Wall Street se dirige a menores retornos

Las acciones son costosas según una relación precio/ganancias de 25, y eso anuncia pobres retornos; las pocas veces que el mercado ha mostrado una relación tan alta, ha estado en medio de una burbuja.
wallst  (Foto: Getty)
Ben Rooney
NUEVA YORK -

La fiesta en Wall Street podría no haber terminado todavía, pero algunos de los invitados están empezando a recuperar la sobriedad.

Los precios de las acciones han alcanzado niveles que los expertos creen que marcarán el curso para rendimientos mediocres en los próximos años.

Prepárate para una era de rendimientos reducidos. Eso no significa necesariamente un rendimiento negativo, pero incluso obtener un 6% u 8% anual podría ser algo difícil de lograr.

La relación Shiller de precio/ganancias fue diseñada por el Premio Nobel de Economía Robert Shiller para dar a los inversionistas una idea de si las acciones son baratas o caras. Se compara los precios de las acciones, según su medición por el índice S&P 500, con las ganancias corporativas ajustadas a la inflación en los últimos 10 años.

Artículo relacionado: Empresas temen conflicto EU-China

El número mágico en este momento es 25. Esa es la actual relación Shiller, e indica que las acciones están en el extremo caro. El promedio a largo plazo, si nos remontamos hasta 130 años, es de 16.5.

Pero el nivel actual es significativo por otra razón. Según una investigación realizada por Credit Suisse, cuando la relación ha sido de entre 25 y 26 en el pasado, los rendimientos de las acciones durante los siguientes cinco o seis años han sido de solo 2.7%. Eso es después de ajustar por la inflación.

Una vez que se eleva por encima de 26, los rendimientos a cinco años se vuelven ligeramente negativos. Por supuesto, cuando se trata del mercado de valores, nada es fácil de predecir.

Aunque las altas valoraciones típicamente significan menores rendimientos, el mercado de valores ha producido algunas anomalías. Por ejemplo, si la relación es de entre 28 y 31, los rendimientos a cinco años han sido de entre 2.5% y 3.5%, según Credit Suisse.

Otro factor desconcertante es que la relación adelantada precio/ganancias, que compara a los precios de las acciones con las ganancias esperadas un año a futuro, se ubica actualmente en 15 para el S&P 500, según FactSet. Eso no está tan alejado del promedio.

Si la historia sirve de guía...

Aún así, parece seguro decir que los rendimientos de las acciones en los próximos años no serán tan robustos como lo fueron durante los últimos años.

Entre más caras se vuelven las acciones, menos alza hay en términos de apreciación de los precios y, por lo tanto, es probable que disminuya el rendimiento general.

El S&P 500 ha aumentado su precio en más del doble en los últimos cinco años, generando preocupaciones de que las acciones estén sobrevaloradas.

La relación Shiller ha sido así de alta solo unas pocas veces en la historia, y en cada caso el mercado de valores estaba en medio de una burbuja especulativa.

Entérate: Wall Street: rescates vs. regulación

Se elevó por encima de 25 por primera vez en 1901, y de nuevo en 1929. En la cima de la locura de las acciones tecnológicas 2000 la relación alcanzó un máximo histórico de 44 antes de que el mercado se derrumbara. Estuvo de nuevo por encima de 25 en 2003 y permaneció en torno a ese nivel hasta 2007; poco antes de la llamada Gran Recesión.

Mercado de modas pasajeras

¿Significa esto que las acciones se dirigen a otro colapso?

Shiller, quien es famoso por haber advertido las burbujas de tecnología y vivienda, dice que predecir qué harán las acciones en el corto plazo es difícil, pero no imposible de hacer con certeza. Pero dice que hacer predicciones a largo plazo, a 10 años o más, es mucho más fácil.

“Es el caso opuesto a la predicción del clima”, dijo Shiller recientemente a CNNMoney.

Eso está basado principalmente en la psicología humana. Shiller dijo que la investigación en finanzas del comportamiento sugiere que los inversionistas, como todo el mundo, son susceptibles a “caprichos y modas”.

Entérate: Amazon, la acción más sobrevalorada

Los muñecos de peluche 'Beanie Babies' son un excelente ejemplo de lo que Shiller llama “epidemias sociales”.

En el apogeo de la locura por los Beanie Babies en 1995, los coleccionistas pagaban decenas de miles de dólares por los juguetes de peluche rellenos de bolitas de plástico. Esto resultó ser una mala inversión en el largo plazo. Los Beanie Babies ahora son esencialmente inútiles.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Por supuesto, las acciones y los Beanie Babies son cosas muy diferentes. Pero el punto es que los inversores pueden quedar atrapados en burbujas de activos y no darse cuenta sino hasta años más tarde.

“Estas modas son difíciles de predecir”, dijo Shiller. “Pero puedes apostar que desaparecerán en una década”.

Ahora ve
Sobrinos de la primera dama venezolana son sentenciados a 18 años de prisión
No te pierdas
×