Bitcóin, ¿el rival de Western Union?

La moneda virtual puede tener futuro en el sector de las remesas, de la mano de firmas como ZipZap; sin embargo, esta oportunidad se esfumaría cuando los gobiernos decidan regularla, dicen analistas.
bitcoin34  (Foto: Getty)
David Z. Morris

El 6 de febrero, el emprendimiento de operaciones de la ciberdivisa con sede en San Francisco, ZipZap, anunció el lanzamiento de servicios de efectivo por bitcoines en 28,000 puntos de venta en Reino Unido, incluidas tiendas de conveniencia omnipresentes como Spar y Tesco Express.

Para comprar la moneda virtual los usuarios conectan una cuenta ZipZap a su billetera bitcóin, luego imprimen o cargan en su smartphone un código de barras escaneable que llevan al punto de venta afiliado con ZipZap. Un empleado escanea su código de barras y entonces acepta el pago en efectivo.

Los bitcoines llegan a sus billeteras en cuestión de minutos a través de uno de los socios de cambio de ZipZap. Las tarifas por el servicio son actualmente de 3.95 libras (alrededor de 6.50 dólares), con un valor de compra máximo de 300 libras (500 dólares).

Artículo relacionado: Confianza del bitcóin, cuesta arriba

El servicio proporciona un complemento a la reciente adopción de la moneda por parte de importantes minoristas en línea como Overstock.com y Tigerdirect.com; por lo menos en Reino Unido, ahora es igual de fácil para los no expertos en tecnología comprar un bitcóin como lo es gastarlo.

Sin embargo, el objetivo final de ZipZap no es solo ayudar a los curiosos del primer mundo a comprar bitcoines, sino proporcionar capacidades de cobro y retiro de efectivo a nivel mundial.

“Estamos en el proceso de hacer confiable nuestra marca, al menos durante el proceso de cobro, y luego lanzaremos el proceso de retiro de efectivo”, dijo el gerente regional de ZipZap para América Latina, Joaquín Moreno. “Una vez que (los compradores) consiguen bitcoines, pueden utilizarlos en línea o pueden enviarlo a sus familias en todo el mundo”, agregó el presidente ejecutivo Alan Safahi.

Al ofrecer vías de entrada y salida de la red global de bitcóin casi libre, ZipZap crearía un sistema de remesas que competiría con el de Western Union y Moneygram.

Los defensores del bitcóin regularmente llaman a la industria de las remesas un cuasimonopolio que se beneficia de los trabajadores migrantes y de aquellos con servicios bancarios insuficientes. Safahi claramente tiene una misión al respecto: “Uno ayuda a los pobres a salir de la pobreza al reducir su costo en remesas”, dice, citando un volumen global de remesas de más de medio billón de dólares al año, y comisiones que promedian el 9% y llegan a máximos de 25% o más.

Pero algunos cuestionan la precisión de esas tasas de comisiones citadas con frecuencia, y el potencial de los sistemas de bitcóin para cambiar el panorama de las remesas. “Conozco cada lugar donde se puede pagar en África y esto es una tontería. El costo de enviar dinero a África es aproximadamente de 6%”, dice el investigador senior especializado en remesas del Inter-American Dialogue, Manuel Orozco.

Artículo relacionado: Sudáfrica eleva sus tasas de interés

Las comisiones de Western Union son más altas; una búsqueda rápida en línea muestra que enviar 500 dólares de Florida para el cobro del efectivo en Kenia cuesta 39 dólares, más un diferencial de tipo de cambio superior al 3% absorbido por Western Union por una tasa de alrededor del 11%.

Orozco y otros citan el cumplimiento de las regulaciones Anti Money Laundering (AML) y Know Your Customer (KYC) como un gran costo irreductible del servicio de remesas. De hecho, “el cumplimiento regulatorio está ascendiendo”, dice el gerente de portafolio del Appleseed Fund, Josh Strauss, que tiene una inversión a largo plazo en Western Union.

“El cumplimiento exprimirá las ganancias de (Western Union) de 2014 por alrededor de 8%”, pero también mantendrá fuera a los competidores, dice. Strauss indica que una vez que los competidores basados en el bitcóin tengan que cumplir con los mismos estándares regulatorios que ahora solo afectan al bitcóin en el momento en que es intercambiado por dinero en efectivo, tendrán poca o ninguna ventaja en el precio.

Existen otros riesgos y costos ligados al bitcóin como vehículo de remesas, incluido el de mantener participaciones altamente volátiles de bitcóin, aunque sea brevemente, en el proceso de transferencia, y el percibido riesgo de fraude y falta de seguridad de un sistema en desarrollo.

Falsas promesas

En última instancia, Orozco se muestra escéptico ante las afirmaciones de que traerá un cambio importante. “Hay una suposición de que las transferencias de dinero hoy en día son muy caras, y que un modelo como el del bitcóin bajará el costo. Creo que esa suposición es incorrecta”.

