6.3 millones desisten de buscar empleo

La cifra al primer semestre del año es la segunda más alta en los registros del INEGI; las personas que dejaron de buscar trabajo superan a los 2.6 millones de desempleados en México.
depresión trabajadora  (Foto: Thinkstock)
Gustavo de la Rosa
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

En la primera mitad de este año, 6.3 millones de personas dejaron de buscar empleo por considerar que no tienen posibilidades de ser contratados a pesar de estar disponibles. Esta cifra representa un incremento de 3.8% a tasa anual, la variación más alta para los últimos siete trimestres, según datos oficiales.

El nivel de la población que ya no busca trabajo es el segundo más alto desde que se tiene registro, tan sólo superada por la cifra de seis millones 305,000 alcanzada al cierre de 2010, señala la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) que elabora el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

La cifra no sólo supera los 2.6 millones de personas desocupadas en el país, también el incremento es mayor, ya que el desempleo total alcanzó a 122,444 personas en el lapso de un año, mientras que la cifra de los que ya no buscan empleo aumentó 228,566.

Para Alfonso Bouzas, del Instituto de Investigaciones Económicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), la cifra representa el grave deterioro que ha tenido el mercado laboral durante muchos años.

"Hay un desempleo maquillado, las cifras oficiales contabilizan por separado la desocupación y por otra parte las personas que dejan de buscar empleo pero que están disponibles como mano de obra. El problema es grave, ya que se generan bajos ingresos de las familias, la demanda interna es débil y por lo tanto hay un bajo crecimiento económico. Todo es consecuencia de la política económica que por años ha beneficiado a los grandes monopolios, mientras que reprime la generación de pequeñas y medianas empresas que son las que más empleo generan".

Para el docente, la única manera de generar empleo de calidad es con un crecimiento económico sostenido y de largo plazo, pero no con reformas laborales insuficientes para revertir la tendencia y que sólo generan un mercado laboral cada vez más discriminatorio.

"El desempleo sigue creciendo, hay muchos años de rezago, no hay manera de frenar la tendencia mientras no se tenga un crecimiento sostenido y duradero, las Pymes no se encuentran encadenadas a los procesos productivos importantes, por ello no sólo no sólo no generan empleos, sino que están destinadas a desaparecer", explicó.

Las cifras del INEGI señalan que la tasa de desempleo sigue en ascenso y al mes de septiembre se ubicó en 5.3% respecto a la Población Económicamente Activa (PEA), su mayor nivel en los últimos ocho meses.

Para Raymundo Tenorio, director de la carrera de Economía del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores Monterrey (ITESM), la cifra es el reflejo del profundo rezago de la generación de oportunidades en la economía formal.

"La economía debe generar más de un millón de empleos formales al año, pero por décadas ha habido rezagos, consecuencia del agotamiento del modelo macroeconómico de estabilización y apertura global que generó debilidad en aquellas industrias intensas en mano de obra. A excepción de la industria automotriz el modelo no pudo incorporar a las Pymes a las cadenas de integración de valor, por otra parte el modelo maquilador se agoto tenemos mano de obra barata pero altos costos de energía".

Comentó que la población está creciendo a un ritmo mayor que la economía, y mientras el país no cuente con una verdadera reforma económica, la precarización del empleo va a continuar

"Para empezar a revertir el rezago que se tiene por años, se requiere reestructurar el perfil de desarrollo industrial. Gradualmente el país se convierte en una economía de servicios de bajo valor agregado, no sólo va en ascenso el desempleo, la informalidad y las ocupaciones de bajos ingresos, también las personas que no estudian, ni trabajan (ninis). El daño que genera al país desaprovechar el bono demográfico se traduce en el bajo crecimiento económico que no rebasa el 2.2% promedio anual en los últimos 20 años", comentó.

Ahora ve
Sierra Leona vende ‘el diamante de la paz’ en 6.5 millones de dólares
No te pierdas
×