Argentina pacta para contener inflación

Comercios y productores acordaron con el Gobierno no imponer alzas a bienes e insumos en el país; las autoridades advirtieron que podrán clausurar a los negocios que incumplan con las normas.
argentina  (Foto: CNN)
BUENOS AIRES (Reuters) -

El Gobierno de Argentina anunció hoy acuerdos con productores y cadenas de comercialización para evitar alzas incontroladas de precios en bienes e insumos, con el objetivo de frenar el impacto de la devaluación de los últimos días en la inflación.

El acuerdo, anunciado por el ministro de Economía, Axel Kicillof, y el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, incluye una subida máxima del 7.5% para electrodomésticos y productos electrónicos, y una vuelta a los precios vigentes el pasado día 21, antes del desplome del peso, para productos de alimentos e higiene, entre otros.

Kicillof dijo que se estudiarán los casos donde los bienes tengan componentes importados para ver cómo les afecta la devaluación y si debe o no aumentar su precio de venta.

El ministro dijo, además, que el programa "Precios Cuidados", que estipula el costo de varios bienes de consumo masivo, será extendido a todo el país a partir del próximo lunes.

Nota relacionada: FMI prevé volatilidad en emergentes

Capitanich señaló que se trabaja con representantes del sector de la construcción para garantizar una estabilidad de precios en ese segmento y adelantó que se estudiarán pactos similares para la canasta escolar en vísperas del inicio del nuevo curso.

Los dos hombres fuertes del Ejecutivo de Cristina Fernández llamaron a la población a denunciar los excesos de precios o las irregularidades en los comercios para contribuir a aumentar los controles sobre la inflación, la principal amenaza de la economía argentina tras el desplome de la moneda local, que la pasada semana se devaluó un 17%.

"No hay ningún motivo económico, racional, lógico para decir que si hay un movimiento en el valor del dólar", repercutirá en los precios, insistió Kicillof.

"Es absolutamente imprescindible avanzar en esta estructura de ajuste de precios con el objetivo de dar credibilidad, certidumbre y proteger el bolsillo de los consumidores", afirmó Capitanich, que adelantó que los acuerdos alcanzados con empresarios y distribuidores se completarán con convenios con asociaciones de consumidores e intendentes (alcaldes).

"El consumidor debe trabajar y ayudarnos en esta tarea de generar precios", agregó el jefe de Gabinete, que insistió en que la estrategia del Gobierno pasa por "estímulos, cuando se cumplen los acuerdos, y penalizaciones cuando se incumplen", que pueden ir desde multas a clausura de establecimientos.

Se disparan importaciones energéticas

El desplome del peso argentino frente al dólar provocará al país un incremento del gasto energético próximo al 45% respecto del año pasado, según proyecciones de los economistas.

La abultada factura energética, que el pasado año superó 13,000 millones de dólares, es una de las vías de pérdida de reservas internacionales de Argentina y la depreciación del peso frente al dólar obligará al Gobierno de Cristina Fernández a aumentar el gasto destinado a este capítulo.

Alrededor del 70% de las compras externas son realizadas por el Estado argentino, a través de Enarsa y Cammesa, las dos empresas energéticas con participación pública.

Artículo relacionado: Ford ve daños por Argentina y Venezuela

 "Como hoy en día es el Gobierno el que importa la energía, todo incremento en la devaluación le cae a través de mayores gastos en subsidios", explicó a EFE Martín Polo, economista jefe de la consultora Analytica.

Además, para las empresas que también son importadoras directas de energía, como Shell e YPF, "una devaluación aumenta los costos operativos y los estaría perjudicando", afirmó Polo.

A pesar de esto, el Gobierno argentino mantiene conversaciones con el sector para evitar un traslado del aumento de costos a los precios.

En el caso de YPF, ya ha dado instrucciones para que la devaluación no se traslade a una subida de precios y, según fuentes de la compañía estatal consultadas por EFE, por el momento, "no se está estudiando un aumento".

Según Polo, la administración de Fernández está "usando todos los recursos para evitar que la presión sobre los precios llegue al mostrador", en un contexto en el que, precisamente, pronto comenzarán las paritarias salariales con la mira en la inflación.

Ahora ve
Jorge Glas, vicepresidente de Ecuador, es condenado a prisión por caso Odebrecht
No te pierdas
×