IVA, ¿respuesta a la desigualdad en EU?

El país podría reforzar su seguridad social si introduce un impuesto nacional sobre las ventas; sin embargo, la idea tendría que enfrentar la impopularidad que causan los impuestos y al Tea Party.
dolares  (Foto: Getty)
Christopher Matthews

Es posible que pienses que has escuchado demasiado acerca de la desigualdad de ingresos en Estados Unidos últimamente, pero espera. Las elecciones de noviembre no serán divertidas para los demócratas, y la mala suerte que han enfrentado las clases media y trabajadora es uno de los pocos temas en los que los congresistas demócratas tendrán una ventaja entre los votantes.

El problema para estos políticos es que no está claro cómo el poder gubernamental puede abordar la desigualdad, por lo menos de una manera que sea políticamente aceptable. Los impuestos sobre la renta para los ricos ya han sido elevados significativamente desde el inicio del primer mandato del presidente Barack Obama, mientras que incrementar los beneficios de prestaciones sociales es peligroso considerando el camino ya insostenible que siguen esos programas.

Entonces, ¿qué debe hacer un político de tendencia izquierdista? Instituir un impuesto nacional sobre las ventas, afirma Reuven S. Avi-Yonah, profesor de Derecho de la Universidad Estatal de Michigan. En un nuevo trabajo de investigación, defiende la adopción de medidas contra la desigualdad, al proporcionar este esclarecedor gráfico (en inglés) que muestra las diferencias en los niveles de desigualdad de ingresos entre varias de las principales economías desde la Segunda Guerra Mundial: Como puedes ver, Estados Unidos ha visto un aumento en la desigualdad de ingresos, medida por el coeficiente de Gini, y se ubica como una de las economías desarrolladas más desiguales.

¿Qué separa a Estados Unidos, con sus altos niveles de desigualdad, de países como Alemania y Japón, que son más igualitarios? Bueno, una parte es un impuesto nacional de ventas, también conocido como Impuesto al Valor Agregado (IVA).

Esto es un poco contradictorio debido a que se cree que los impuestos sobre las ventas afectan con más fuerza a los menos adinerados que los impuestos sobre la renta. Esto se debe a que las tasas de impuestos sobre las ventas son las mismas, independientemente de los ingresos, y las personas de bajos ingresos gastan más de sus ingresos totales que los ricos en compras de ventas gravadas.

Pero Avi-Yonah argumenta que es más importante lo que se hace con esos recibos de impuesto sobre las ventas. Si utilizamos un impuesto sobre las ventas para reforzar la red de seguridad social -programas como Medicare, el Seguro Social, los cupones de alimentos y Medicaid-, entonces incluso un impuesto regresivo podría funcionar para reducir la desigualdad de ingresos.

Una seguridad social más fuerte ayudará a la generación del baby boom, que ha soportado una época en la que las empresas privadas han abandonado planes de pensiones garantizados y en la que los miembros de esta generación no han ahorrado para su jubilación por otros medios.

Otros programas ayudarán a aquellos en el extremo inferior de la escala de ingresos, que han sido dejados atrás en medio de una rápida transformación de la economía estadounidense y de la desaparición de los empleos para mano de obra de clase media y cualificación media. De hecho, tales medidas podrían ser necesarias para mantener la cohesión social y una economía abierta, escribe Avi-Yonah.

Nota relacionada: Obama lanza el programa 'Zonas Promesa'

“Fortalecer la red de seguridad social es importante para un crecimiento sostenido. Las economías abiertas tienden a tener redes de seguridad más fuertes, debido a que las ganancias derivadas de tener una economía abierta tienden a imponer riesgos sobre las personas que salen perdiendo a causa de la globalización, por lo que una red de seguridad fuerte es un requisito previo en una democracia para obtener un amplio apoyo político para la apertura, lo que a su vez, produce crecimiento”.

¿Por qué utilizar un impuesto nacional sobre las ventas, en lugar de un impuesto progresivo sobre los ingresos, para financiar una expansión del estado de bienestar? En primer lugar, es más fácil eludir los impuestos sobre la renta que eludir los impuestos sobre las ventas.

Los estadounidenses ricos tienen todo tipo de formas para resguardar sus ingresos, y esas deducciones dificultan el financiamiento del gasto público.

En segundo lugar, los impuestos sobre las ventas son pagados por todos los sectores de la sociedad -gente que trabaja y que no trabaja por igual- lo cual les da una amplia base financiera.

Mientras tanto, el sistema actual de financiamiento de la red de seguridad requiere de gravar a los trabajadores jóvenes y productivos para ayudar a los trabajadores mayores y poco productivos, lo cual Avi-Yonah argumenta es fundamentalmente inestable.

En tercer lugar, un impuesto sobre las ventas es mucho más barato de administrar que los impuestos sobre la renta.

Nota relacionada: Desigualdad: el gran destructor de EU

La única desventaja, por supuesto, es que promulgar un nuevo impuesto no es exactamente popular. Pero para Avi-Yonah, el ejemplo de países como Australia le da esperanza de que es posible construir este sistema en Estados Unidos.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

“Buenos políticos como John Howard de Australia han logrado construir una amplia coalición legislativa para promulgar un IVA, incluso después de prometer que no lo harían, y ganar decisivamente la reelección”.

Por otra parte, John Howard no tenía un Tea Party con el cual lidiar.

Ahora ve
Google lanza tres nuevas apps gratuitas de fotografía
No te pierdas
×