8 peligros energéticos, según el PRD

La reforma energética “aniquila” a Pemex y CFE acelerando su desaparición a mediano plazo, afirma; legaliza el “despojo” de tierras privadas, sociales y públicas, acusa el partido opositor.
zambrano  (Foto: Especial)
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

El opositor Partido de la Revolución Democrática (PRD) reafirmó este miércoles su rechazo a la reforma energética impulsada por el presidente Enrique Peña Nieto y aseguró en un comunicado que ésta representa ocho peligros para el país.

Actualmente el Congreso discute la legislación secundaria, y el jueves iniciará un periodo extraordinario para su discusión y votación en el Senado.

Los ocho peligros, según el PRD, son:

1. Aniquila a las empresas productivas del sector energético

Petróleos Mexicanos (Pemex) y Comisión Federal de Electricidad (CFE) se convertirán en testigos de piedra viendo pasar a la competencia internacional, acelerando con ello, su desaparición en el mediano plazo y aumentando la dependencia energética y la extranjerización del sector.

Los dictámenes que serán discutidos y votados esta semana reducen a las empresas del sector a su mínima expresión y facilita el usufructo de los recursos energéticos a las compañías extranjeras.

La Secretaría de Hacienda continúa exprimiendo fiscalmente a Pemex, ahogándolo presupuestalmente a través de decidir el balance financiero y el techo presupuestal y decidiendo por entero los proyectos productivos de nuestra petrolera mexicana.

2. Tolera la corrupción y la impunidad

Antes de la dictaminación y aprobación de la reforma energética, la corrupción se solapa y forma parte del proceso mismo del negocio energético. El caso Oceanografía es un mensaje claro que no sólo no habrá sanciones a las administraciones pasadas sino además, se mantendrá la impunidad en la reforma energética ahora multiplicada con la participación de nuevos operadores a través de la figura de empresas petroleras transnacionales.

3. Legaliza el despojo de tierras por utilidad pública

El despojo de tierras privadas, sociales e incluso públicas en favor de las empresas extranjeras que llegarán al país a explotar el petróleo y la electricidad, derivado de la reforma constitucional y ahora legal. El despojo se legaliza en los dictámenes de la Ley de Hidrocarburos y en la Ley de la Industria Eléctrica y se amplía en la Ley de Órganos Reguladores Coordinados en materia energética.

Se protege a las compañías petroleras extranjeras más que las comunidades y ejidos, argumentando que es por el bien común o el interés nacional.

4. Abandona la proveeduría nacional y protege al capital privado extranjero

Con el objetivo de brindar todas las facilidades a las compañías energéticas internacionales se sacrifica a la incipiente proveeduría nacional dejándolas en el mejor de los casos a su suerte sin mecanismo gubernamentales de apoyo, promoción o impulso para poder competir con los nuevos participantes.

Consideramos que el mínimo de contenido nacional tiene que ir en un rango de entre 40% a 60% dependiendo de la complejidad geológica y el desafío tecnológico e industrial de las áreas de hidrocarburos.

5. Constituye órganos reguladores débiles y sometidos al Gobierno

La Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) y la Comisión Reguladora de Energía (CRE) serán sometidas por las políticas públicas del Gobierno federal, de la Secretaría de Energía para decirlo claro, perdiendo con ello la estabilidad, continuidad, imparcialidad, neutralidad y la prevalencia de criterios técnicos en las decisiones.

6. Desaparece a CFE y privatiza la industria eléctrica

La reforma energética que impulsa el Ejecutivo Federal no está diseñada para fortalecer a las empresas públicas, al contrario, la creación de mercados y el mayor protagonismo del sector privado exigen que las empresas públicas cedan espacios, se achiquen y pierdan fuerza.

En ese contexto, el futuro más negro no es para Pemex sino para la CFE, paraestatal condenada a la segmentación, disgregación y extinción.

De acuerdo con el marco jurídico propuesto por el Gobierno federal y los propios dictámenes del Senado de la República, CFE pierde toda exclusividad en la industria eléctrica y sus espacios de participación quedan reducidos.

7. Vulnera a los trabajadores y olvida al pasivo laboral, que será una bomba de tiempo financiera

No se plantean mecanismo para fondear el pasivo laboral de Pemex que asciende a más de 1.1 billones de pesos, dejando en total vulnerabilidad financiera a la petrolera. Este pasivo, producto de la asfixia fiscal que mantiene la Secretaría de Hacienda sobre Pemex, representa casi una tercera parte del presupuesto federal y de no atenderse, podría generar un problema financiero de proporciones incalculables.

Además, Los trabajadores del sector energético son los más vulnerables en toda la propuesta gubernamental y en la negociación senatorial. No sólo van a estar sujetos a despidos masivos injustificados sino las propias leyes prohíben el reparto de utilidades.

8. Diseña un modelo energético sin futuro sustentable

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

El proyecto de reforma energética apuesta hacia un modelo energético con base en el crecimiento de la explotación de los hidrocarburos a cualquier precio, quedando las energías limpias y renovables totalmente marginada.

México, país altamente vulnerable al cambio climático, debe transitar hacia una economía baja en carbono para enfrentar dicho cambio. Lo anterior se expresa, en que Pemex y CFE carecen de mandatos efectivos e instrumentos de gestión, que les permitan realmente ser empresas integrales en generación de energía, considerando la producción de las energías limpias y renovables.

Ahora ve
Kate del Castillo y otros famosos huyen de los incendios en California
No te pierdas
×