‘Crisis de migrantes’ afecta a Japón

Con una natalidad decreciente, el país necesita una reforma que atraiga a trabajadores foráneos; esta medida contribuiría a acelerar el crecimiento del país impulsado por las ‘Abenomics’.
abe  (Foto: Getty)
Nin-Hai Tseng

Estados Unidos y el resto del mundo han estado observando de cerca a Japón. Hace alrededor de un año el primer ministro, Shinzo Abe, lanzó lo que ha sido denominado 'Abenomics' (políticas económicas de Abe), un agresivo plan para reactivar la economía tras una depresión de dos décadas de duración; la esperanza es que si el país repunta se podría, por primera vez en un mucho tiempo, impulsar a la economía global.

El jueves la economía japonesa se desaceleró fuertemente en el periodo de tres meses finalizado en septiembre, a medida que la demanda de los mercados emergentes cayó y el consumo interno se debilitó. El Producto Interno Bruto del país, la medida más amplia de bienes y servicios producidos en la economía, creció a una tasa anualizada de 1.9%, frente al 4.3% y 3.8%, respectivamente, de los dos trimestres anteriores, informó el Gobierno.

Nota relacionada: Desaceleración reta a la ‘Abenomics’

"Japón no puede depender de las exportaciones.Tenemos que buscar el crecimiento impulsado por la demanda interna", dijo el ministro de Finanzas, Taro Aso, durante una sesión parlamentaria la semana pasada. "No esperábamos que los problemas económicos de Europa duraran tanto tiempo, mientras que la economía de China se ha desacelerado a un ritmo de crecimiento del 7% desde el 8%".

Los datos más débiles de la nación anunciados el jueves no sugieren que las Abenomics no funcionen, pero sí resaltan lo que le falta al plan maestro: una reforma migratoria.

"El sol naciente" podría acelerar el ritmo del crecimiento económico al permitir la entrada a más trabajadores extranjeros. La población del país ha estado disminuyendo desde hace años, señaló el economista global en jefe de Standard & Poor's, Paul Sheard. El conglomerado de gente fue de 128.9 millones de personas en 2010 y se espera que caiga por debajo de la marca de 100 millones en 2048, pero Japón ha sido reacio a permitir la entrada a más extranjeros y casi no ha habido ninguna mención de tales planes en la política económica de la nación asiática

Deflación

Sin duda, el país ha tomado medidas enérgicas para poner fin a la deflación. Los años de caída en los precios han mantenido los salarios estancados o en declive, pero más y más inversores están ahora convencidos de que eso pronto podría revertirse.

De acuerdo con una encuesta realizada en octubre por Goldman Sachs Asset Management a 1,000 inversores minoristas japoneses, más de la mitad de los encuestados (56%) dijeron que esperan que la deflación termine pronto y que los precios empiecen a subir moderadamente, mientras que 21% está preocupado por los riesgos de un exceso de inflación.

Natalidad

Los problemas de Japón son más profundos. Su tasa de natalidad, actualmente de 1.39 hijos por mujer, se ha hundido a mínimos históricos. Los años de estancamiento en los salarios han hecho a los japoneses menos atractivos para las posibles parejas, que han retrasado casarse y tener hijos debido a las incertidumbres económicas. Además, los costos y la carga de la paternidad son altos, ya que también hay una gran escasez de guarderías públicas, especialmente en las ciudades.

Todo esto se traduce en una enorme escasez de personas en edad de trabajar. Bajo las Abenomics, las autoridades esperan que el país crezca un promedio del 2% anual durante la próxima década, en comparación con un promedio de 0.8% anual durante la década anterior. Si eso realmente va a suceder, Japón tendrá que abordar el problema de la disminución de su fuerza laboral, dice Sheard.

El país ha estado tratando de elevar su tasa de natalidad, pero incluso si lo lograra mañana, se requeriría de al menos una generación para resolver sus problemas demográficos. Un atajo para resolver el problema sería una reforma migratoria, dice Sheard.

Inmigrantes

Los inmigrantes elevan la población, además de que son propensos a tener más hijos. Y permitir la entrada a más extranjeros también podría alentar a más mujeres a permanecer en sus carreras -un problema que ha plagado durante años a medida que las mujeres batallan por seguir su carrera profesional mientras forman una familia-.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Sheard dice que una política de inmigración inteligente aliviaría las restricciones laborales sobre los servicios de guardería, dando facilidades a las mujeres trabajadoras.

Otros también han apoyado esta idea, pero sigue siendo un tema profundamente delicado para los políticos japoneses que se han opuesto a la incorporación de más trabajadores extranjeros. Pero dependiendo de cómo se desempeñe la economía japonesa en los próximos años, esa idea podría no ser tan improbable.

Ahora ve
Fiscal general de EU culpa a migración por pandillas y terrorismo en el país
No te pierdas
×