Narendra Modi, ¿el salvador de India?

El próximo primer ministro del país ha despertado altas expectativas entre los inversionistas; sin embargo, conflictos políticos podrían hacer naufragar las reformas estructurales que impulse.
modi  (Foto: Getty)
Charles Riley
HONG KONG -

Narendra Modi llega al cargo de primer ministro de la India en una ola de optimismo sobre su capacidad para restaurar la suerte de la tercera mayor economía de Asia.

¿Pero es el líder que sacará a la India de su depresión? ¿Es él quien enderezará el rumbo de la segunda nación más poblada del mundo para que rivalice con China?

Los inversionistas así lo creen. La perspectiva de un Gobierno dirigido por Modi ha impulsado las acciones indias un 15% en lo que va del año. La rupia ha respondido también, ganando 6% frente al dólar después de un pésimo desempeño en 2013.

Una recuperación económica será más difícil de ejecutar, precisa un nivel de habilidad política y colaboración que ha eludido a las máximas autoridades de la India durante años.

Artículo relacionado: Pemex venderá petróleo a India

El potencial de crecimiento de la India alguna vez fue comparado con el de China. Pero la mayor democracia del mundo no ha podido cristalizarlo y el tamaño de su economía es apenas una quinta parte del de su rival asiático.

El crecimiento ha caído por debajo del 5%, y la inflación galopa por arriba del 8%. La industria manufacturera se ha desacelerado y el déficit fiscal del país se ha disparado.

Las reformas estructurales se han topado con la parálisis política. Los analistas dicen que el país necesita simplificar su código fiscal, fomentar la inversión extranjera y modernizar la producción agrícola. Modi tendrá que actuar rápido.

“Los mercados tienen grandes esperanzas en el nuevo Gobierno, pero la realidad económica terminará sustituyendo a la euforia electoral”, señala una analista de IHS, Hanna Luchnikava.

Artículo relacionado: OCDE ve menor crecimiento en emergentes

El proyecto de Modi

A Modi le gusta resaltar su experiencia. Cimentó su campaña en una región que despunta por tasas mínimas de desempleo y alta inversión extranjera, Gujarat, el estado que ha gobernado desde 2001.

Ha prometido poner fin a la parálisis política, reducir la inflación y combatir la corrupción. También se comprometió a establecer centros manufactureros y corredores industriales, mejorar el código tributario y reformar el sector bancario.

La campaña tuvo tanto éxito que los votantes le dieron a su Partido Bharatiya Janata (BJP) una mayoría en la Cámara baja del parlamento, ahorrándole a Modi la molestia de una coalición. Aún así, su partido se enfrentará a la oposición del Partido del Congreso y otros rivales en la Cámara alta.

Modi también enfrentará a los miembros de su propio partido que quieren deponer al gobernador del Banco de la India, Raghuram Rajan. Este execonomista del Fondo Monetario Internacional ha ayudado a restaurar la confianza de los inversores instrumentando impopulares subidas en las tasas de interés desde que asumió el cargo el pasado mes de septiembre.

Los analistas de Eurasia Group piensan que Modi tratará de conseguir algunas victorias a corto plazo aplicando reformas que puedan implementarse a través de la acción ejecutiva.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Pero en el largo plazo son menos optimistas sobre sus posibilidades de implementar una transformación más sustancial de la economía.

“Aunque el impresionante triunfo del BJP significa que Modi no dependerá tanto de  asociaciones y alianzas como lo habíamos imaginado, eso por sí solo no cambia de manera fundamental la naturaleza fragmentada del panorama político de la India”, dijeron los analistas de Eurasia Group.

Ahora ve
Sin el TLCAN, los estadounidenses tendrían que pagar más por estos productos
No te pierdas
×