El PIB de EU crece... pero sin empleos

Analistas consideran que hay un rezago en la relación entre la recuperación y la creación de plazas; la falta de préstamos bancarios y las políticas de inversión empresarial pueden explicar las...
desempleados eu  (Foto: Getty)
Stephen Gandel

El jueves de la semana pasada recibimos más evidencia de que la economía de Estados Unidos está descompuesta.

El Gobierno estadounidense informó que el PIB ascendió a 3.2% en los últimos tres meses de 2013; una de las tasas más veloces desde el fin de la recesión, aunque más lenta que la del tercer trimestre, de 4.1%. De cualquier modo, eso suena bien hasta que recuerdas esto: los empleadores sólo agregaron 74,000 empleos en diciembre; uno de los peores meses en casi tres años. Se supone que un mayor crecimiento económico es igual a más puestos de trabajo. Entonces, ¿qué pasa?

Realmente parece que la relación normal entre el empleo y el PIB se ha roto. En el primer semestre de 2013, por ejemplo, el crecimiento del PIB fue de 1.9% y los empleadores añadieron un promedio de 195,000 empleos al mes. En la segunda mitad del año, el PIB repuntó a 3.6%, pero la tasa de crecimiento del empleo se desaceleró a 170,000.

Durante la última década, en promedio, un cambio de un punto porcentual en el PIB se ha traducido en cerca de 115,000 empleos o más. Pero la cifra se desfasa todo el tiempo. Y hay algunas cosas que tienden a perturbar la relación.

Inmediatamente después de una recesión, el fuerte crecimiento del PIB no tiende a producir el mismo nivel de crecimiento de empleos que el acostumbrado. Eso es porque, en ese momento, el PIB se está recuperando en lugar de crecer. Es más, los empleadores tardan en contratar después de una recesión. Eso es lo que ocurrió en 2010 y 2011. Pero ahora, Estados Unidos lleva cuatro años fuera de su recesión más reciente, así que es extraño que la relación no haya vuelto a la normalidad todavía.

Las horas trabajadas y la productividad a veces pueden afectar la ecuación PIB-empleos. A medida que las horas trabajadas y la productividad aumentan, los empleadores pueden ganar más dinero con el mismo número de trabajadores o con menos. Pero la semana de trabajo promedio no ha crecido mucho recientemente; y la productividad, después de crecer rápidamente en la década de 1990 y luego justo después de la recesión, ha registrado un desempeño plano.

Artículo relacionado: Obama pide ayuda a CEO ante desempleo 

¿Qué está pasando? La mayoría de los economistas con los que hablé se encogieron de hombros. En su mayoría, es un problema a corto plazo, dijeron. La mayoría piensa que la cifra de empleos de diciembre representó una desaceleración temporal, tal vez causada por el clima frío. El crecimiento del empleo se recuperará en enero, dicen. Si eso ocurre, la cifra PIB-empleos tendrá un aspecto más normal. Para todo 2013, la relación de empleos respecto al crecimiento del PIB fue de 88,000. Así que, no estamos tan lejos del promedio de 115,000 cuando observamos todo el año, aunque recientemente el número haya sido más cercano a los 50,000.

Pero yo no creo que podamos descartar por completo esta tendencia. Sí, la cifra de empleos en diciembre tal vez fue peor de lo que debería haber sido, y muy bien podría ser revisada al alza. Será revisada a una cifra como 300,000, incluso después de ajustar por las condiciones meteorológicas. El hecho del asunto es que el mercado laboral sigue estado lento. Y, por lo menos parte de ello tiene que ver con el hecho de que el mecanismo que hemos utilizado para convertir el crecimiento económico en empleos no está funcionando tan bien como solía hacerlo.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

La falta de préstamos por parte de los grandes bancos muy bien puede ser un factor. Otra teoría: en la última década, las empresas han conseguido tasas de retorno de inversión de capital mayores a la cantidad de dinero que han destinado a contratar trabajadores. Eso condujo a las empresas a creer que el mejor uso de su dinero es invertirlo en tecnología o recomprar sus propias acciones. Pero, como muestran las recientes cifras de productividad, los beneficios derivados de esas inversiones están cayendo. Las corporaciones parecen no haberse dado cuenta de ello todavía.

Cualquiera sea la razón, las cifras del PIB sugieren que incluso si la economía en general está remontando, el mercado laboral aún podría rezagarse durante algún tiempo.

Ahora ve
Blue Origin, de Jeff Bezos, prueba con éxito una nave para el turismo espacial
No te pierdas
×