"Estamos acostumbrados": argentinos

El nuevo cese parece no asustar a ciudadanos acostumbrados a los problemas económicos; algunos no entienden bien qué pasa y otros dicen que no es tan grave como en 2001.
pesos argentinos  (Foto: Getty)

Argentina puede haber caído el jueves en su segundo default en 12 años, pero los elegantes y repletos cafés de Buenos Aires mostraban pocas señales de angustia y las calles estaban llenas de compradores en lugar de manifestantes.

José Bini, un empresario argentino de 27 años de edad, hizo caso omiso a la noticia de la cesación de pagos con una risa resignada, diciendo que está acostumbrado a las crisis económicas.

Dijo que por lo menos la situación actual no es tan mala como durante la crisis que golpeó a la tercera mayor economía de América Latina entre 2001 y 2002.

"Estamos acostumbrados a vivir como en una montaña rusa. He vivido dos defaults, hiperinflación, una crisis económica, estanflación y sólo tengo 27 años", explicó Bini, quien no va a cambiar sus planes de expandir su microcervecería debido a la cesación de pagos.

Argentina, que ya está sumida en la recesión, fracasó el miércoles en llegar a un acuerdo antes de un plazo límite de la medianoche con los acreedores "holdouts" que demandan a la nación por el pago completo de sus bonos en mora.

Pero a diferencia de la última cesación de pagos, cuando el Estado se declaró en bancarrota, lo que provocó protestas sangrientas y sumió a millones en la pobreza, esta vez Argentina es solvente.

Simplemente no puede pagar a los tenedores de bonos que aceptaron unos canjes sobre su deuda impaga debido a un fallo judicial estadounidense, lo que significa que está en "default técnico".

La noticias de la moratoria llevó a las acciones y los bonos argentinos a revertir avances recientes el jueves, pero no causó un desplome.

El peso cayó 2.52% a 12.570 unidades por dólar y los operadores de divisas en las calles de Buenos Aires dijeron que no hubo ninguna prisa por comprar dólares en busca de refugio seguro.

Las calles de Buenos Aires estaban en calma el jueves y muchos dijeron que no entendían cómo los afectará el default.

"Esto crea una gran incertidumbre, pero no sé cómo me va a afectar. Tengo un trabajo seguro, pero no sé qué va a pasar. Es difícil invertir en tu vida, por ejemplo, comprar una casa, con tanta incertidumbre. Pero ¿qué puedes hacer? La vida continua", sostuvo Silvina Ferreyra, de 33 años, una vendedora de una línea aérea que dijo que siguió a la noticia, pero no lo entendía todo.

El aumento de la incertidumbre pesará sobre el consumo ya débil, dijo Liliana Suaya, una comerciante de 55 años de edad. Las ventas ya cayeron 40% este año debido a la inflación que economistas pronostican se ubicará entre 30 y 40% para finales de año.

"La gente probablemente estará más preocupada de perder sus empleos y por la aceleración de la inflación. Un montón de tiendas de la zona han cerrado recientemente", dijo Suaya, quien ha vendido ropa en el barrio obrero de Once durante más de dos décadas.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Muchos edificios vacíos en Once han sido ocupados por residentes ilegales y Suaya está preocupada por el aumento en la delincuencia.

Pero Suaya indicó que está acostumbrada a los altibajos económicos y, como muchos, había ahorrado durante la recuperación estelar de la Argentina en la década pasada, cuando las ventas crecieron tan rápido como están cayendo ahora.

Ahora ve
México y EU avanzan en combatir al crimen organizado, afirma Osorio Chong
No te pierdas
×