Rebelión en Irak, ¿problema para EU?

Una interrupción severa en la industria petrolera iraquí podría elevar más el precio del petróleo; el auge energético que vive Estados Unidos ayudaría a frenar el impacto por esta crisis.
oil  (Foto: Getty)
Chris Matthews

Cualquier esperanza que tuviera el Gobierno iraquí de encerrar rápidamente el genio de la botella de la insurgencia sunita se ha vuelto cenizas.

El Estado islámico de Irak y al-Sham (ISIS) ha consolidado sus avances en las últimas semanas, incluido su control sobre la segunda mayor ciudad del país, Mosul, que está cerca de campos petroleros importantes. El 10 de junio, la toma de esa ciudad precipitó uno de los mayores asaltos en el precio spot del crudo Brent en meses.

El precio del petróleo se ha mantenido relativamente calmado en los últimos días, y el crudo Brent se aferra a un máximo de nueve meses de 114 dólares por barril, pero no ha subido más, incluso a medida que el Gobierno iraquí no muestra signos de derrotar a los insurgentes, que han estado lanzando ataques tan cerca como a 32 kilómetros de Bagdad. La gran mayoría de la producción de petróleo iraquí ocurre en la parte sureste del país, dominada por los chiítas, así que la producción iraquí, en general, no ha sido interrumpida.

Artículo relacionado: Petróleo arriesga crecimiento global

El jefe de investigación de materias primas y derivados de Bank of America Merrill Lynch, Francisco Blanch, dice que su mejor escenario esperado es que la producción de petróleo iraquí se mantenga relativamente ininterrumpida por la guerra, y predice que el conflicto se asiente en un punto muerto y que los precios del petróleo ronden 116 dólares por barril este año y 113 dólares en 2015.

Pero con el éxito de ISIS hasta ahora, es razonable preguntarse cómo las victorias adicionales podrían perturbar a los mercados mundiales del petróleo. Aunque es improbable que el ISIS tenga los medios para conquistar Bagdad, podría causar estragos en la ciudad a través de bombardeos y ataques a la infraestructura crítica. Un informe de NBC News del martes citó un anónimo “alto funcionario de antiterrorismo estadounidense” que cree que debemos esperar ataques contra la capital en los próximos días. Según el informe:

“El aspecto más preocupante de las últimas operaciones del grupo han sido sus ataques a la infraestructura crítica iraquí, como la refinería de petróleo de Baiji, la más grande del país. Ahora, aunque Irak se ubica encima de una de las grandes reservas de petróleo en el mundo, se ven largas filas de vehículos en las gasolineras”.

Nota relacionada: Default argentino conviene a petroleras

Cualquier interrupción severa de la industria petrolera iraquí -que es la segunda más grande de la OPEP- podría elevar aún más los precios del petróleo, dañando potencialmente la recuperación económica de Estados Unidos.

El peor escenario

¿Qué puede pasar si la situación empeora? “Si vemos que la lucha se extiende a Bagdad, eso podría presionar el precio del petróleo de 10 o 15 dólares por encima de los niveles actuales”, dice Blanch, de BofA. Sin embargo, si el conflicto se extiende incluso más al sur de Bagdad, en el sur chiíta, donde se produce la mayoría del petróleo iraquí, eso podría ser catastrófico para la industria petrolera del país. “Si esas exportaciones fueran interrumpidas, podríamos estar hablando de (precios del petróleo) en el rango de 160 dólares, y eso es un nivel muy peligroso para la economía mundial”.

Una buena regla general es que un precio del petróleo de 10 dólares por barril podría conducir a una caída del 0.2% en el PIB. Este aumento en los precios posiblemente podría sumir a Estados Unidos en una la recesión.

Este escenario, en el peor de los casos parece remoto. Además, la reciente explosión en la producción de energía doméstica ha creado un poco de colchón para la economía estadounidense. Brad McMillan, presidente de inversiones de Commonwealth Financial Network señala en una nota de investigación que “Estados Unidos está menos expuesto de manera neta a las importaciones extranjeras”. Esta tabla de la Agencia de Información de Energía (EIA, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos muestra cómo la producción nacional de petróleo se ha incrementado en el último par de años, mientras que las importaciones han caído.

Nota relacionada: 3 esperanzas para la economía de EU

La economía estadounidense ha desarrollado una mayor eficiencia energética desde la última crisis del petróleo en la década de 1970, lo cual también sirvió de ayuda. La siguiente tabla de la Reserva Federal de San Francisco muestra que el consumo de energía por dólar del PIB se ha reducido a la mitad desde aquel entonces. Por lo tanto, las interrupciones del suministro de petróleo deberían causar menos daños a la producción que en el pasado.

Pero al final, el mercado petrolero es global, y graves trastornos a la industria petrolera de Irak sin duda se sentirán en Estados Unidos, lo que coloca a los estadounidenses en la extraña posición de apoyar a la fuerza chiíta en Irak (y a sus aliados iraníes) a que por lo menos se defiendan contra el ISIS. Ciertamente, la guerra crea aliados extraños.

Ahora ve
México y EU avanzan en combatir al crimen organizado, afirma Osorio Chong
No te pierdas
×