30 de julio: fecha límite de Argentina

El país debe lograr un acuerdo de reestructura con sus tenedores de bonos a más tardar el miércoles; el impago traería serios problemas a Argentina para captar inversión y con el precio de su moneda.
argentina cristina kirchner  (Foto: CNN)
Charles Riley
HONG KONG -

El reloj está corriendo. Argentina caerá en incumplimiento de pagos en pocos días a menos que el país pueda encontrar una manera de satisfacer a los acreedores a los que debe cerca de 1,500 millones de dólares.

La única opción que le queda parecen ser las negociaciones, y un compromiso. Si no alcanza un acuerdo, el país podría incumplir su próximo pago de bonos el 30 de julio.

El lío de Argentina es el resultado de una maratónica batalla legal con un pequeño grupo de acreedores holdouts que han exigido el pago total de los bonos que tomaron después del último impago del país en 2001.

La mayor parte de otros tenedores de bonos del país han llegado a acuerdos sobre reestructuraciones de deuda, pero los holdouts han librado una batalla en la corte por el capital completo más intereses.

La cuenta regresiva hacia el impago se inició formalmente el mes pasado cuando un juez estadounidense dictaminó que si Argentina no paga a los holdouts, no podrá hacer más pagos a sus tenedores de bonos reestructurados.

El Gobierno de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner está jugando un peligroso juego suicida con los holdouts. El grupo dice que está abierto a un compromiso que permitiría evitar otro impago.

Argentina está preocupada por que un acuerdo con los holdouts pueda generar miles de millones de dólares en reclamaciones adicionales. El Gobierno del país también insiste en que no tiene suficiente tiempo para llegar a una resolución justa.

Hasta el momento, los dos grupos parecen estar haciendo muy poco progreso en las negociaciones ordenadas por el tribunal. Un mediador del tribunal, Daniel Pollack, dijo recientemente que Argentina se había negado a entrar en conversaciones directas con los holdouts, que incluyen a varios fondos de cobertura estadounidenses.

NML capital, uno de los holdouts, dijo en un comunicado que Argentina había mostrado una “falta total de voluntad” para resolver el problema.

El Gobierno de Argentina dejó en claro que elegirá incumplir sus pagos la próxima semana”, dijo NML. “Argentina se negó de nuevo a negociar cualquier aspecto del litigio. En cambio, sus representantes se limitaron a afirmar que no hay solución posible”.

Fernández, quien siempre se ha opuesto a pagar a los holdouts, ha dicho que no aceptará ningún acuerdo que ponga en peligro el futuro del país.

Aún así, existen poderosos incentivos que presionan a ambas partes hacia un acuerdo.

Argentina está combatiendo una recesión que seguramente se verá agravada por un impago. La inversión extranjera podría agotarse, y el Gobierno verse obligado a devaluar aún más su moneda.

Para los holdouts, el impago podría eliminar cualquier influencia que tengan sobre Argentina para asegurar un pago completo.

Si un acuerdo se materializa, es probable que suceda en el último minuto. Pollack dijo que se reunirá con ambas partes en los próximos días.

“El tiempo que tiene la República para evitar el impago es corto”.

Ahora ve
Legisladoras demócratas piden investigar a Trump por denuncias de acoso
No te pierdas
×