Quiebra de Detroit, en el aire

Una corte determinará si la ciudad, que tiene pasivos de 18,000 mdd, puede acogerse a la bancarrota; la atención sanitaria y las jubilaciones podrían sufrir profundos recortes, algo nunca antes visto.
detroit  (Foto: Getty)
Chris Isidore
NUEVA YORK -

¿Realmente está quebrada Detroit? Parece una pregunta fácil de responder, pues el municipio tiene deudas por 18,000 millones de dólares y poco dinero para pagarlas.

Pero en las últimas dos semanas, una corte ha escuchado diversos testimonios para determinar si la ciudad puede acogerse a la bancarrota. Si se le concede esta autorización, Detroit podrá pagar solo centavos por cada dólar que adeuda a sus acreedores, así como a los 9,500 empleados de la ciudad, 24,000 jubilados, sus fondos de pensiones y tenedores de bonos.

Además, Detroit espera hacer algo que ninguna ciudad en quiebra ha hecho antes: imponer profundos recortes a las prestaciones en materia de atención sanitaria y jubilación que le debe a los empleados públicos.

La decisión sobre las pensiones y la asistencia sanitaria no se tomará en esta audiencia del tribunal. Pero si el territorio recibe luz verde para una reorganización por quiebra, se abre la puerta a los recortes propuestos. Esta audiencia es la mejor oportunidad que tienen los sindicatos para evitar que eso suceda. Si pierden, podría sentar un precedente que afecta a millones de agentes de la policía, bomberos y maestros en todo el país.

Para que una ciudad pueda acogerse a la ley de bancarrota, no solo debe ser considerada insolvente, algo que Detroit claramente cumple. Un juez también debe determinar si la ciudad hizo un esfuerzo de buena fe para llegar a un acuerdo con sus acreedores, o en su defecto que tal negociación era inviable.

En concreto, esta audiencia se ha centrado en las reclamaciones de los sindicatos relativas a que el gobernador de Michigan, Rick Snyder, y el administrador de emergencia de la ciudad, Kevyn Orr, nunca tuvieron realmente la intención de negociar para impedir que Detroit quebrara. Una afirmación que ambos negaron bajo juramento.

Los sindicatos y los fondos de pensiones también están argumentando que la Constitución de Michigan prohíbe los recortes a las prestaciones de jubilación.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Los expertos conjeturan que el juez de la corte de bancarrota, Steven Rodas, determinará que Detroit cumple los criterios para acogerse a la bancarrota. Si a la ciudad no se le concede permiso para proceder, sobrevendrá el caos. En ese caso, cada acreedor puede demandarla para conseguir el dinero que se les debe, aunque no haya fondos para pagarles.

"Para una ciudad en la situación desesperada en que se encuentra Detroit, uno pensaría en la quiebra como una opción", señaló una profesora de derecho en la Universidad de Widener, Juliet Moringiello. "¿Qué ganarían ellos (los acreedores) si el caso es desestimado? No hay dinero para pagarle a nadie".

Ahora ve
Estos ‘huevos revueltos’ son preparados sin huevos
No te pierdas
×