EU tiene mucho que aprender de Brasil

El país sudamericano aplica programas para evitar problemas que aquejan a EU, dice Eleanor Bloxham; sus programas sociales y de salud pueden ser un ejemplo para los países desarrollados.
janeiro  (Foto: Getty)
Eleanor Bloxham*

¿Alguna vez has tenido un anillo secreto decodificador?

La Agencia Brasileña de Desarrollo Industrial (ABDI) y el Council on Competitiveness de Estados Unidos, con el apoyo de la Universidad de São Paulo, han estado desarrollando un decodificador de competitividad por país para ayudar a las naciones y regiones a mejorar sus niveles de vida.

El decodificador está en sus primeras etapas pero ya ha sido puesto en funcionamiento, dijo el gerente de análisis y proyectos estratégicos en ABDI, Roberto Álvarez. Ha sido utilizado para generar diálogos en todo Brasil “para identificar los problemas que nuestra sociedad debe abordar”, dice.

En medio de los titulares de extrema pobreza y violencia en las laderas de Río de Janeiro, podría no ser manifiesto que hay mucho que los países ricos como Estados Unidos pueden aprender de un país como Brasil. Pero existe.

Los autores del libro Standing on the Sun: How the Explosion of Capitalism Abroad Will Change Business Everywhere, Julie Kirby y Chris Meyer, argumentan que los países emergentes son parte de una “nueva ola de operación de una economía capitalista". En los últimos 100 años, los mercados de capital y la sociedad en general han “evaluado a los negocios con base en el rendimiento financiero”, pero empresas como la firma de brasileña de cosméticos Natura representan una nueva tendencia, dijo Meyer.

“Natura tiene un verdadero balance general triple, con metas focalizadas en las personas, las ganancias y el planeta”, dijo Meyer. “Ellos se lo toman en serio y eso se refleja en su compensación". Y la firma ha creado muchos empleos para las mujeres en América Latina, dijo.

Las economías emergentes, dijo Kirby, ofrecen ejemplos que permiten a las naciones “romper las patologías” y dar al capitalismo una “segunda oportunidad”.

Natura reconoce la importancia de sus relaciones con sus accionistas, en marcado contraste con el comportamiento de las firmas financieras más grandes de Estados Unidos, antes y después de la crisis financiera.

Natura no es la única empresa brasileña de la que Estados Unidos puede aprender. Deborah Wince-Smith, presidenta del Council on Competitiveness y Meyer citan a la brasileña Embraer Air como otro ejemplo digno de estudio. Wince-Smith dice que el fabricante de la aeronave está “operando con un alto nivel de innovación”, citando su uso de supercomputadoras y combustibles no fósiles para la aviación. Meyer también destacó el énfasis de la empresa tanto en los valores económicos como en los sociales.

También a nivel macro

Sin embargo, los desafíos van más allá de los negocios individuales. Las políticas públicas también importan. El decano de la Escuela de Negocios Stern de la Universidad de Nueva York, autor del libro Turnaround: Third World Lessons for First World Growth, Peter Henry, dijo el año pasado: “Estamos en un punto crítico en el tiempo y los países avanzados se han quedado atrás”. La disciplina que necesitamos no es la austeridad fiscal sino un “compromiso sostenido con la prosperidad que sea a la vez vigilante y flexible, y que valore lo que es bueno para el público como un todo”, dice. Es alentador ver políticas disciplinadas en las democracias, como comenzamos a ver en 1994 en Brasil, dijo Henry.

Wince-Smith dijo que si bien la desigualdad en Brasil es peor que en Estados Unidos, la nación sudamericana ha hecho un fuerte compromiso por hacer frente a sus desafíos. La nación carioca tiene una creciente clase media y Estados Unidos podría aprender de sus prácticas en el desarrollo de la primera infancia y en la capacitación para el trabajo, dijo.

El país sudamericano también tiene un sistema de salud incluyente con bajas tasas de infección hospitalaria y "Bolsa familia", un programa que proporciona subsidios a las familias de bajos ingresos y que obliga a los padres a tomar algunas medidas a cambio, como asegurarse de que sus hijos vayan a la escuela y al médico regularmente. "Bolsa familia" ha ganado elogios por parte del Banco Mundial como herramienta de transformación tanto económica como social.

También en otros aspectos, el país quiere evitar las arenas movedizas que están empezando a envolver a Estados Unidos. Brasil es el hogar de uno de los grandes bancos de desarrollo más grandes del mundo, el BNDES, que financia nuevas inversiones en gran escala a largo plazo en infraestructura e industria del país. La nación tiene la intención de ser “una economía basada en la manufactura y la industria, y no cederá ese liderazgo”, dijo Wince-Smith.

Artículo relacionado: Brasil ganará el Mundial... aun sin copa

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

En los próximos meses, Brasil y Estados Unidos liderarán la carga para mejorar y actualizar el Decodificador de competitividad. Para Estados Unidos, la pregunta del billón de dólares es, una vez que desbloqueemos el código, ¿atravesaremos la puerta?

*Eleanor Bloxham es CEO de The Value Alliance and Corporate Governance Alliance, una firma de asesoría y educación de Consejos Directivos. Puede ser contactada en ebloxham@thevaluealliance.com.

Ahora ve
Oficialismo se queda con más de 300 de los 335 municipios venezolanos en disputa
No te pierdas
×