acciones de este paquete fiscal "son de impacto recesivo, no son procrecimiento", que es lo que requiere la economía nacional.

Artículo relacionado: Menor recaudación endeudará al Gobierno 

Los cambios fiscales a la iniciativa del Ejecutivo aprobados por los diputados acentuarán la recesión de la economía, que aún no tocaba fondo al tercer trimestre de 2013, comentó en rueda de prensa Heath, quien también expresó su preocupación por el déficit aprobado para el año próximo.

Señaló que aunque el déficit tradicional solicitado para 2014 es de 1.5% del Producto Interno Bruto, al incluir la inversión de Petróleos Mexicanos (Pemex) y otros rubros, el endeudamiento total se elevará a más de 4% del PIB.

"Nos estamos engañando a nosotros mismos, sí es un déficit elevado, lo que sí preocupa es que así empezamos en los años 70 del siglo pasado, con un déficit un poquito mayor y poco a poco es muy difícil dar pasos atrás", advirtió.

El país se está metiendo en una especie de trampa en materia de endeudamiento, pues en los próximos años será muy difícil reducir el déficit. "Así empezamos con estos desequilibrios fiscales y terminamos con una década perdida en los 80", indicó el especialista

Por su parte, el presidente nacional del IMEF, Víctor Manuel González Olivares, consideró  "altamente lamentable" que la Cámara de Diputados haya aprobado un paquete fiscal con características "tan perversas que obstaculizan el crecimiento y el bienestar de las familias y empresas mexicanas".

No se trata de una reforma hacendaria, sino de acciones fiscales recaudatorias, y además no tiene respaldo técnico porque se legisló "al vapor y sobre las rodillas", abundó.

La homologación del IVA en la frontera debió plantearse de manera gradual y podrían presentarse consecuencias adversas muy graves al haber elevado a rango constitucional la pensión universal y el seguro de desempleo, señaló.

Aún falta la última palabra por parte de la Cámara de Senadores, pero "es evidente que se ha perdido una gran oportunidad para impulsar un auténtico cambio estructural fiscal muy necesario y ya largamente pospuesto", expuso.

Enfoque: Reforma fiscal: la pelea en el Senado 

"Es una lástima que sigan prevaleciendo los criterios políticos en vez de las consideraciones técnicas y argumentos serios para plantear medidas fiscales. Por ello, el IMEF respalda a los demás organismos empresariales de México en expresar su rechazo a esa supuesta reforma fiscal", concluyó.

Impuesto a refrescos, nocivo para salud

El impuesto de 5% a productos de alto contenido calórico y el cobro de un peso adicional por litro a las bebidas con azúcares añadidas incentivará el consumo de endulzantes químicos que a largo plazo serían más nocivos, consideraron este martes representantes de la Cámara Nacional de la Industria Azucarera y Alcoholera (CNIAA).

Es un impuesto que afecta a un producto natural como el azúcar e incentiva la desviación hacia otros productos de origen químico que a la larga resultarían más nocivos y darían un sentido contrario al cuidado de la salud, advirtió en conferencia de prensa el director general del organismo, Humberto Jasso.  

Además, se trata de un gravamen discriminatorio al excluir productos que sí tienen que ver con el problema de la obesidad, como las hamburguesas que se ofrecen en cadenas internacionales, sostuvo. 

De los 12,500 millones de pesos que el Gobierno federal prevé recaudar por el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) a estos productos, sólo erogaría 316 millones de pesos (2.5%) para la prevención de la obesidad, estimó Jasso.

Actualmente, la recaudación del Impuesto al Valor Agregado (IVA) que pagan los refrescos es superior a 20 millones de pesos, recursos que no han sido destinados al combate a la obesidad, añadió.

Los nuevos cobros a las bebidas azucaradas, entre ellas el refresco, que ya paga IVA, representaría una carga adicional de 15 a 20%, según Jasso.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Por su parte, el presidente de la Asociación Nacional de Productores de Refrescos y Aguas Carbonatadas, Fernando Ponce, aseveró que esta iniciativa afectaría de manera directa a más de 10,000 empleos en el corto plazo y hasta 20,000 empleos en el mediano.

En realidad, dijo, el argumento utilizado para gravar a esta industria no se sostiene por sí sola, pues se trata de un impuesto meramente recaudatorio que no resuelve el problema de la obesidad y en cambio sí impactará a los sectores de medianos ingresos.

Ahora ve
Gracias a la inteligencia artificial, la NASA descubre sistema de ocho planetas
No te pierdas
×