La ‘fiesta’ en Wall Street se extiende

La euforia del mercado llega a tal grado que se ubica en niveles que se esperaban para diciembre; hay pocas alternativas de inversión y los mercados extranjeros son inseguros, afirman expertos.
mercados  (Foto: AP)
Matt Egan
NUEVA YORK -

La fiesta no ha terminado para las acciones estadounidenses.

A pesar de que el Dow Jones se disparó por encima de los 17,000 puntos el jueves, y que el S&P 500 ya se encuentra en niveles que la mayoría de los estrategas no estaban esperando sino hasta diciembre, los veteranos del mercado creen que la renta variable sigue siendo el único juego aceptado por todos.

Para decirlo sin rodeos, no vendas tus acciones todavía.

Las alternativas simplemente no suenan muy apetecibles. Los bonos también son caros, las acciones extranjeras a menudo experimentan más turbulencia que las estadounidenses, y el dinero en efectivo ha sido un caso perdido por años.

“Soy un enorme creyente en los valores de renta variable estadounidense. Estamos viendo tantos puntos de información que realmente respaldan al Dow en 17,000 puntos; e incluso más”, dijo Peter Kenny, jefe de estrategias de mercado de la firma de tecnología financiera The Clear Pool Group.

Nerviosismo en la valoración: Los llamados a que el mercado se tome un respiro se han vuelto más fuertes a medida que el Dow y el S&P 500 rompen récord tras récord, volviendo las acciones más costosas a lo largo del camino.

Sin embargo, las existencias no han atravesado precisamente la estratósfera este año. El S&P 500 ha subido un sólido 7% en lo que va del año, una cifra mucho más modesta que el pronunciado aumento de 27% del año pasado.

Uno de los mejores indicadores para ver si está el mercado está sobrevaluado es la relación precio-ganancias, conocida como la relación P/E, por sus siglas en inglés. La rezagada relación P/E del S&P 500 ha escalado un saludable 33% desde que el mercado alcista comenzó en 2009. Pero eso palidece en comparación con los niveles históricos.

La expansión promedio de P/E del mercado alcista desde 1928 ha sido de 66.7%, según Bespoke Investment Group.

“Es difícil argumentar que el mercado alcista va a terminar este año o que estamos destinados a una retirada masiva. Las valoraciones son elevadas, pero no están muy lejos de los promedios históricos”, dijo George Pearkes, analista de Bespoke.

En otros periodos cuando Estados Unidos ha tenido una inflación así de baja y unas tasas de interés así de bajas, las valoraciones habían sido mucho más altas de lo que son ahora.

También hay señales reales de que la economía ha regresado a la vida después de una contracción propiciada por el clima en el primer trimestre.

Las ventas pendientes de casas subieron 6.1% en mayo -el aumento más fuerte en dos años y medio-, mientras que las ventas de casas nuevas subieron 18.6%, un ritmo no visto desde 1992.

Incluso el panorama laboral luce mucho mejor. Incluyendo los impresionantes 288,000 empleos añadidos en junio, Estados Unidos ahora ha añadido 1.4 millones de empleos durante los primeros seis meses de 2014, el mayor crecimiento desde 2006.

Los sentimientos optimistas sobre la economía estadounidense podrían ser reforzados aún más por los reportes de ganancias de esta semana de grandes empresas como Alcoa y Wells Fargo.

Alternativas escasas

Incluso si no estás convencido con las acciones estadounidenses, las alternativas no suenan muy bien.

Toma como ejemplo a los bonos, que sorprendieron a muchos en Wall Street por protagonizar un rally en la primera mitad del año.

Pero esta clase de activos conlleva un riesgo real a medida que la Fed se acerca a elevar las tasas de interés. Hay pocos aspectos positivos en comprar ahora.

“Nuestra política monetaria, que es tan extraordinariamente acomodaticia y poco convencional, ha alterado el paisaje de la inversión. Ha remodelado los perfiles de riesgo y recompensa”, dijo Kristina Hooper, estratega de inversiones estadounidenses de Allianz Global Investors.

Aunque muchos estadounidenses marcados por la crisis financiera han permanecido en el efectivo, eso también ha sido una apuesta perdedora. No sólo se perdieron de la racha alcista, sino que se quedaron estancados prácticamente sin rendimientos en sus cuentas de ahorro.

De acuerdo con Allianz, el ahorrar 2.9 millones de dólares en efectivo en 2007 se tradujo en 100,000 dólares de ingresos a través de pagos de intereses. Sin embargo, a finales de 2013, se habrían necesitado la impresionante cifra de 100 millones de dólares para generar esos mismos 100,000 dólares en ingresos.

Las materias primas son una gran manera para que los inversores diversifiquen, pero rara vez son la mayor asignación de los inversores minoristas, especialmente en medio de una inflación relativamente controlada.

Pearkes dijo que tiene mucho más sentido encontrar exposición a las materias primas al agrupar diversos sectores del mercado de valores. Por ejemplo, el sector de la energía se ha disparado 13% en lo que va de este año, duplicando el avance del S&P 500.

El sector de servicios públicos, con un alza de 12% en el año, también ha sido un vehículo favorito para los inversores que creen que las tasas se mantendrán bajas por más tiempo. Esto se debe a que las tasas más bajas hacen más atractivas a las acciones con altos dividendos.

¿Qué hay de los demás países?

Algunos mercados extranjeros han superado las acciones estadounidenses en lo que va del año, incluyendo a las que están al rojo vivo, como las de Argentina y Dinamarca.

Pero los veteranos advierten que invertir en el extranjero expone a los inversores minoristas al riesgo cambiario, a los vientos políticos en contra y a la volatilidad extrema en algunos casos.

Por ejemplo, aunque el mercado de Dubái ha tenido un rendimiento de 17% en 2014, recientemente cayó en una racha bajista (20% por debajo de su máximo previo), debido en parte a los temores sobre la empresa que construyó la torre más alta del mundo.

Los mercados de valores extranjeros a menudo también carecen de transparencia, del estado de derecho y de la supervisión regulatoria de que disfrutan las acciones estadounidenses.

“Yo pondría nuestra infraestructura del mercado de capitales por sobre cualquiera en el mundo”, dijo Kenny.

Sin embargo, los inversores estadounidenses a corto plazo necesitan ser conscientes de los riesgos a la baja en el corto plazo, dijo Hooper. Estos incluyen la posibilidad de que la Fed eleve las tasas antes de lo esperado, otro enfrentamiento por la deuda en Washington y la crisis geopolítica en Irak, Siria y Ucrania.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Los inversores con un horizonte temporal de menos de un año debería considerar recurrir hacia las acciones más defensivas o incluso eliminar la posibilidad de algunas ganancias, dijo Hooper.

Pero para los inversores a largo plazo, la exposición a la renta variable es una necesidad si quieren alcanzar sus metas para el retiro.

Ahora ve
“Los países nos dan a las peores personas”, dice Donald Trump sobre migrantes
No te pierdas
×