Bitcóin, ¿la revolución de las finanzas?

En 2014 el esquema que creó a la moneda digital podría aplicarse en varios aspectos de la economía; al ser un sistema de código abierto, puede aplicarse para cualquier compra de objetos o servicios.
bitcoin  (Foto: Getty)
David Z. Morris

En 2013, la valuación del bitcóin no solo se disparó, sino que su infraestructura, servicios y adopción explotaron también, lo que culminó con los recientes anuncios de que el gran minorista en línea Overstock.com y el equipo de la NBA los Kings de Sacramento aceptarán la moneda digital como forma de pago.

Algunos todavía dudan de la utilidad y durabilidad de la divisa digital, pero 2014 podría dejar aún más atrás a los escépticos. Desarrolladores y empresarios ya están trabajando duro para crear características con base en el protocolo bitcóin que permitirán la ejecución descentralizada de servicios financieros, desde cobertura de monedas hasta préstamos, emisión de acciones y contratos de alquiler y de compra.

Esos nuevos servicios se basan en el mismo modelo innovador y comprobado de seguridad distribuida y registro que mantuvo seguro al bitcóin a medida que su valor se disparaba más allá de los 10,000 millones de dólares.

En el largo plazo, las finanzas entre pares (peer-to-peer) amenazan con debilitar a los bancos y a otros agentes financieros, justo al igual que el intercambio de archivos peer-to-peer hizo con la industria de la música (y casi cualquier contenido digital con servicios como uTorrent) y algunos de los arquitectos de este "Napster financiero" parecen contentos con esa posibilidad.

Entérate: Cinco opciones para escanear música

El protocolo de bitcóin (fundamentalmente distinto del bitcóin, la moneda de la que es la base) fue construido desde cero para respaldar transacciones y relaciones más complejas que las sencillas transferencias de valores.

Por ejemplo: "Enviar cinco bitcoines a Steve". Algunos de los tipos de transacciones que el bitcóin puede respaldar incluyen las llamadas transacciones "M de N" ('M of N'), que requieren de un acuerdo entre un cierto subconjunto de un grupo, y que pueden ser utilizadas para el depósito, mediación o intercambio de gestión financiera.

También se pueden hacer transacciones determinadas por temporalidad, en las que los bitcoines son distribuidos en un horario estricto, útiles para los fideicomisos y testamentos; e incluso transacciones condicionadas a datos, en las cuales una secuencia de comandos utiliza una entrada de datos, como por ejemplo una búsqueda normal de Google, para monitorear acontecimientos del mundo real que desencadenarían automáticamente desembolsos u otras acciones.

Un desarrollo más condicionado a la infraestructura es la posibilidad de "propiedad inteligente", con contratos reforzados por cerraduras digitales que interactúan con el blockchain (cadena de bloques) de bitcóin para gestionar los arrendamientos, hipotecas y contratos de compra en el mundo real.

Todos los aspectos de estas operaciones serían programados y automáticos, y su integridad transaccional sería garantizada por el blockchain de bitcóin, constantemente revisadas por la vasta red de "mineros" recompensados por su trabajo de mantenimiento con un flujo de bitcoines.

De hecho, la comparación de Napster es algo inexacta, ya que este servicio utilizaba servidores centralizados para realizar el seguimiento del intercambio de música, mientras que el bitcóin es enteramente distribuido. Eso significa préstamos sin bancos, contratos sin abogados y acciones sin corredores de Bolsa, ejecutadas y registradas a través de cientos de servidores en todos los rincones de la tierra.

Nodos y redes 

El consultor Andreas M. Antonopoulos, haciendo eco de un texto de investigación de 2012 del desarrollador de software JR Willett, dice que el protocolo de bitcóin es a las finanzas distribuidas lo que el protocolo de Internet ha sido para la información distribuida. "El blockchain es la IP. Y a través de su manipulación podemos construir otro sistema distinto".

