EU tiene amor-odio hacia los ricos

Los estadounidenses ven con buenos ojos que una persona pobre se vuelva millonario; sin embargo, les irrita la desigualdad que se ha registrado tras la crisis económica de 2008.
ricos6  (Foto: Getty)
Steve Hargreaves
NUEVA YORK -

La relación de Estados Unidos con los ricos es complicada.

A la mayoría de nosotros nos preocupa la desigualdad y no estamos dispuestos a respetar a alguien solo porque tiene dinero. Pero también nos encanta el millonario que se hizo a sí mismo —el empresario que se hizo rico con inteligencia y trabajo duro—.

¿Por qué los amamos?

“Los estadounidenses están fascinados por la idea de transitar de la pobreza a la riqueza”, señala la directora del Centro para el Estudio de la Desigualdad en la Universidad de Cornell, Kim Weeden. “Existe la percepción de que cualquiera puede lograrlo, y si no puedes, eres perezoso o algo está mal contigo”.

Esa imagen es particularmente cierta en la actual era digital, en donde cualquier persona con una buena idea puede encontrar una plataforma para ser escuchada. Pero ese no era el caso en la monopolística Edad de Oro, cuando a menudo quienes ya eran ricos controlaban todos los recursos e influencia.

Entérate: 7 millonarios que primero fueron pobres

“En la época de los capitalistas sin escrúpulos, el público los despreciaba”, comenta a su vez un profesor de economía en la Universidad de Nueva York, Edward Wolf.

Tabla: ¿Cómo nos sentimos respecto a la riqueza? Gráfica izquierda: Yo admiro a la gente rica. Gráfica derecha: Yo admiro a la gente que se hace rica trabajando duro. Fuente: Pew Research for People and The Press. 2012.

La percepción de que cualquiera puede hacerse rico, que cualquiera está a un boleto de ganar la lotería, es una de las razones por las cuales somos escépticos de aumentar los impuestos a los ricos.

En general, los estadounidenses no apoyan el alza impositiva sobre los ricos simplemente como un medio de redistribución o para aumentar los ingresos del Gobierno, explica una profesora de Sociología en Northwestern, Leslie McCall. Incluso los programas de la era New Deal de los años treinta como la Seguridad Social no eran populares en el momento en que se aprobaron, señala.

Listado relacionado: Los más ricos en la historia de EU

En cambio, los estadounidenses apoyan más impuestos a los ricos siempre que sirvan para financiar programas específicos que podrían nivelar las condiciones en el futuro, como la educación o la capacitación laboral.

¿Por qué los odiamos?

En estos momentos, la desigualdad parece más marcada que nunca.

Como ocurre en la mayoría de las recuperaciones económicas, a los ricos les está yendo mejor que al resto. Los ricos, que tienen la mayor parte de su dinero en el mercado de valores, se han recuperado a medida que las acciones se recuperaban de su declive inducido por la recesión y las ganancias corporativas se disparaban.

Sin embargo, la creación de empleo y los aumentos salariales para los estadounidenses comunes no han sido tan robustos, y la población de clase media aún está recobrándose de la recesión.

Como resultado, los CEO están ganando cerca de 300 veces lo que gana un trabajador promedio, según el think tank de izquierda Economic Policy Institute. Esa brecha ha venido creciendo desde que la recesión terminó.

“Occupy Wall Street se dio dos años después de la recesión”, dice McCall. “La preocupación por la desigualdad se encuentran en un máximo en 25 años”. Los estadounidenses tienen a los ricos en muy baja estima en este momento (dándoles una nota de 50 sobre 100, como muestra la gráfica):

Tabla: ¿Cómo evaluamos las clases sociales? De izquierda a derecha: ricos, pobres, clase media y clase trabajadora. Los puntajes representan el índice de favorabilidad en el público estadounidense. Fuente: American National Election Studies

Aunque los ricos suelen recibir la calificación más baja de todas las clases sociales, su “favorabilidad” ha caído nueve puntos en los últimos 10 años, advierte McCall.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Otros datos de las encuestas indican que el público es cada vez más desconfiado de los ricos. Por ejemplo, el 67% de los estadounidenses dicen que los valores de los ricos y de la clase media son cada vez más diferentes, de acuerdo con un sondeo hecho en 2012 por el Pew Center for Research and the Press.

Y haciéndose eco de las preocupaciones de que la creciente desigualdad provocará que los estadounidenses se conviertan en los desposeídos de la democracia, solo el 41% cree que el Gobierno es ejercido para el beneficio de todas las personas, de acuerdo con la encuesta de Pew. En 1987, ese porcentaje era de 57%.

Ahora ve
Estos cinco escenarios marcaron a México durante el 2017
No te pierdas
×