Inflación, el otro desafío de Argentina

El país sacrifica reservas de dólares para estabilizar la moneda y ahora se enfoca en los precios; el año pasado el índice cerró en 28.3% y según previsiones podría alcanzar el 30% a finales de 2014.
argentina  (Foto: CNN)
BUENOS AIRES (Reuters) -

Al completarse una semana tras la flexibilización del "cepo al dólar", el Gobierno argentino ha conseguido estabilizar el precio de la moneda estadounidense en el mercado formal a fuerza de perder reservas monetarias y ahora enfoca sus esfuerzos en contener la inflación. El Banco Central de la República Argentina (BCRA) logró mantener estable el peso esta semana mediante una posición vendedora en la plaza cambiaria, con una pérdida promedio de unos 180 millones de dólares diarios de las reservas.

La entidad informó que las reservas internacionales volvieron a caer otros 170 millones de dólares a lo largo de la jornada y se situaron en 29.170 millones de dólares, su nivel más bajo desde 2006.

Con estos movimientos la entidad ha conseguido mantener en los últimos cinco días sin alteraciones sensibles el precio del dólar en el mercado oficial tras las turbulencias cambiarias de la semana pasada, en la que el peso argentino se devaluó 17 %.

Artículo relacionado: Argentina desestima desplome de reservas

De esta forma, en bancos y casas de cambio, la divisa estadounidense bajó muy levemente con respecto a la cotización del jueves y cerró en 8.01 pesos, mientras que en el mercado informal el dólar cayó hasta los 12.60 pesos por unidad, 20 centavos menos que este jueves y un nivel intermedio entre el cierre de la semana anterior y su máximo del miércoles.

Un vez estabilizado el precio del dólar oficial, el Gobierno argentino centra ahora sus esfuerzos en contener la inflación, que cerró 2013 en 28.3%, y que, según estimaciones, podría alcanzar el 30% a finales de 2014.

Artículo relacionado: Argentina ‘borra' 45.8% de sus reservas

El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, volvió a denunciar los ataques especulativos para crear una "acción psicológica de desestabilización permanente" tras la depreciación del peso.

Capitanich advirtió que esos ataques no lograrán su objetivo en Argentina porque el país tiene un "poder político consolidado" y un partido gobernante con mayoría parlamentaria.

El funcionario cargó también contra empresarios, sindicatos y oposición e insistió en la voluntad del Ejecutivo por mantener el control de precios, la principal amenaza para la economía argentina.

"Basta de empresarios inescrupulosos que utilizan a los trabajadores para extorsionar al Estado con el objetivo de conseguir un subsidio, basta. Argentina no necesita este tipo de empresarios", denunció.

Capitanich arremetió además contra los productores que aún no han vendido su cosecha y, por lo tanto, no han liquidado divisas, necesarias para aumentar las reservas del Banco Central.

El jefe de Gabinete obtuvo poco después la respuesta rotunda del presidente de las Confederaciones Rurales Argentinas, Pedro Apaolaza, quien aseguró, en declaraciones a una radio local que venderían cuando lo consideraran oportuno "porque este es un país libre".

"Cada uno hace el ahorro que puede. Se ahorra en soja, ¿en qué se va a ahorrar?, ¿en pesos? El productor va a comercializar cuando considere oportuno", aseveró.

La devaluación que sufrió la moneda argentina ha impactado también en el precio de la carne que, según responsables del sector, subió hasta 15% con relación a la semana pasada.

"Los aumentos comenzaron el lunes y hasta ahora no pararon. Ya el viernes de la semana pasada el mercado había estado más caro y eso repercute en las carnicerías", indicó a los medios el vicepresidente de la Asociación de Propietarios de Carnicerías, Alberto Williams.

Argentina: Argentina pacta para contener inflación

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

El Gobierno anunció una reunión este viernes con representantes del sector cárnico para tratar de poner freno al incremento del valor de uno de los alimentos básicos de la dieta argentina.

"Lo que tienen que pensar los productores, los frigoríficos y los carniceros es que el consumidor es quien le va a poner precio a la carne porque cuando no puede, no compra", apuntó Williams.

Ahora ve
EU está dispuesto a dialogar con Corea del Norte “sin condiciones previas”
No te pierdas
×