La realidad reivindica a Alan Greenspan

El expresidente de la Fed hizo bien en mantener tasas bajas tras la crisis de 2008, dicen analistas; contra lo que se pensaba, este tipo de medidas no contribuyen a inflar las burbujas de activos.
greenspan  (Foto: Getty)
Christopher Matthews

Cuando se trata del temido 'coco' de la crisis financiera, Alan Greenspan es a menudo considerado como el enemigo público, digamos, número tres.

Ya no evoca la misma ira que los CEO de los bancos demasiado grandes para quebrar, pero hay pocas figuras públicas cuya reputación quedara más dañada a causa de la debacle financiera de 2008.

Los críticos de la izquierda acometieron en su contra por su exceso de confianza en el poder de autorregulación de los mercados libres, mientras que los defensores de derecha del financiamiento continuo argumentaban que él alimentó la burbuja inmobiliaria al mantener las tasas de interés demasiado bajas tras el estallido de la burbuja de las puntocom en 2001.

Pero a medida que los economistas comienzan a examinar estas críticas, cada vez queda más claro que Greenspan podría quedar absuelto de, al menos, el segundo cargo. Claro, hay riesgos en mantener las tasas de interés demasiado bajas; el principal de ellos es la inflación. Pero, ¿las bajas tasas de interés realmente inflan las burbujas de activos? Según un artículo publicado este martes por el National Bureau of Economic Research (NBER), no, no lo hacen.

Entérate: EU crece 2.6% en el cuarto trimestre

Los investigadores estudiaron los precios de las acciones desde la década de 1960 hasta la crisis financiera para determinar cómo respondieron a los aumentos en las tasas de interés a corto plazo por parte de la Reserva Federal. ¿El resultado? Después de caídas de corta duración en las cotizaciones bursátiles, los valores de hecho aumentaron en el largo plazo.

Esto tiene sentido en un nivel conceptual, si la Fed está ejecutando sus decisiones de política monetaria como debería. Después de todo, el Banco Central estaría reaccionando a las condiciones económicas actuales en lugar de actuar como la principal causa por la cual los precios de los activos suben o bajan.

Por lo tanto, si la Reserva Federal sube las tasas, lo está haciendo porque tiene evidencia de que la economía está creciendo rápidamente, de que los recursos se están volviendo escasos, y de que la inflación es una preocupación. Todos estos factores, en igualdad de condiciones, harían que los precios de las acciones suban. Aunque la noticia de que la Fed elevará las tasas puede causar que las acciones caigan temporalmente en valor (porque las tasas de interés más altas reducen el valor presente de los ingresos futuros), las condiciones económicas generales que llevaron al Banco Central a tomar la decisión de elevar las tasas seguirán impulsando hacia arriba los precios de las acciones en el largo plazo.

Artículo relacionado: BofA cierra demandas con 9,300 mdd en EU

La misma lógica aplica cuando la Fed baja las tasas. El dinero barato causará que los precios de las acciones se eleven, pero no pueden superar los muchos otros factores que podrían deprimir el valor de las acciones en un momento dado.

La evidencia presentada en el documento de NBER aplica a la política monetaria en la actualidad. Los críticos de los esfuerzos de estímulo de compra de bonos de la Fed afirman a menudo que está avivando burbujas de activos en mercados tan diversos como tierras agrícolas y las acciones tecnológicas. Pero, ¿estos activos lucirían como burbujas para algunos ojos si estuvieran ausentes las acciones de la Fed? Simplemente no lo sabemos.

Defensores

La actitud que la Fed está tomando hasta ahora parece ser: “Si no hay inflación generalizada, ¿por qué suponer que la política monetaria es la razón de que ciertos precios de los activos parezcan caros?” , el presidente de la Reserva Federal de Chicago y miembro del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC), Charles Evans, ha defendido fuertemente esta visión en los últimos años. En un discurso de 2009, dijo:

“Estoy de acuerdo en que la gravedad de la crisis reciente argumenta en contra de simplemente esperar y limpiar después del hecho, siempre y cuando los precios de algunos activos ciertamente colapsen. Pero el tipo de respuesta proactiva del Banco Central que yo concibo no es bien capturado por la expresión “apoyado en una burbuja”. Yo prefiero que las políticas reaccionen ante la aparente exuberancia en los mercados de activos y la problemática exposición al riesgo que esto podría crear, en lugar de iniciar acciones a partir de una fuerte convicción de que estos activos particulares están sobrevalorados”.

Artículo relacionado: La Fed objeta planes de capital de Citi

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

En otras palabras, sólo porque somos más conscientes de los riesgos que plantean las burbujas de activos, eso no nos vuelve más competentes para detectar burbujas de activos en tiempo real. Más aún, debido a que la política monetaria es un instrumento contundente que afecta a toda la economía, no tiene mucho sentido utilizarlo como un medio para hacer estallar las burbujas en mercados específicos.

La Reserva Federal puede utilizar sus poderes reguladores para ayudar a asegurarse de que las burbujas no surjan, pero por mucho que la gente que apoya el financiamiento continuo parezca desear que fuera de otra manera, no parece que las bajas tasas de interés son su causa.

Ahora ve
Millones de devotos llevan peticiones y agradecimientos a la Virgen de Guadalupe
No te pierdas
×