Las potencias, ‘egoístas’ con emergentes

Países desarrollados difícilmente se sacrificarán por el bienestar global, dice Agustín Carstens; los emergentes, como México, afrontan el riesgo de una salida masiva de capitales, señala.
carstens  (Foto: Notimex)
Carmen Luna / Envíada
ACAPULCO (CNNExpansión) -

Los países emergentes, como México, no deben esperar que las naciones desarrolladas se sacrifiquen por el bienestar global ante los riesgos económicos en el mundo, como el proceso de normalización de política monetaria de Estados Unidos y un menor crecimiento en China, dijo este jueves gobernador del Banco de México, Agustín Carstens.

El principal riesgo de los países emergentes es que enfrenten una retirada masiva de capitales foráneos, las cuales se podrían suscitar en respuesta a las debilidades propias que enfrentan algunos países como altos déficits fiscales y de cuenta corriente, señaló el funcionario en el marco de su participación en la Convención Nacional Bancaria.

“El reto fundamental que enfrentan los emergentes es cómo estimular su crecimiento económico sin comprometer la estabilidad financiera en un entrono externo plagado de incertidumbre”, dijo el funcionario.

Artículo relacionado: México crecerá menos en 2014: analistas

El titular del Banco Central aseveró que una posibilidad sería convocar a la cooperación internacional para armar un paquete de respuestas, opción que ha sido discutida en el G20.

“Pero siendo muy francos yo soy escéptico sobre este tipo de solución, los países avanzados se encuentran en una tesitura más complicada que los emergentes, por lo que es difícil pensar que apostarían sus políticas económicas para el objetivo de bienestar global”.

“Para ser justos tampoco ha ayudado que las economías avanzadas, que representan cerca del 50% del PIB mundial hayan estado creciendo continuamente por debajo de su potencial a partir del 2008”, añadió.

Para Carstens sería recomendable que los países emergentes siguieran una estrategia que contara con tres pilares fundamentales.

Uno, el mantener fundamentos macroeconómicos sanos. “No hay espacio para fundamentos mediocres”.

Dos, los sistemas bancarios locales deben ser supervisados estrictamente y estar sujetos a la brevedad a los estándares regulatorios internacionales, tales como los auspiciados por el Comité Basilea y el Consejo de Estabilidad Financiera del G20. Es necesario también asegurar la fortaleza del sector externo bajo escenarios de estrés.

Y finalmente promover el crecimiento económico haciendo a las economías más competitivas, aumentando la productividad total de los factores, y por esta vía el PIB potencial.

En este escenario, Carstens indicó que además de los fundamentales económicos de México, una implementación correcta de las reformas estructurales podrá acelerar el crecimiento a tasas de 5% anuales.

Aunque no es un camino fácil, es el más seguro, aseveró. 

Aval a reformas

El titular del Banco Central insistió en su respaldo a las reformas estructurales promovidas por el Gobierno de Enrique Peña Nieto, como la hacendaria, aunque ésta impactara en la inflación.

“Deseo dejar claro que el Banco de México apoya sin duda las reformas que al incrementar la recaudación fortalezcan las finanzas públicas, pues esto último es un factor estructural necesario para tener inflaciones bajas de manera sostenible” señaló Carstens.

Para el banquero los choques inflacionarios derivados de la reforma hacendaria, en especial por el impuesto a la llamada comida ‘chatarra’ y la homogenización del IVA en la frontera a 16% ya quedaron atrás.

La muestra clara, afirmó, es que en la primera quincena de marzo la inflación regresó a 3.89%.

El banquero central reiteró que en lo que resta del año la inflación permanecerá por debajo o cerca del 4% anual y al cierre el año de bajo de ese límite.

Artículo relacionado: Inflación de 3%, hasta 2015: Carstens

Ahora ve
Cómo evitar que tu hijo sufra un accidente relacionado con sus juguetes
No te pierdas
×