De la misma manera en que la IP y la infraestructura de los nodos de red que conforman la Internet ahora son compatibles con funciones desde correo electrónico hasta transmisión de video, el protocolo de bitcóin y sus mineros pueden soportar una variedad de funciones financieras.

Alternativamente, Antonopoulos sugiere pensar en la "blockchain de bitcóin como tener una API" (interfaz de programación de aplicaciones) que hace que tus datos puedan ser utilizados por terceros, de la misma manera en que los servicios de segundo nivel como Buffer o Hootsuite usan la API de Twitter para presentar e interactuar con los datos de la red social en formas ligeramente modificadas o reorganizadas.

Los esfuerzos para hacer que estas complejas funciones financieras sean parte de bitcóin emergieron en 2013, pero 2014 los verá llegar a buen término.

El más prominente desarrollo activo de estas funciones se realiza bajo el patrocinio de la Mastercoin Foundation, una organización de desarrolladores sin fines de lucro que se inserta en las mismas líneas flexibles de colaboración que definen a la mayoría de los "proyectos de criptomonedas".  

Se proyecta que Mastercoin, basada en el texto de investigación de Willett, añada muchas funciones a la blockchain de bitcóin. Estos incluyen permitir a los usuarios crear nuevas clases de activos, como acciones u otros títulos de propiedad, y crear una variedad de contratos automáticos "inteligentes". Boca

Empresarios independientes también están trabajando para construir esta infraestructura. Uno de ellos es Reggie Middleton, quien actualmente está creando un cliente llamado BTC Swap. Todavía en desarrollo temprano, se espera que BTC Swap facilite una variedad de lo que Middleton llama "contratos digitales zero-trust", que recrean funciones financieras en el código de software, al comparar las transacciones ofrecidas y deseadas entre las partes sin la necesidad de instituciones intermediarias.

Debido a que esos contratos son automatizados e instantáneos, y ejecutados con activos ya representados en el blockchain de bitcóin, Middleton dice que eliminan el riesgo de las contrapartes y al mismo tiempo restan las comisiones bancarias y las cuotas de corretaje convencionales.

Sin problemas de hackers

La función más inmediata que Middleton prevé para su sistema es la cobertura del bitcóin contra las monedas nacionales existentes. Debido a que la valoración de la divisa digital sigue mostrando gran volatilidad, Middleton afirma que la disponibilidad de cobertura distribuida garantizará su valor para las personas que poseen el activo y proporcionará estabilidad sistémica. (Teniendo en cuenta el escepticismo persistente, debe haber muchos interesados en apostar en contra de la moneda frente al dólar). Y el sistema completo se basa en la descentralización para su propia seguridad e integridad: "Mis contratos son peer-to-peer", dice Middleton. "Si hackeas mis servidores, no hay nada que obtener".

Que alguien le avise a Target.

Tales funciones de cobertura tienen una promesa particularmente única debido a los muy bajos costos de transacción de la moneda peer-to-peer.

El bitcóin hace posibles microtransacciones desde fracciones de un centavo, pero Middleton dice que "en este momento, si haces micropagos, la volatilidad de un bitcóin realmente puede dejarte fuera". Debido al bajo costo de los swaps de Middleton, "puedo dejar que los (beneficiarios) gestionen el riesgo y reduzcan la volatilidad en el nivel micro".

Las funciones potenciales más especulativas y a largo plazo de las finanzas de peer-to-peer y de los contratos inteligentes son formas de lo que se conoce como "propiedad inteligente". Esta idea fue explorada en un documento de 1997 por el informático y exprofesor de derecho de la Universidad George Washington, Nick Szabo, (quien ha estado ocasionalmente bajo sospecha de ser el creador del bitcóin bajo el seudónimo de Satoshi Nakamoto).

En el documento, Szabo define los contratos inteligentes como acuerdos obligatorios no por la ley, sino por el hardware o el software que "incorporarían completamente en la propiedad los términos contractuales que se relacionan con él". El exacadémico ofrece como caso existente la humilde máquina expendedora.

