El campo: la próxima reforma de Peña

El presidente de México apostará por un cambio al sector sin tocar el tema de la propiedad ejidal; la agricultura contribuye con 4% al PIB, aunque vincula a más de 20% de la población.
epn_domingo  (Foto: Notimex)
Carmen Luna
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

El Gobierno de Enrique Peña Nieto va por más cambios, ya que iniciará en las próximas semanas una discusión para lanzar la iniciativa de reforma al campo, luego de que en marzo pasado instruyera a la Secretaría de Agricultura (Sagarpa) para convocar a foros y propuestas con los participantes del sector.

Entre los obstáculos para elevar la productividad destaca el tema que no quedó resuelto con la reforma en 1992 al artículo 27 constitucional: la propiedad de la tierra y los derechos de propiedad, afirmaron especialistas.

Peña Nieto aclaró en marzo que el Gobierno ni ha propuesto, ni propondrá iniciativa alguna que modifique el régimen de propiedad social.

“Personalmente creo que el tema de derechos de propiedad es el más importante, pero la administración de Peña ha dicho que no va por ahí […] Hay una serie de grupos de interés que ha favorecido que esto se mantenga y el campo no puede apalancarse fácilmente porque no hay activos que comprar”, dijo el director adjunto del Instituto Mexicano de la Competitividad (Imco), Manuel Molano.

En la ley de hidrocarburos de la reforma energética se aprobó que el terreno de un propietario o ejidatario podrá ser otorgado en asignación o contrato para la exploración y explotación de energéticos bajo las figuras de servidumbre voluntaria, ocupación superficial u ocupación temporal y el asignatario o el contratista deberá llegar a un acuerdo con el dueño de la tierra sobre el pago o el Gobierno deberá intervenir.

“Las contraprestaciones no pueden estar asociadas a una parte de la producción de hidrocarburos; sin embargo, es posible pactar porcentajes de ingresos con el asignatario o contratista, después de haber descontado los pagos que deban realizarse al Fondo Mexicano del Petróleo para la Estabilización y Desarrollo, el cual no podrá ser menor al 0.5% ni mayor al 3% en el caso de Gas Natural No Asociado, y en los demás casos menor al 0.5% ni mayor al 2%”, según la citada Ley.

En México, la agricultura contribuye con apenas 4% del Producto Interno Bruto (PIB) de acuerdo con datos la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, esto a pesar de que más de 20% de la población está vinculada en el sector.

Lo que debería incluir la reforma

Especialistas indican que el campo presenta dos realidades: por un lado existen productores dinámicos que generan alto crecimiento y con éxito en el comercio internacional, como en hortalizas y frutas, pero también existe un sector con baja productividad y condiciones de pobreza vinculados principalmente a sembrar para el autoconsumo.

Los problemas que plantea la dualidad se complican aún más por el hecho de que, si bien los agricultores comerciales son responsables de una mayor proporción de la producción, los empresarios medianos, pequeños y de subsistencia controlan la mayor parte de los recursos naturales, indica la OCDE en el Análisis de Extensionismo Agrícola en México.

“Para que la reforma fuera muy exitosa tendrías que reducir la dependencia de actividades productivas al subsidio gubernamental y francamente eso sí se antoja difícil. A menos que le entremos en serio a temas como la propiedad de la tierra”, comentó Molano.

Gabriel Martínez, director de la maestría de políticas públicas del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), indicó que el impulso principal a la agricultura viene del marco global de comercio y tecnología, y de las limitaciones de millones de familias en el campo para salir de la pobreza extrema.  

La reforma debería corregir el rezago del sector asociado con varios factores, la carencia de infraestructura adecuada, acceso al agua y la propiedad, de acuerdo con la Directora del Centro de Análisis Económico del Tecnológico de Monterrey, Campus Ciudad de México, Leticia Armenta

Esto porque hay un sector tradicional que sigue con procesos de producción de generaciones pasadas aunque el suelo no sea el adecuado para ese cultivo.

La Comisión de la Reforma Agraria de la Cámara de Diputados presentó hace dos semanas la “Propuesta a la Reforma para la Transformación del Campo”, la cual enviará al Ejecutivo y considera los siete ejes propuestos por el Ejecutivo federal, además de agregar uno correspondiente al tema social y de derechos humanos.

1.-Reestructurar y simplificar las leyes y reglamentos para desburocratizar y ordenar funcionalmente el sector.

2.- Productividad del minifundio, agroclúster y Sistema Nacional de Agroparques.

3.- Reordenamiento de los mercados, balance de oferta y demanda, precios justos (Tablero de Control) y comercio internacional.

4.- Financiamiento especializado y desarrollo de los esquemas de aseguramiento.

5.- Organización del uso del agua, producción de fertilizantes y equipamiento del sector agroalimentario.

6.- Extensionismo holístico e innovación y desarrollo tecnológico.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

7.- Sanidad, inocuidad, biotecnología y semillas mejoradas.

8.- Impacto social de la Reforma al Campo.

Ahora ve
AMLO se encuentra con Delfina Gómez en su gira por el Estado de México
No te pierdas
×