La pelea por el mercado del carbón

Economías emergentes de Asia quieren una tajada del mineral que China dejaría de consumir; Pekín busca combustibles menos contaminantes para generar electricidad.
carbon  (Foto: Getty)
LONDRES (CNN) -

El impulso de la demanda global de carbón térmico probablemente dependerá menos de China en los próximos años, a medida que el país opta por el uso de energía menos contaminante, pero los mercados emergentes en Asia intentarán capturar parte de los recursos disponibles e incluso aumentarán los requerimientos en su carrera por industrializarse.  Durante la última década, la demanda global de carbón ha sido mayormente alentada por un auge en China.

Sin embargo, en un intento por reducir la contaminación, el Gobierno está ansioso por recurrir a combustibles menos contaminantes para generar electricidad, como el gas natural, la energía nuclear y fuentes renovables.

Incluso si el país asiático reduce el consumo de carbón, el uso global del mineral aumentará debido a que la expansión económica en el sudeste de Asia será impulsada por este producto, según analistas.

Esto confirma la teoría de que pocos países se han industrializado eficazmente sin un fuerte consumo de un combustible que sería responsable de la contaminación y el cambio climático.

El cambio de China probablemente revolucionará el comercio marítimo de carbón en Asia, que actualmente está enfocado en rutas entre exportadores del mineral como Australia, Indonesia o Sudáfrica para abastecer a consumidores en China, Japón, Corea del Sur y Taiwán.

El sudeste de Asia ya alberga al mayor exportador de carbón térmico del mundo, Indonesia, que potencialmente lograría un predominio en este mercado de rápido crecimiento.

"Indonesia seguramente cubrirá gran parte de la demanda adicional en el sudeste de Asia, debido a que los costos de embarque serán obviamente mucho menores", dijo Ray Colleran, quien comercializa carbón del productor colombiano Cerrejón, un emprendimiento conjunto entre Anglo American, BHP Billiton y Glencore Xstrata.

La Asociación Minera de Carbón de Indonesia considera que la producción del mineral del país podría triplicarse para 2030 a 955 millones de toneladas, mientras que la demanda local subiría a 300 millones, desde casi 100 millones actualmente.

El auge de carbón en los mercados emergentes de Asia es el resultado de una histórica relación entre las economías en desarrollo y el consumo de carbón.

"La tendencia (en el aumento de la demanda de carbón) es consistente con lo que se experimentó en periodos de rápida expansión de la economía y la demanda de energía en otros importantes países en desarrollo en Asia, principalmente China e India", dijo la Agencia Internacional de Energía (AIE) en un reporte sobre energía en el sudeste de Asia este mes.

Debido a que generar electricidad con carbón es mucho más barato que utilizar gas, y probablemente seguirá siendo así, la demanda por las importaciones marítimas en el sudeste de Asia crecerá de 53 millones de toneladas en 2013 a 248 millones en el 2035, según la consultora de energía Wood Mackenzie.

Mayor demanda de carbón

La creciente demanda de las economías emergentes será suficiente para contrarrestar el menor uso de carbón en los mercados de países desarrollados, sostienen analistas.

El sudeste de Asia podría representar un tercio del aumento en la demanda global de carbón entre ahora y el 2035, lo que significa que superará al petróleo como la fuente de combustible predominante del mundo para el 2020, según la AIE y Wood Mackenzie.

Ansiosos de no dejar este mercado en auge a Indonesia, otros importantes exportadores de carbón, como Australia, Colombia, Sudáfrica y Estados Unidos, también competirán por ganar nuevos clientes en países como Vietnam, Malasia, Tailandia y Filipinas.

Estados Unidos, por ejemplo, intenta expandir su capacidad exportadora en la costa del Pacífico a fin de hallar mercados para vender carbón y compensar la reducida demanda local en medio de suministros de gas de esquisto más baratos.

No obstante, protestas ambientales y preocupaciones a corto plazo sobre la demanda han retrasado una mayor expansión en el país. 

Colombia, que hasta el momento ha dependido mayoritariamente de los suministros de carbón a clientes en Europa y Norteamérica, espera que la próxima expansión del Canal de Panamá le dé mayor acceso al mercado de la región del Pacífico.

Analistas dicen incluso que la demanda de China podría seguir en alza a medida que las centrales eléctricas de carbón se cambian a las provincias del oeste del país que pasan por un rápido periodo de industrialización. Esto, pese a un menor consumo en las áreas más ricas del este de China por razones ambientales.

La cifra actual de centrales eléctricas de carbón de China, la mayoría conectadas a la red eléctrica en los últimos 10 años, y las plantas de 300 gigavatios que la AIE prevé que se construyan en el mayor consumidor global de energía esta década, implica que estas instalaciones operarán a partir del 2030 y hacia el 2040, ofreciendo una sólida demanda de combustible.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"Una planta eléctrica de carbón es un gasto de capital muy costoso. Una vez que es construida, existen altas probabilidades de que utilicen carbón por muchos años", dijo Carlos Fernández Álvarez, analista de carbón de la AIE.

Incluso si el consumo de carbón de China se redujera fuertemente, es probable que India, el segundo importador mundial, experimente un gran aumento en el número de centrales eléctricas a carbón, pese a la perspectiva de que la energía renovable gane una participación cada vez mayor en el mix energético del país, puntualizaron analistas.

Ahora ve
Trump quiere enviar hombres a la Luna, como paso previo a llegar a Marte
No te pierdas
×