El director de informática de Western Union, David Thompson, se enfoca en las ventajas de seguridad cumplimiento de normativas de los participantes establecidos del mercado. “Un sistema que cumple con las regulaciones... requiere de mucho control. Requiere de una red que esté habilitada para el cumplimiento”.

Mientras que el bitcóin utiliza un modelo de cifrado peer-to-peer (entre pares) para garantizar la seguridad de las transacciones a través de Internet, Western Union tiene la propiedad y control total de una red mundial de cables dedicados. También tiene puntos de venta dedicados, mientras que los proyectos de ZipZap están operando a través de asociaciones con los administradores financieros minoristas existentes. Según Joaquín Moreno, esto permitirá ofrecer su servicio en más lugares a un costo más bajo que las empresas con infraestructura dedicada.

Thompson declaró que “cuando lleguemos al punto en que los clientes estén pidiendo este servicio (remesas de bitcóin), analizaríamos cómo habilitar otra moneda”. Dice que la red de Western Union es capaz del “movimiento de cualquier tipo de moneda... Podemos mover (bitcoines) a través de nuestros cables hacia la entidad receptora”. No especificó si esto podría funcionar a través de algún tipo de sistema de fichas o derivados, debido a que la propiedad en bitcóin sólo puede ser transferida a través de la red de bitcóin.

Alan Sahafi acusa a los participantes establecidos de remesas de ser autocomplacientes e ineficientes, al ignorar los ahorros de costos de los métodos disponibles de identificación y cumplimiento en línea Pregunta: “¿Por qué Western Union o Moneygram no te ofrecen un descuento después de tu primera transacción?”, después de la cual se ha cumplido la normativa básica.

ZipZap ya está usando estos métodos; todas sus operaciones cumplen con las regulaciones pertinentes del Reino Unido. El Fondo Monetario Internacional concuerda, al mencionar en un informe que la “falta de transparencia” es una de las principales razones de los altos costos de envío de remesas a nivel mundial.

Noticia relacionada: WEF advierte por mayor desigualdad

ZipZap espera ofrecer tarifas de retiro de efectivo similares a las de cobro, lo que significa que la operación Kenia-Florida costaría alrededor de 3% frente al 11% de Western Union. “No sucederá de la noche a la mañana”, advierte Safahi, pero ese escenario transformaría a las economías que dependen de las remesas; representaría un gran desafío para los proveedores existentes.

En cuanto a la manera en que la misma ZipZap ganará dinero con estas transacciones y aún podrá pagar a los agentes, Safahi especula que su servicio y otros similares pueden operar, en última instancia, en un modelo "freemium", similar al de algunos juegos en línea, donde se proporciona un servicio gratuito para cualquier persona en cualquier lugar que quiera comprar y vender bitcoines, y vendes servicios adicionales que la gente esté dispuesta a pagar. “En última instancia”, dice con pasión, “ZipZap encontrará otras maneras de hacer dinero que simplemente exprimir a las personas”.

Sin embargo, el mayor sueño a largo plazo de Safahi parece ser uno que lo sacaría del negocio —un mundo donde retirar bitcoines no sea ni siquiera necesario. Por ejemplo, dice: “el 85% de las remesas básicamente son pagos de facturas. Hay servicios que entrarán en funcionamiento que permitirán a la gente pagar facturas con bitcoines”, lo cual se podría hacer desde cualquier localidad a otra a precios muy bajos.

Artículo relacionado: Cajeros bitcóin, sin respaldo en México

Lo mismo podría suceder eventualmente con los bienes: “Cuando tienes a más y más comerciantes que aceptan (bitcoines), no tendrías que convertirlos de vuelta a las monedas locales”, dice Anthony Di Iorio de KryptoKit, un servicio de billetera de bitcoines. Una vez que el dinero en efectivo es eliminado de la ecuación, las remesas globales, de una billetera bitcóin a otra, podrían ser realizadas en minutos y costar pequeñas diminutas fracciones de porcentaje.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Strauss de Appleseed predice un futuro más oscuro, en el que los gobiernos regularán la funcionalidad de bitcóin hasta eliminar su existencia. “Los chinos hicieron lo que yo esperaría que los gobiernos hicieran en el futuro”, al prohibir a los bancos permitir las transacciones de dinero-por-bitcóin. “El bitcóin permite evitar todas las leyes AML... No hay forma en que los gobiernos vayan a permitirlo”.

Una verdadera ofensiva gubernamental contra el bitcóin sería desastrosa para Safahi, no solo como empresario, sino como ciudadano del mundo. “Hay 6,000 millones de personas que podrían beneficiarse del bitcóin de inmediato”, dice. “Tenemos que estar enfocados en asegurarnos que el bitcóin prospera, y ayudarlo a crecer, tener éxito, y sacar a la gente de la pobreza”.

Ahora ve
Ricardo Anaya explica por qué rechaza la Ley de Seguridad Interior
No te pierdas
×