Brasileños quieren política tradicional con Rousseff y Neves

La mandataria y el favorito de los mercados irán a una segunda vuelta en la elección presidencial; el elector quiso votar por lo conocido y los partidos tradicionales se impusieron, dice experto.
candidatos  (Foto: CNN)
BRASILIA (Reuters) -

Los brasileños optaron por la política tradicional al votar el domingo mayoritariamente por la presidenta Dilma Rousseff y el socialdemócrata Aécio Neves, quienes disputarán una imprevisible segunda vuelta electoral en tres semanas, dejando de lado la tercera vía de la ecologista Marina Silva.

La gran sorpresa del domingo no fue solo la definición del rival de la favorita Rousseff en un segundo turno el 26 de octubre, sino también la fuerza con la que el exsenador Neves, el preferido de los mercados, desbancó a Silva.

Aecio Neves, que un mes atrás parecía condenado al fracaso ante el dominio de Silva y Rousseff en las encuestas, "renació de las cenizas y ha sorprendido con una votación mucho mejor de lo que se esperaba. Eso lo hace llegar con mucha fuerza al segundo turno, que será disputado voto a voto", evaluó el analista André César, de la consultora Prospectiva.

La exguerrillera y delfina del expresidente Luiz Inacio Lula da Silva, Dilma Rousseff, de 66 años, conquistó 41.6% de los votos el domingo, contra 33.6% de Neves, de 54 años y dos veces gobernador del estado de Minas Gerais (tercer colegio electoral del país, sureste).

La popular exministra de Medio Ambiente, Marina Silva, quien hace un mes había alcanzado a Rousseff en las encuestas pero que se desinfló en la última semana, consiguió apenas 21.3%.

"El elector brasileño quiso votar por lo conocido. Los partidos tradicionales se impusieron", dijo David Fleischer, de la Universidad de Brasilia, a la AFP.

En los últimos 20 años, las presidenciales brasileñas han sido siempre una disputa entre el Partido de los Trabajadores (PT, izquierda), en el poder desde 2003, y el Partido de la Socialdemocracia Brasileña (PSDB), que gobernó entre 1995 y 2002 con el presidente Fernando Henrique Cardoso.

A la caza de votos de Marina

Las expectativas se concentran ahora en los casi 21 millones de votos de Marina Silva.

"La transferencia de votos de Marina Silva será determinante. Si sus electores eligen a Aecio Neves, estará en condiciones de poner a su favor este segundo turno", expresó Daniel Barcelos Vargas, analista de la Fundación Getulio Vargas.

Silva y Neves, que se dividieron un voto que busca poner fin a 12 años de gobierno del PT, sumaron el domingo 55% de los votos. Las encuestas indican que, a pesar de su histórica vinculación con el PT del que fue militante por casi 30 años, el 60% de los votos de Silva irían a Neves, con lo cual éste llegaría al balotaje con 46,15%.

Los resultados señalan que gran parte de la campaña se jugará en el sureste del país, la zona más industrializada y poblada del país con grandes capitales como Sao Paulo, Rio de Janeiro y Belo Horizonte.

Pro y anti-PT

Una encuesta del Instituto Ibope indicó esta semana que 39% de los brasileños votan fielmente por el PT, mientras 33% votan contra.

"Existe un deseo de cambio, de personas descontentas con el deterioro de la economía, especialmente en las clases más altas, pero también tiene mucha fuerza entre el electorado la defensa de las conquistas del PT, no los cuatro años de Rousseff, sino los 12 cuando hubo crecimiento económico, elevación del salario mínimo y programas sociales", expresó Joao Augusto de Castro Neves, de Eurasia Group, para quien Rousseff sigue siendo favorita.

"Creo que Rousseff y Neves salen con 50% de posibilidades de victoria cada uno. A la presidenta le favorecen las poderosas estructuras del PT y de la administración pública, y una amplia alianza de partidos, pero tiene en contra la economía cayéndose a pedazos y sin perspectivas de mejora", opinó César.

La economía está en su cuarto año de débil crecimiento, y el mercado estima que el PIB crecerá apenas 0.3% este año.

"Neves parte con mucha fuerza, con un partido estructurado y una militancia muy animada con este resultado, pero tendrá que conquistar a los indecisos, el apoyo firme de Marina Silva, y combatir el miedo de muchos brasileños a un cambio que les quite beneficios sociales", concluyó.

Ahora ve
La boda entre el príncipe Enrique y Meghan Markle será el 19 de mayo
No te pierdas
×