Reforma impacta a prestaciones laborales

La norma fiscal obliga a empresas a recortar la deducibilidad de los beneficios de los trabajadores; la medida precarizará el mercado laboral al fomentar las contrataciones informales, dicen expertos.
reforma laboral  (Foto: Archivo)
Isabel Mayoral Jiménez e Ivonne Vargas
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

A partir de 2014, la deducibilidad de las prestaciones sociales que otorgan las empresas a sus trabajadores pasará del 100% a sólo 53%, situación que precarizará aún más el mercado laboral y mermará el poder adquisitivo del sector formal de la economía, advirtieron expertos.

Actualmente, las compañías deducen el 100% de las prestaciones sociales adicionales al salario -que involucran apoyos como el otorgamiento de seguro de gastos médicos mayores, vales de gasolina y de despensa y fondo de ahorro, entre otros- pero con la aprobación de la reforma fiscal por el Congreso habrá un impacto negativo en las empresas.

El límite de deducibilidad provocará que el trabajador registre una merma importante sobre el salario que percibe actualmente, debido a que sus prestaciones podrían ser menores, destacó el asociado y líder de la práctica de Consultoría del despacho de asesores laborales en Sales Boyoli, Bernardo Martínez.

Los cambios también contemplan la obligación para los empresarios de emitir un certificado fiscal digital que será validado por la autoridad hacendaria y que sustituirá al recibo de nómina. Este nuevo documento servirá para que las compañías puedan realizar sus deducciones de impuestos y salarios.

"La obligación de las empresas (de emitir este certificado) es para todos aquellos trabajadores con ingresos superiores a 250,000 pesos al año", precisó el experto en derecho laboral Gabriel Pizá.

Agregó que el certificado tendrá un costo de al menos 732 pesos por trabajador para las empresas, además de que el empleado estará obligado a darse de alta ante el Servicio de Administración Tributaria (SAT).

Empresas ¿eliminarían o reducirían prestaciones?

Las medidas entrarán en vigor a partir de 2014, a pesar de que el Artículo 28 de la Ley del ISR, fracción XXX contempla un candado para evitar que las compañías recorten las prestaciones de sus empleados, pues en caso de hacerlo no tendrían derecho a la deducibilidad.

El abogado Gabriel Pizá señaló que aunque la regla general es que no se pueden tocar ningún tipo de prestación, salvo una causa justificada -como ocurrió con la influenza en 2009, que provocó que por motivo de salud pública se redujeran las prestaciones para mantener las fuentes de trabajo-, no es descartable que las compañías intenten reducir éstas previsiones.

"En el mejor de los escenarios, las compañías podrían tratar de negociar con su sindicato para tratar de rasurar las prestaciones, pero reducirlas sería un camino espinoso, porque si no hay fundamentos legales caerá en la ilegalidad y podría traer demandas de trabajadores contra las compañías".

Si bien la reforma hacendaria orillaría a las empresas a tener un sistema de deducibilidad más "cuidadoso" y seleccionar mejor qué prestaciones otorgarán a sus nuevos empleados, no podrán eliminar de un plumazo aquellos beneficios que ya tienen sus actuales colaboradores.

"La prestación se encuentra establecida en un contrato, que es un acuerdo de voluntades entre ambas partes. El patrón no puede decir: antes la tenías y ahora la quito por la reforma", explicó el abogado y rector del Colegio Jurista, Jorge Manrique.

Agregó que hacer cambios en las prestaciones fuera de ley,  previo a la aprobación de la reforma hacendaria, sólo sería viable si en el contrato estableció una cláusula que indique que el documento puede tener modificaciones de acuerdo a disposiciones fiscales establecidas en el país.

Nota relacionada: Reformas sumarán dos puntos al PIB: SHCP

Por su parte, los fiscalistas de Baker & McKenzie, Juan Carlos Valles y Luis Carbajo, aseguraron que ahora el patrón tendrá más cuidado para determinar si quiere dar prestaciones a sus trabajadores.

La especialista en Economía de la Universidad del Valle de México, campus San Rafael, Rocío del Pilar Sánchez Madrid, alertó que las empresas podrían optar por generar contrataciones informales o temporales de entre tres y cuatro meses para evitar el impacto.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"Se podría reducir la mano de obra eliminando puestos similares y hacer una contratación masiva por honorarios, al no existir incentivos para contratar con prestaciones".

Mercer, consultora especializada en temas de recursos humanos, estimó que de inicio la reforma fiscal en su conjunto podría ocasionar que el 20% de las empresas en el país prevea reducir sus gastos internos hasta en 14% y que el 57% eleve sus precios.

Ahora ve
EU está dispuesto a dialogar con Corea del Norte “sin condiciones previas”
No te pierdas
×