La independencia amenaza con dejar a Escocia sin bancos

Varias entidades moverán sus sedes a Londres en caso de que el ‘sí’ se imponga en el referéndum; los bancos quieren evitar los problemas que generaría el cambio de moneda, entre otros aspectos.
escocia  (Foto: Getty)
Mark Thompson
LONDRES (CNNMoney) -

Escocia se arriesga a perder el corazón de su industria de servicios financieros si vota a favor de emanciparse del Reino Unido.

Los grandes nombres del sector de la banca y los seguros dicen que moverán a Inglaterra sus sedes y partes de sus operaciones si el referéndum de la próxima semana respalda la independencia de Escocia.

Royal Bank of Scotland, Lloyds y la firma de inversión Standard Life están fraguando planes para proteger a clientes e inversores de la incertidumbre que seguiría a una separación. Lloyds es propietario del Bank of Scotland y del fondo de pensiones Scottish Widows.

Las entidades bancarias Clydesdale Bank (propiedad del National Australia Bank) y TSB Bank (escindida de Lloyds a principios de este año) quizás se sumen al éxodo.

Sobra decir que las finanzas británicas tienen profundas raíces históricas en Escocia. Edimburgo es el segundo mayor centro financiero del Reino Unido después de Londres.

El sector financiero emplea a 100,000 personas en Escocia. Gestiona más de 800,000 millones de libras esterlinas (1.3 billones de dólares) a través de fondos y cada año genera aproximadamente 7,000 millones de libras (11,000 millones de dólares) para la economía.

El Royal Bank of Scotland fue fundado en 1727, y es casi tan antiguo como la unión de 307 años entre Inglaterra y Escocia.

Entonces ¿por qué las empresas y los inversores están tan nerviosos?

Un voto a favor de la independencia conllevaría meses, si no es que años, de confusión sobre temas de vital importancia para los bancos y las aseguradoras mientras se determinan los detalles del divorcio.

Para empezar, nadie sabe qué moneda usaría Escocia. Los independentistas quieren compartir la libra en una nueva “zona esterlina”, una opción descartada por los legisladores británicos y el Banco de Inglaterra.

El gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney, declaró esta semana que una nueva unión monetaria era incompatible con la soberanía escocesa porque demandaría compartir ciertos poderes o competencias en materia fiscal y de gasto, un banco central común así como un sistema de garantía de depósitos bancarios también mancomunado.

Creo que sólo tenemos que mirar [a Europa] para ver lo que sucede si no tienes todos esos elementos. Es una cuestión económica”, dijo Carney.

Eso significa que Escocia puede verse obligada a quedarse vinculada a la libra -algo que podría ser muy costoso- o adoptar una nueva moneda, no probada, con el intrínseco riesgo de una devaluación.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Standard Life, fundado en 1825, y otras entidades también están preocupadas por la falta de claridad en el tema regulatorio, la protección del consumidor y las políticas fiscales futuras.

Con tanta incertidumbre, el temor es que un voto por la independencia pueda desencadenar una fuga de capitales.

Ahora ve
El papel que juega Corea del Sur en la histeria actual por el bitcoin
No te pierdas
×