¿Valió la pena la multa a SAC Capital?

La firma de fondos de riesgo deberá pagar 1,800 mdd por uso indebido de información privilegiada; el acuerdo es un golpe para SAC y el gobierno de EU, pero no para el fundador Steven Cohen.
sac3  (Foto: Getty)
Stephen Gandel

Conocemos ahora una cifra mucho mayor de la cantidad de dinero que los inversionistas promedio pierden a causa del tráfico de información privilegiada: por lo menos 1,800 millones de dólares (mdd).

Ese es el monto que la firma de fondos de riesgo SAC Capital acordó pagar el lunes, además de declararse culpable de los cargos criminales de uso de información privilegiada. La pregunta es si valió la pena el tiempo y esfuerzo invertidos para llegar a esa cifra y al fondo de las prácticas indebidas en la firma.

El diario New York Times informa que el Gobierno estadounidense ha estado investigando las acusaciones de tráfico de información privilegiada desde el comienzo de la última década. La organización parece haber estado en la mira desde el principio de la indagatoria, que ha desembocado en más de 70 condenas, incluyendo al fundador de fondos hedge, Raj Rajaratnam, y a Rajat Gupta, otrora miembro de la junta directiva de Goldman Sachs y ejecutivo de McKinsey.

El Gobierno aún no termina con Steven Cohen, fundador de SAC. Dos de sus antiguos lugartenientes aún enfrentan juicios, y cualquiera de esos procesos podrían afectarlo. El multimillonario además enfrenta cargos civiles presentados por la SEC (la Comisión estadounidense de Bolsa y Valores), que a la postre podrían resultar en una prohibición de por vida para gestionar dinero.

Sin embargo, los resultados que hasta el momento ha arrojado la persecución que por ocho años ha conducido el Gobierno contra Cohen es 1,800 mdd (cerca del 20% de su patrimonio neto) y una admisión de culpabilidad, que proviene de la firma y no de Cohen. ¿Valió la pena?

Departamento de Justicia de Estados Unidos: más o menos perdedor

El hecho de que el Departamento de Justicia no pudiera inculpar directamente al propio Cohen de violar la ley después de todos estos años es visto como una derrota para el Gobierno, al menos por ahora. Muchos en Wall Street estarían encantados de tener la fortuna y el éxito alcanzados por el fundador a cambio de aceptar que su firma es culpable de uso indebido de información privilegiada. No así si hubiera una condena de cárcel de por medio, cuyo efecto hubiera sido más disuasorio.

Dicho esto, el Departamento de Justicia no se irá con las manos vacías. Y ahora que muchos otros han ido a prisión, tal vez la necesidad de un elemento de disuasión sea menor.

Con todo, el Gobierno, y el fiscal Bharara en particular, han sido criticados por dedicarle demasiado tiempo al tráfico de información privilegiada, y muy poco a los delitos que pudieron haber ocasionado la crisis financiera.

La enorme multa impuesta a SAC podría acallar las críticas que consideran la investigación una pérdida de tiempo y energía. Si crees que el castigo corresponde al delito, es claro que el uso de información privilegiada probablemente fue mayor y más perjudicial para el mercado y los inversores promedio. Así que eso es un triunfo, más o menos.

Steven Cohen: más o menos ganador

Se supo que Cohen se quejó con sus amigos por tener que pagar 1,800 mdd en multas por uso de información privilegiada, que él asegura fue perpetrado por otras personas en su firma.

La verdadera prueba para creer que dicha amonestación es sumamente cuantiosa, en realidad, depende de cuánto creemos que el millonario obtuvo gracias a ello: ¿Cuánto de su fortuna crees que provino del uso indebido de información privilegiada? Si tu estimación es que toda su fortuna viene de allí, entonces 2,000 mdd de 9,000 mdd parece ser un buen arreglo.

Más importante aún, el señor no pisará la cárcel. Su firma tendrá que devolver todo el efectivo. Pero, al menos por ahora, nada impide que Cohen gestione el dinero de otros inversores, simplemente no puede hacerlo a través de la compañía. Pero puede disolver SAC Capital, crear una nueva firma, y seguir con su negocio.

La SEC, por esa razón, todavía está tratando de obtener una prohibición para Cohen, y es por eso que el señor sigue negando que haya hecho algo indebido. Si el órgano regulador no consigue una prohibición que específicamente le imposibilite a multimillonario volver a gestionar fondos, es difícil que el actual resultado sea una derrota para él.

Dicho esto, Cohen aún no sale de sus problemas legales. Aparte del litigio emprendido por el Gobierno, él y SAC han sido demandados por los inversionistas que invirtieron en acciones ligadas al uso de información privilegiada practicado por la empresa. El hecho de que la firma se ha declarado culpable podría beneficiar a los casos de los abogados demandantes. Una demanda colectiva ya ha sido presentada en nombre de los inversores que perdieron 225 mdd en la compañía farmacéutica Elan, que es el foco de uno de los casos en contra de un alto mando de SAC.

Los fondos de cobertura: perdedores

Hace algunos años, la gente consideraba el insider trading o uso de información privilegiada una reliquia de la década de los ochenta. Llegó a ser tan poco regulado que, básicamente, se convirtió en un modelo de negocio. Numerosas firmas presentaban sus servicios sin reparo, ofreciendo investigación para canalizar tips de información privilegiada a los fondos hedge. Eran conocidas como insider networks.

Hoy los fondos de cobertura tienen que gastar tiempo y dinero para probar que sus firmas no están rompiendo las reglas en torno a la información privilegiada. Muchos fondos han dejado tajantemente de utilizar firmas de investigación externas.

Algunos gestores de dinero no realizan una operación que pudiera ser vista como el resultado del uso indebido de información privilegiada, incluso si no piensan que viola la ley, señala mi colega Roger Parloff, en su excelente artículo para Fortune sobre insider trading.

Quizás no es coincidencia que los fondos de cobertura tuvieran algunos de sus mejores años a mediados de la década de 2000, cuando la mayoría de los reguladores estaban centrados en el fraude contable, y no en el uso de información privilegiada. Tal vez tampoco es casual que el desempeño reciente de los fondos hedge ha sido mediocre.

Las matemáticas: ganadoras

Los cargos contra la firma de Cohen, y el acuerdo extrajudicial de 13,000 mdd que el Gobierno negocia con JPMorgan Chase, son señales de que los delitos financieros se castigan con multas más severas.

Lo más divertido del acuerdo de declaración de culpabilidad al que llegó el Departamento de Justicia son los cálculos que sirvieron para fijar la multa de 1,800 mdd que impuso el Gobierno.

Según el acuerdo, la dependencia federal le dio a SAC una "puntuación de culpabilidad" de cinco basada en el delito (asumo que la máxima era 10, pero no lo especifican). El Departamento dice que añadió tres puntos más debido al tamaño de las infracciones. Pero luego restó un punto porque la firma acordó declararse culpable sin ir a juicio.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

También fijó una serie de puntuaciones basadas en las ganancias ilícitas que obtuvo la compañía gracias al uso de información privilegiada, estas oscilaron entre ocho y 36. Y con base en esos cálculos, el Departamento de Justicia llegó a la decisión de que 1,800 mdd era la multa correcta.

Bien podrían haber dicho: "¿La dejamos cerca de los 2,000 mdd? Mmm... como que suena bien". Pero no, usaron una fórmula de culpabilidad. Las matemáticas ganan.

Ahora ve
Los hechos económicos que marcaron a México durante el 2017
No te pierdas
×