Trabajadores sexuales celebran Obamacare

Sexoservidores aseguran que la Ley que entre en vigor en enero es un triunfo para sus derechos; la legislación cubrirá anticonceptivos, chequeos y facilitará el tratamiento a enfermos de VIH.
Obama  (Foto: CNN)
Erica Fink
NUEVA YORK -

Una bailarina vestida de enfermera molesta a su compañera con una jeringa de juguete, balanceando seductoramente el medicamento en una interpretación que pretende reflejar el juego del gato y el ratón del sistema sanitario estadounidense. Se contonean y finalmente terminan en topless.

La picante escena fue parte de una campaña para registrarse en el Obamacare llevada a cabo la semana pasada en San Francisco. Organizado por "Siouxsie Q," una trabajadora sexual del área de la Bahía, el evento buscaba animar a otras sexoservidoras a inscribirse en las nuevas bolsas de seguro médico. Fue todo un éxito: acudieron cerca de 40 hombres y mujeres, y casi todos ellos llenaron solicitudes para inscribirse en el programa de salud.

En la industria del sexo los trabajadores pueden estar particularmente en riesgo y el seguro médico a menudo está fuera de su alcance. Muchos trabajadores del sexo -un término amplio que puede referirse a una serie de servicios, incluyendo el masaje sexual, la prostitución, el servicio escort y dominatrix- se consideran empresarios autónomos que no pueden permitirse el lujo de costear la atención sanitaria. Pero eso podría cambiar con la Ley de Asistencia Médica Asequible.

Siouxsie, de 28 años, ha revisado los planes que ofrecen las aseguradoras un sinnúmero de veces desde 2008, siempre terminando con las manos vacías. Ella y su pareja examinaron recientemente sus opciones de atención médica y hallaron que un plan conjunto les habría costado entre 400 y 500 dólares al mes, un cantidad inasequible para sus ingresos.

"No podíamos pagarlos (los seguros médicos) en el área de la Bahía, somos de clase media baja, recién graduados de la universidad, en la tierra de las startups tratando de abrirnos camino", explicó.

Pero llegado el 1 de enero, fecha en que entra en vigor la nueva ley, ella y su pareja podrán optar por un seguro que les costará mensualmente entre 175 y 200 dólares. Están decidiendo entre dos planes en la bolsa de seguros médicos de California y recibirán un crédito fiscal de unos 275 dólares por mes (sin el crédito, el seguro les habría costado casi 500 dólares).

El portal web de la bolsa de seguros de California estuvo inoperante las primeras veces que Siouxsie trató de navegarla, pero pudo consultar con éxito las políticas en varias ocasiones. (Ella llegó a la fiesta con un montón de aplicaciones impresas para poder repasarlas por la noche aunque el sitio volviera a caerse).

Los voluntarios del podcast semanal que emite Siouxsie, ‘The WhoreCast', ayudaron en la organización del evento. "Jolene", otra trabajadora sexual que ya se había inscrito a través de la bolsa de seguros de California, también asesoró a los usuarios en el proceso de registro. Un detalle clave: la inscripción no requiere que los usuarios informen cuál es su empleo.

"Estoy aquí sobre todo para ayudar a cumplimentar los trámites burocráticos", bromeó Jolene.

A través de la bolsa de seguros médicos de California, Jolene recibirá un crédito fiscal de 211 dólares mensuales, lo que reducirá sus pagos a sólo 36 dólares al mes.

Las personas que ganan menos de 46,000 dólares anuales son elegibles para un crédito fiscal para compensar el costo mensual del seguro. Muchos de los trabajadores del sexo en el evento cumplimentaron el formulario W-2 por su trabajo legal, ya se trate de un empleo a tiempo parcial o el trabajo sexual que esté dentro de la ley. Los trabajadores del sexo entrevistados por CNNMoney estimaron que su ingreso era inferior a los 40,000 dólares al año.

La Ley de Asistencia Médica Asequible o Affordable Care Act cubrirá los anticonceptivos, chequeos para detectar infecciones de transmisión sexual y asesoría en casos de violencia sin costo adicional, algo que los trabajadores del sexo dijeron haría una gran diferencia en su comunidad. La legislación también hará que sea más difícil para las aseguradoras negar la cobertura a causa de la identidad de género y el VIH.

Para Jolene y otros en su comunidad, es motivo de celebración. "Realmente creo que el acceso a la salud debe ser un derecho humano, y a mí me han llegado a convencer de que es un privilegio", censuró una sexoservidora y activista conocida como "Maxine Holloway".

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Holloway fue quien interpretó a la enfermera en el espectáculo de esa noche. Ella también está estudiando para obtener un título de maestría en salud pública. "Gracias a mis estudios he visto la situación en muchos países diferentes y cómo cuidan de su gente", dijo. "Somos uno de los pocos países que no cuidan a sus ciudadanos en ese sentido".

Las mujeres en la fiesta de registro reconocen que a los contribuyentes quizás no les guste que sus dólares sirvan para subsidiar la salud de las trabajadoras sexuales. "Sus impuestos se van a otros programas que tienen que lidiar con las consecuencias de no tener atención sanitaria para todos. Estamos pagando por esa carencia de cualquier modo, la gente todavía se enferma y muere".

Ahora ve
Los bomberos rescatan a un perro atrapado en un arroyo congelado
No te pierdas
×