Muerte de Mt.Gox, ¿el fin del bitcóin?

La insolvencia, opacidad e incompetencia sepultaron a la mayor operadora de bitcoines en el mundo; sin embargo, esto daría pie a la regulación y a castigos financieros a los especuladores.
mtgox2  (Foto: Getty)
Jose Pagliery
NUEVA YORK -

Los escépticos del bitcóin dicen que la moneda digital está condenada… Se equivocan.

Sin embargo, el colapso de Mt.Gox muestra la agonía de una industria que evoluciona sin ninguna supervisión del Gobierno y es dirigida por emprendedores tecnológicos con nula experiencia financiera.

El cierre de la plataforma japonesa, una de las mayores operadoras de bitcoines del mundo, y la posible pérdida de más de 400 millones de dólares en bitcoines es el resultado de la pésima gestión en la compañía.

Mt.Gox achaca sus problemas actuales a un costoso hackeo informático. Pero en realidad la empresa se encontraba en graves apuros financieros mucho antes. Los problemas de flujo de efectivo son los culpables, pues la plataforma de intercambio compensaba una diminuta fuente de ingresos con un enorme y abrasador agujero en su bolsillo.

Según su propio relato, la Bolsa obtuvo solamente 380,450 dólares en ingresos durante la mayor parte de 2012, pero perdió 13 veces esa suma al año siguiente, cuando los agentes del Gobierno estadounidense incautaron 5 millones de dólares de sus cuentas por presuntamente mentir en documentos bancarios.

Una pérdida de esas dimensiones hubiera paralizado a cualquier negocio, pero Mt.Gox permaneció abierto. Aún no está claro cómo podía pagar a sus clientes -o sus facturas- después de perder tanto dinero.

Desde entonces, sin embargo, los clientes notaron que el sitio demoraba al procesar las transacciones. Eso nos hace pensar en un esquema Ponzi: podías unirte a Mt.Gox y darle tu dinero, pero retirarlo era casi imposible.

De mal a peor

Las cosas empeoraron el 7 de febrero, cuando congeló los retiros. Los programadores informáticos de la compañía no habían corregido una falla en la forma en que funciona la criptomoneda, que permitía que atacantes cibernéticos engañaran la contabilidad de Mt.Gox mediante un esquema fraudulento que incluía transacciones falsas.

Cuando la firma descubrió que estaba bajo ataque, impidió que los inversionistas retiraran dinero de su plataforma de negociación.

Para el momento en el que el sitio interrumpió todas las negociaciones en su Bolsa, cerrando el sitio en las últimas horas del lunes, el precio de un bitcóin en esa plataforma había disminuido considerablemente, a 130 dólares. Mientras tanto, la criptomoneda se negociaba en más del cuádruple en otras Bolsas.

El sitio web de Mt.Gox estaba de vuelta en línea el miércoles, pero solo con un comunicado que informaba que la plataforma de intercambio había sido cerrada para “proteger al sitio y a nuestros usuarios”.

El CEO Mark Karpeles también publicó un comunicado diciendo que aún seguía en Japón y trabajando con “diferentes partes” para resolver los problemas de la Bolsa virtual.

Nota relacionada: Confianza en el bitcóin, cuesta arriba

El hecho de que Mt.Gox pudiera haber perdido todos los depósitos de sus clientes a manos de ciberladrones no es otra cosa que pura incompetencia. Los delincuentes habrían tenido que engañar a la plataforma repetidamente, una y otra vez (retirando dinero, falsificando un recibo y exigiendo otro retiro alegando que el primero no se había hecho).

Ahora imaginen ese timo perpetrado por un tiempo prolongado -y de forma inadvertida- por una suma de millones de dólares hasta vaciar las cuentas de la compañía.

Sin transparencia

La falta de transparencia también es asombrosa. Una compañía con millones de dólares desaparecidos guarda silencio sobre lo que está pasando. A lo sumo, ofrece un críptico mensaje garantizando a los clientes que está “monitoreando de cerca la situación y actuará en consecuencia”.

Por ahora, los clientes se quedan con más preguntas que respuestas: ¿Era Mt.Gox un banco insolvente con reservas insuficientes? ¿Utilizaba los fondos entrantes de los clientes para pagar los retiros? ¿Y por qué tanta opacidad con los clientes leales?

Artículo relacionad: ¿Bitcóin, la revolución del dinero?

Los reguladores estadounidenses no intervendrán para ayudarlos a recuperar su dinero. Mt.Gox tiene su sede en Tokio y no está sujeta a los estrictos controles de las firmas de Wall Street. Tampoco está asegurada por la Federal Deposit Insurance Corporation, como lo están la mayoría de los depósitos bancarios estadounidenses.

La fiscalía de Manhattan se negó a comentar el miércoles sobre los informes de prensa que señalan que la justicia ha emitido una orden de comparecencia para Mt.Gox.

Los reguladores japoneses han sido reacios a intervenir hasta ahora. El miércoles, el Gobierno nipón dijo que estaba evaluando la situación y tomaría medidas de ser necesario.

Sí a la regulación

Las autoridades de Estados Unidos, como el principal regulador financiero del estado de Nueva York, Benjamin Lawsky, aprovecharon la oportunidad para decir que esta es exactamente la razón por la cual se necesita mayor regulación gubernamental. El senador Tom Carper, quien encabeza la comisión de seguridad nacional, lo calificó como una lección para los responsables políticos.

Un antiguo examinador bancario de la Reserva Federal, Mark Williams, dijo que el colapso de Mt.Gox exhibe el riesgo inherente de enviar nuestro dinero a Bolsas bitcóin, la mayoría de las cuales están ubicadas en el extranjero en sitios como Eslovenia y Hong Kong. Hay pocas garantías de recuperar ese dinero.

“Los problemas en Mt.Gox -la falta de fuertes controles y estricta regulación- son sistémicos en la industria del bitcóin. El daño a la reputación se extenderá”, dijo Williams. “La que fuera la mayor plataforma de negociación es ahora una torre derribada de fango tóxico”.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Sintiendo esa ola expansiva de duda, otras Bolsas bitcóin y proveedores de monederos digitales buscan tranquilizar a los inversores adoptando una línea más dura contra Mt.Gox. “Esta trágica violación de la confianza de los usuarios fue el resultado de las acciones abominables de una compañía y no refleja la resistencia o el valor del bitcóin ni de la industria de la moneda digital”, dijeron en un comunicado.

Los ejecutivos que firmaron esa declaración conjunta presentaron la caída de ese sitio como la evolución típica que elimina de la industria a los malos actores. Tom Samson es un creyente del bitcóin que interpreta la caída como un mero bache en el camino. “Por mi parte, me alegro de ver morir a Mt.Gox. Llevaban mucho tiempo dándole mala fama al bitcóin. Solo resta avanzar y mejorar”, dijo.

Ahora ve
México, EU y Colombia dialogan para combatir en conjunto el consumo de drogas
No te pierdas
×