Pero la combinación de las telecomunicaciones con el blockchain de bitcóin presenta posibilidades más interesantes -por ejemplo, automóviles capaces de leer el blockchain podrían desactivarse a sí mismos si un pago de préstamo no fuera hecho a tiempo-. Uno de los principales desarrolladores de la arquitectura bitcóin junto al misterioso Nakamoto, Mike Hearn, ha dicho que cualquier aplicación del concepto está por lo menos a una década de distancia, debido a la necesidad de actualizaciones de hardware en los bienes físicos.

Más allá de la libertad

Las funciones que los defensores dicen que podría ser automatizadas a través de la red de bitcóin parecen casi infinitas, incluidos los  fondos de inversión peer-to-peer, financiamiento colectivo o crowdfunding como Kickstarter, arbitrajes vinculantes e incluso operaciones no financieras, como designación de gestión de derechos y comunicación cifrada.

Y todo eso podría realizarse sin una tajada para los intermediarios. Los partidarios del bitcóin, desde desarrolladores hasta usuarios comunes, a menudo parecen deleitarse con la idea de que están amenazando el control y las ganancias de las instituciones de Wall Street, que ellos ven como peces gordos a la búsqueda de ingresos. Si se limitara a la pérdida de cuotas sobre pagos y transferencias, la amenaza del bitcóin contra las instituciones financieras existentes aún sería considerable. Pero con una gama completa de servicios financieros sin comisiones en el horizonte, hay muchos más motivos para prestar atención.

Middleton suena un poco como un pirata del siglo XVIII al contraatacar el Imperio cuando declara que "lo que estoy haciendo en este momento es una amenaza directa a la banca de negocios fiduciaria". Para él, la emoción por las fluctuaciones de valor en la moneda bitcóin está ignorando el punto: "No es una amenaza cuando la gente se sienta allí y pondera si es una burbuja o no, pero si la gente va más allá del protocolo y usa su imaginación, el sistema existente está amenazado".

Sin embargo, hay un obstáculo sustancial a esta próxima revolución. A pesar de la aparición en 2013 de entidades como Coinbase que han optimizado drásticamente el proceso, todavía es difícil intercambiar bitcoines por las monedas nacionales de una manera rápida y confiable.

No está claro cómo la cobertura automatizada de dólares-bitcóin de Middleton funcionará sin una plataforma de intercambio de dólares-bitcóin veloz y confiable. Por lo tanto, una verdadera "automatización" de las funciones de bitcóin que se integre con la economía en su conjunto podría requerir de una conciliación con las plataformas de negociación existentes.

El portavoz de Mastercoin, Dominik Zynis, ve una transición más suave y gradual. Citando estudios sobre la innovación disruptiva por parte del economista del siglo XX, Joseph Schumpeter hace una analogía con la industria de la energía: "Todavía estamos (quemando) madera. Hay plantas de energía de carbón. Eso no ha desaparecido, (las nuevas tecnologías) simplemente se suman a las otras".

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Por lo general, por supuesto, esa nueva tecnología ha demostrado ser más potente y bastante a menudo más rentable en última instancia. Algunas instituciones financieras, predice Zynis, serán lo suficientemente ágiles como para adaptarse. "Si soy una firma de inversión, ¿veo (el financiamiento peer-to-peer) como una oportunidad, y la adopto, porque es... más eficiente? ¿O no hago la inversión, y en 10 o 20 años me vuelvo irrelevante?"

Por lo tanto, todos los banqueros y corredores de Bolsa podrían no seguir el camino del minero de carbón, el telefonista o el recepcionista de la tienda de discos. Pero las duras lecciones de otras industrias revolucionadas ahora podrían ser de interés para el sector financiero en formas completamente nuevas.

Ahora ve
Nobel de la Paz 2017 advierte el peligro “de que alguien pierda los estribos”
No te pierdas
×