Oceanografía, ¿impacto al factoraje?

El descuido de Banamex no debería hacer dudar sobre los controles del sector, asegura Condusef; para expertos, el mercado de factoraje está blindado, por lo que se descartan casos similares.
Plataforma petrolera  (Foto: Agencias)
Carmen Luna
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

El presunto fraude por 400 millones de dólares (mdd) de Oceanografía a Banamex, filial de Citigroup en México, evidenció los descuidos que pudo haber cometido la institución financiera, lo que representaría una llamada de atención hacia el sector de factoraje en México.

Para el presidente de la Comisión Nacional para la Defensa de los Usuarios de las Instituciones Financieras (Condusef), Mario Di Costanzo, el caso Oceanografía no tiene por qué hacer dudar sobre estas empresas, pues no demerita al sector.

El factoraje es un elemento que ha permitido a las compañías mexicanas operar de manera efectiva, explicó, por lo que aunque no conoce los detalles del caso, tampoco puede descartarse que las facturas que entregó la empresa a Oceanografía hayan sido falsificadas.

Entérate: Medina Mora investiga fraude a Banamex

La presidenta de la Asociación Mexicana de Factoraje Financiero y Actividades Similares (AMEFAC), Gabriela Noriega, comentó que los intermediarios que prestan este servicio no deben apoyarse en la solidez que puede representar un gran comprador.

“Yo creo que lo que hizo Banamex fue en algún momento apoyarse en que eran documentos de Pemex y no verificar su validez”.

Puntualizó que una firma de factoraje siempre debe validar y notificarle al comprador si acepta que las facturas son suyas. “El sector está muy maduro y blindado, creo que fueron errores internos en el banco (…) me parece que fue falta de control interno”.

A pesar de estas fallas, descartó que estos intermediarios piensen en elevar los costos de sus servicios.

Artículo relacionado: Oceanografía tiene deudas con empresas de Holanda y EU

El factoraje es una de las principales fuentes de financiamiento para las empresas, ya que les permite disponer anticipadamente de efectivo proveniente de sus cuentas por cobrar. En el caso de Oceanografía, la firma contrató los servicios de Banamex para financiarse mientras recibía los pagos de Pemex.

Una empresa de factoraje (como Banamex) pacta con el cliente (Oceanografía) adquirir derechos de crédito que éste tenga a su favor por un precio determinado, independientemente de la fecha y la forma en que se pague.

Con esta forma de financiamiento, el cliente no recibe el importe total de los documentos por cobrar que cede al banco, ya que la empresa de factoraje cobrará un porcentaje por la prestación del servicio.

Un experto en auditoría, quien pidió no ser identificado, explicó que estos intermediarios financieros realizan un análisis detallado de sus clientes, por lo que el contrato no se basa en la confianza o en la reputación de la empresa a la que le cobrará las facturas.

Nota relacionada: Oceanografía pagó lo prestado: Bancomext

“Si una empresa engaña a la autoridad, a los bancos, también puede engañar al auditor ya que si le entrega documentos falsos no puede darse cuenta de un posible fraude”, agregó.

La presidenta de la AMEFAC refirió que el factoraje financiero cuenta con reglamentos y leyes específicas que ayudan a eliminar riesgos en el proceso, como la notificación de las cesiones de los derechos de cobro, de manera electrónica o física.

Además, los intermediarios financieros realizan auditorías y revisiones que ayudan a disminuir los riesgos, como el procedimiento de auditorías aleatorias, verificar la validez de los documentos cedidos y validar ante el Servicio de Administración Tributaria (SAT) las facturas en el sistema.

Adicionalmente, en algunos casos se llegan a crear líneas contingentes calificadas a los cedentes de los créditos con un aforo, es decir, por servicio de cobranza, con la finalidad de cubrirse por disputas o faltantes.

Por su parte, el director de la Licenciatura en Administración Financiera en el Tec de Monterrey, Campus Estado de México, Miguel Angel Rendón Valdés, comentó que las firmas de factoraje no deben bajar la guardia aunque se trate de empresas como Pemex, de las cuales difícilmente se podría pensar en una incapacidad de pago.

Refirió que, en caso de que se compruebe el fraude, Banamex tendrá que asumir su error y recuperar las pérdidas por la vía legal.

Ahora ve
En 2018, los smartphones serán 10% más caros en México y te decimos por qué
No te pierdas
×