AL, de deudora pasó a prestamista: BM

La reducción de la deuda y más reservas en bonos de EU dan estabilidad a la región, dijo el Banco; el organismo destaca la disminución de los compromisos contraídos en dólares por América Latina.
dolares fajo  (Foto: Thinkstock)
ASUNCIÓN (Reuters) -

La reducción de la deuda pública en América Latina y el aumento de la reserva de bonos del Tesoro de Estados Unidos en los cofres de los Bancos Centrales han convertido a la región en acreedora neta frente al resto del planeta, un factor que le da estabilidad, dijo este martes el Banco Mundial.

América Latina ha sufrido "una gran transformación de su balance", indicó el economista en jefe para América Latina y el Caribe del Banco Mundial, Augusto de la Torre, durante una conferencia en el Banco Central de Asunción (Paraguay).

Su nivel de deuda externa era una de sus vulnerabilidades, ya que en momentos de crisis los prestamistas foráneos exigían la devolución del dinero, lo que agravaba los choques externos. "América Latina era un gran deudor frente al mundo", aseveró el economista ecuatoriano.

Sin embargo, desde 2003 los gobiernos de la región han logrado una disminución progresiva de su deuda y un porcentaje más alto de esa deuda ahora está en moneda local, no en divisas extranjeras.

Entre 2000 y 2003, 45% de todos los préstamos en la región eran en dólares, mientras que entre 2008 y 2009 eran el 33%, según datos del Banco Mundial.

La dolarización era otra de las debilidades de la región, porque si la moneda local cae durante una crisis, la deuda en dólares se vuelve más onerosa.

Asimismo, los bancos centrales acumulan más reservas, con las que compran bonos del Tesoro de Estados Unidos, por ser una inversión segura y líquida, aunque su rentabilidad es muy baja.

"América le presta mucho a Estados Unidos", indicó de la Torre.

Además, en América Latina gran parte del déficit externo está ahora financiado por Inversión Extranjera Directa, lo que es "una gran noticia", según el economista, porque se trata de un capital menos volátil, que no sale del país a la primera noticia de problemas, como sí hacen los flujos de corto plazo.

El Banco Mundial prevé un crecimiento de 2.5% para América Latina este año, cinco décimas menos que en 2012.

En su contra juega el menor crecimiento de China, un gran comprador de las exportaciones sudamericanas en particular, y el previsible ajuste de la política monetaria en Estados Unidos.

De la Torre pronosticó que ese ajuste no llegará antes de febrero en vista de la cautela demostrada por la Reserva Federal ante el debate sobre política fiscal en Washington.

El economista enfatizó que América Latina tiene bases macroeconómicas más sólidas que en el pasado para afrontar dificultades en el ámbito externo.

"La transformación social y económica de América Latina en los últimos diez años no fue un espejismo, fue real", aseveró el economista, quien citó que más de 70 millones de personas salieron de la pobreza en la región en ese periodo.

Artículo relacionado: Productividad, clave para América Latina

En ese sentido, de la Torre enfatizó que ha disminuido "el miedo a la depreciación" de las monedas, gracias a la reducción del endeudamiento.

Sin embargo, dadas las condiciones actuales, las depreciaciones pueden ser beneficiosas en muchos países de la región, al no sólo "amortiguar" los problemas, sino también estimular la economía.

La caída del valor de la moneda nacional abarata las exportaciones y reduce las importaciones, y hace más atractivos los activos locales para inversores que cuentan con dólares, que valen más, según el representante del Banco Mundial en la región.

Ese mecanismo puede ayudar a los países latinoamericanos a superar los tradicionales altos y bajos altamente marcados de sus economías y moverse hacia ciclos económicos más moderados, como las economías avanzadas, concluyó de la Torre.

 

Ahora ve
“Los países nos dan a las peores personas”, dice Donald Trump sobre migrantes
No te pierdas
×