Japón luce débil tras revisión del PIB

La nación asiática creció 1.1% respecto al año pasado, una cifra menor a la esperada; pese a los frutos cosechados por la 'Abeconomía', las reformas van a paso de tortuga.
abe2  (Foto: Getty)
Charles Riley
HONG KONG -

La economía japonesa parece repentinamente más débil después de que el Gobierno revisara a la baja sus datos para el tercer trimestre.

El producto interno bruto -la medida más amplia de la actividad económica- creció solamente 1.1% respecto al año pasado, un tasa inferior a la inicial estimación anualizada de 1.9% reportada en noviembre.

Esa fuerte desaceleración plantea dudas sobre la fortaleza de la recuperación de la economía nipona, que disfrutó de un rápido crecimiento de casi 4% en el segundo trimestre.

El primer ministro, Shinzo Abe, ha estado trabajando para sacar del estancamiento a la tercera mayor economía del mundo. Su ambicioso plan de reestructuración, conocido como "Abeconomía", pretende poner fin a años de deflación, dando lugar a un crecimiento más robusto.

El mandatario ha incrementado el gasto público y ha designado a un banquero central que no teme recurrir a una política monetaria agresiva. Abe incluso elevó el impuesto sobre las ventas en un guiño a la disciplina presupuestaria.

Tal vez el factor más importante en el cambio de rumbo de Japón ha sido liderado por el Banco Central del país, encabezado por Haruhiko Kuroda. Antes reacio a implicarse en una política monetaria no convencional, el Banco de Japón ha adoptado la visión de Abe, lanzando un masivo programa de compra de bonos.

Los mercados han respondido de una forma espectacular, el índice Nikkei, que reúne las principales acciones del país, subió cerca de 60% en el último año. El yen ha caído un 20% frente al dólar en el mismo periodo.

Una depreciación de la moneda reduce el precio de las exportaciones de un país, haciéndolas más atractivas para los compradores internacionales al ofrecer costos menores a los de los competidores, y algunas marcas emblemáticas del "sol naciente" ya están cosechando los beneficios.

Sin embargo, es demasiado pronto para reconocerle un éxito absoluto a la llamada "Abeconomía". Los salarios no han aumentado mucho y las reformas estructurales prometidas han sido difíciles de implementar.

En un intento de asegurar la recuperación, el Gobierno de Abe anunció la semana pasada que aumentaría el gasto en alrededor de 53,500 millones de dólares. El paquete de estímulo busca neutralizar el impacto de un alza en los impuestos destinada a frenar el crecimiento de la deuda.

Las autoridades destinarán unos 55.5 billones de yenes para promover el trabajo de reconstrucción en las zonas más afectadas por el terremoto y el tsunami de marzo de 2011. El mandatario espera que la medida añada 1% al PIB y genere 250,000 puestos de trabajo.

El Gobierno también ha formulado iniciativas para darle mayor flexibilidad al mercado laboral, fomentar la inmigración, reactivar las instalaciones nucleares e incrementar la participación de las mujeres en el mercado laboral. Pero el progreso ha sido dolorosamente lento.

Ahora ve
El juez Daniel Urrutia reprueba la Ley de Seguridad Interior
No te pierdas
×