Las cifras de la próxima batalla en EU

Demócratas y republicanos han propuesto montos muy distintos de financiación para el próximo año; si los legisladores no llegan a un acuerdo en enero, podría ocurrir otra parálisis gubernamental.
shutdown  (Foto: Getty)
Jeanne Sahadi
NUEVA YORK -

Ya no soñamos con un gran pacto. La mayoría de los estadounidenses nos conformaríamos si el Congreso pudiera ponerse de acuerdo en la financiación para el año fiscal 2014, que comenzó hace tres semanas.

Los legisladores tienen hasta mediados de enero, momento en que expira el recién aprobado financiamiento provisional del Gobierno, para llegar a un acuerdo sobre el gasto. Si no lo hacen, el país podría estar en riesgo de un nuevo cierre o shutdown administrativo.

Dos números podrían echar por tierra las posibilidades de alcanzar dicho acuerdo: 967,000 millones de dólares y 1.058 billones de dólares. De ambos depende el destino del muy criticado "secuestro" o recortes presupuestarios automáticos, cuya primera ronda entró en vigor en marzo.

967,000 millones de dólares. Es el nivel de financiación que han pedido los republicanos de la Cámara baja para los programas de defensa y aquellos de carácter no militar. La cifra también representa el gasto luego de que la segunda ronda de recortes estipulados por el "secuestro" entre en efecto en 2014.

Pero los republicanos asignarían ese dinero de forma distinta a la prevista por la ley, pues los recortes afectarían en mayor medida a los programas no relacionados con la defensa.

1.058 billones de dólares. Ese es el presupuesto que han propuesto los demócratas del Senado. Es el nivel que tendría el gasto si el "secuestro" se cancela para el 2014. Los demócratas han planteado compensar esos recortes a través de aumentos impositivos y otras reducciones al gasto.

Los partidos podrían ir a medias y dividir la diferencia, ¿cierto? Tal vez, pero incluso eso podría ser difícil.

La hipótesis vigente es que los legisladores solo acabarán sustituyendo una parte del "secuestro". Entonces las preguntas son las siguientes: ¿Qué proporción del secuestro será reemplazada? ¿Cómo se pagará o compensará? ¿Los ahorros se obtendrán con el tiempo o de forma inmediata?

Por el momento, el Gobierno estadounidense ha recibido de forma temporal fondos hasta el 15 de enero por un monto anualizado de 986,000 mdd, lo que representa el nivel de gasto de 2013. Si nada cambia, el "secuestro" exige otro corte automático de unos 20,000 mdd poco después.

Ese tijeretazo es poco atractivo para los republicanos, pues esa segunda ronda de disminuciones afectaría principalmente al presupuesto de la defensa.

Tampoco conviene a los demócratas, ya que permitir que se produzca la segunda ronda de recortes codificaría el secuestro presupuestario como un hecho de la vida, una realidad inamovible, señala el director de políticas en el Comité por un Presupuesto Federal Responsable, Marc Goldwein.

Ambos partidos tienen incentivos para llegar a un acuerdo. Excepto que las respectivas posiciones de las bancadas han creado lo que el exjefe del Consejo Económico Nacional del presidente George W. Bush, Keith Hennessey, describe como un "nudo gordiano fiscal".

¿Por qué un nudo gordiano, según Hennessey? Si el "secuestro" se sustituye con otras medidas, los republicanos han propuesto hacerlo mediante la procuración de ahorros equivalentes a través de recortes a los programas de ayuda social. Pero ese rubro es intocable para los demócratas, que solo aceptarán recortes en la ayuda social si vienen emparejados con un aumento de los ingresos fiscales. Eso, por supuesto, recibirá el rechazo contundente de los republicanos, pues supone una mayor recaudación vía impuestos.

"El punto de fricción serán los ingresos", anticipa Goldwein. Si no pueden llegar a un acuerdo en ese punto, nos quedamos en las mismas.

Nota relacionada: Un nuevo 'secuestro' amenaza a EU.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Hennessey y su adversario liberal, el economista Jared Bernstein, discrepan en casi todo. Pero en el blog ‘Room for Debate' del New York Times coinciden en esto: otro cierre o shutdown debería evitarse a toda costa.

Si los responsables de negociar el presupuesto concuerdan con ellos, pero ni aún así logran un acuerdo sobre el presupuesto de 2014, el país tendrá entonces que "sudar sangre" -en palabras de Bernstein- con una nueva serie de legislaciones temporales para financiar al Gobierno y revivir esta lucha una y otra y otra vez.

Ahora ve
Blue Origin, de Jeff Bezos, prueba con éxito una nave para el turismo espacial
No te pierdas
×