El Congreso no trabaja y culpa a la Fed

Legisladores de EU exigieron al Banco Central que resuelva asuntos que sólo les competen a ellos; la deuda y el déficit, por ejemplo, escapan al control de la entidad presidida por Janet Yellen.
Janet Yellen  (Foto: CNN)
Christopher Matthews

Dos veces al año el presidente de la Reserva Federal se somete al cuestionamiento del Comité de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes. Y dos veces al año el Congreso se pone en ridículo al malinterpretar el papel y las competencias del Banco Central.

El martes fue la primera vez que la recién confirmada presidenta de la Fed, Janet Yellen, visitó el Capitolio para dicho interrogatorio, ofreciendo una ocasión perfecta para destacar tres problemas que, por alguna razón, el Congreso se ha convencido a sí mismo que el Banco Central tiene la responsabilidad de resolver.

1. El déficit y la deuda. El representante Randy Neugebauer acusó a la Fed de ser un “facilitador del déficit” debido a sus programas de compra masiva de bonos que han presionado hacia abajo las tasas de interés y por lo tanto han reducido los costos de las tasas de interés de un mayor déficit y deuda total.

Yellen tenía razón cuando dijo en tantas palabras que no sería útil elevar las tasas de interés y torpedear la economía solo para que el Congreso haga su trabajo.

Artículo relacionado: Techo de deuda, daño innecesario: Obama

Es responsabilidad de la Fed orientar las tasas de interés de una manera que promueva una inflación baja y estable y un bajo desempleo. Es el trabajo del Congreso gravar y gastar de forma que se cumplan las prioridades nacionales sin afectar a la economía.

Aunque es cierto que las proyecciones presupuestarias de la Oficina Presupuestaria del Congreso (CBO) sugieren que la deuda estadounidense se convertirá en un problema importante en el largo plazo, esto no es culpa de la Fed. Eso recae sobre los hombros del Congreso, el cual es incapaz de comprometerse a acordar un paquete (a largo plazo) de alzas de impuestos y recortes de beneficios que podría resolver el problema.

  1. Resolver la desigualdad de ingresos. Una representante de Wisconsin, Gwen Moore, fue una de varios funcionarios electos en mencionar el fenómeno de la creciente desigualdad de ingresos en Estados Unidos.

Aunque la desigualdad de ingresos probablemente no es algo bueno para la cohesión social, y es potencialmente perjudicial para el crecimiento económico, no es un problema que la Fed tenga la capacidad de resolver.

Sí, la compra de bonos beneficia desproporcionadamente a los que ya son ricos: aquellos que poseen viviendas y acciones. Pero no hace nada por mejorar la condición de los pobres, y los beneficios probablemente se filtrarán hacia los más desfavorecidos a través de la creación de empleo.

Si tienes la oportunidad de promulgar un programa de estímulo, como la flexibilización cuantitativa, a muy bajo costo, ¿acaso tiene sentido no hacerlo debido a que ayuda a algunas personas más que a otras?

Sin embargo, existe una institución que podría ayudar a reducir la desigualdad de ingresos a través de impuestos y programas de beneficios. ¿Cuál es esa institución? Lo adivinaste... el Congreso.

3. Asediar a los ahorradores. Durante años, representantes como Steve Pearce de Texas han arrojado críticas contra el expresidente de la Fed, Ben Bernanke -y ahora contra Janet Yellen-, por el sufrimiento de los estadounidenses jubilados, quienes están viviendo de sus ahorros y por lo tanto son perjudicados por los bajos rendimientos que están ganando en inversiones seguras, como la deuda del Gobierno de Estados Unidos.

Entérate: La riqueza mundial, en manos del 1%

Si bien es importante reconocer que estas personas están siendo afectadas por las bajas tasas de interés que son el resultado tanto de la debilidad de la economía como de la política de la Fed, también es importante darse cuenta de que todo el país está siendo afectado por una débil economía.

Como dijo Pearce en la audiencia del martes, hay muchos estadounidenses mayores que han seguido las reglas, han trabajado toda su vida, y pensaron que habían ahorrado lo suficiente como para vivir una jubilación cómoda. Pero ¿qué pasa con el joven trabajador que siguió las reglas, trabajó duro y se graduó de la escuela, pero ahora no puede conseguir un trabajo? ¿Y el dueño del negocio que siguió las reglas, trabajó duro, pero no puede conseguir un préstamo bancario debido a un sistema financiero aún débil?

Nota relacionada: Obama aumenta salario mínimo en EU

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

No tiene sentido dar prioridad a los sufrimientos de los trabajadores jubilados por sobre los de aquellos que son ayudados por las menores tasas de interés y, en última instancia, no sería beneficioso para los trabajadores jubilados si la Fed saboteara deliberadamente la recuperación económica al elevar las tasas.

Por supuesto, el representante Pearce, y el Congreso en general, tienen todo tipo de herramientas -como el código de impuestos o la Seguridad Social- que podrían ser usadas para ayudar a los estadounidenses jubilados, si estuvieran dispuestos a hacerlo.

Ahora ve
Google lanza tres nuevas apps gratuitas de fotografía
No te pierdas
×