Peña Nieto: lo bueno, lo malo y lo feo

La reforma energética destaca como uno de los logros para el próximo informe de Gobierno; no obstante, persiste la debilidad en la economía que a acervó la reforma hacendaria.
EPN  (Foto: Agencias)
Carmen Luna
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

A una semana de que el presidente Enrique Peña Nieto entregue su segundo informe de Gobierno, CNNExpansión preguntó a tres especialistas qué ha sido lo bueno, lo malo y lo feo de su administración durante 2014.

Los expertos consideran que sobresale la reforma energética, aunque acotaron que aún falta ver los resultados que se tendrán con su implementación en los próximos cinco años.

Lo bueno

La aprobación de las reformas estructurales, en particular la energética, fue lo bueno de 2014.

“Se aprobaron las reformas estructurales y eso debe tener un balance positivo. La fiscal no fue buena, pero en el largo plazo tendrá efectos positivos como unificar el IVA en el país, era algo necesario pero se hizo en un momento inoportuno”, sentenció el vicepresidente del Instituto Mexicano de Ejecutivos en Finanzas (IMEF), Jonathan Heath.

En este contexto también destaca la habilidad del Gobierno federal para la aprobación de las reformas.

“La gestión política es lo suyo y tiene objetivos claros tanto políticos como económicos (…) Logró el Pacto por México y además hay una oposición debilitada, para EPN estas noticias son excelentes”, dijo por su parte el director de análisis político del Centro de Investigación para el Desarrollo (CIDAC), Antonio de la Cuesta

Lo malo

El incipiente crecimiento de la economía de apenas 1.5% en lo que va del Gobierno de Peña Nieto es un punto en contra que no solo obedeció al débil comportamiento de la economía estadounidense, sino a factores internos como la reforma fiscal, mientras que la implementación de un mayor gasto público no se ha reflejado en un impulso al Producto Interno Bruto (PIB).

“El Gobierno tuvo parte de la culpa por no operar todas las acciones a su mano”, comentó el economista en jefe de Barclays México, Marco Oviedo, quien señaló que no se debió haber implementado esta reforma en plena desaceleración económica.

“Esperamos que haya una recuperación en serio, pero aún así la meta de Hacienda de 2.7% para 2014 es bastante mediocre”, dijo a su vez Heath.

Lo malo, aseguró Antonio de la Cuesta, es el enfoque que se le ha dado a las reformas, sobre todo en términos económicos, como la promesa que bajarán las tarifas eléctricas en el corto plazo derivado de la reforma energética.

“Lo grave es que aún con reformas tenga la tentación de inyectar los recursos artificialmente para demostrar los resultados” dijo el experto del CIDAC.

Por ejemplo, la tentación de incrementar los subsidios para disminuir los precios de las tarifas eléctricas.

Lo feo

La inseguridad, la falta de alcances de las reformas en temas polémicos como los malos manejos de dinero de los sindicatos y hasta la necesidad de tener contrapesos políticos y ciudadanos.

Las reformas tienen puntos débiles. Por ejemplo la laboral fue casi irrelevante, de todo lo que se tenía que cambiar solo se hizo 1%, dijo Heath, quien ejemplifica el papel de los líderes sindicales el cual quedó intocable pese a la falta de transparencia con la que operan.

Para Marco Oviedo algo grave “es la inseguridad y violencia que afecta a varias ciudades del país y a pesar de esto no ha quedado claro qué va a hacer el Gobierno”.

Además, de cara a las elecciones de 2015 la ciudadanía parece estar decepcionada del régimen democrático, en medio de escándalos por corrupción que ahora son más fáciles de conocer y un débil sistema de contrapeso ciudadano para el Gobierno, puntualizó el investigador del CIDAC.

En este contexto para los especialistas resulta necesario que el crecimiento económico se consolide en el corto plazo y que la reforma energética cumpla las expectativas, ya que esto podría llevar a la economía a crecer a tasas de 4% a partir de 2018.

Ahora ve
Legisladoras demócratas piden investigar a Trump por denuncias de acoso
No te pierdas
×