El cómbate al ébola, en sequía de donativos

La epidemia no ha logrado despertar la solidaridad de donantes, como en casos de desastre natural; de seguir así, se podrían registrar cientos de miles de casos en próximos meses, dicen expertos.
ebola  (Foto: CNN)
Melanie Hicken
NUEVA YORK (CNNMoney) -

A pesar de que el mayor brote de ébola en la historia ha dominado los titulares de prensa, pocos estadounidenses han abierto su cartera para ayudar.

El mes pasado, la Organización de las Naciones Unidas anunció que necesitaría cerca de 1,000 millones de dólares (mdd) para combatir con eficacia el virus, que desde marzo ha matado a más de 3,400 personas en África Occidental. Si no se contiene, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades estiman que podría haber cientos de miles de casos de ébola en los próximos meses.

“Cada día nos retrasamos, el costo y el sufrimiento crecerán exponencialmente”, dijo el secretario general de la ONU Ban Ki-Moon en esa ocasión.

Estados Unidos y otros gobiernos han prometido decenas de millones de dólares para cubrir todo tipo de gastos, desde los medicamentos y la ropa de protección para los cooperantes a entierros seguros para los difuntos. Sin embargo, los donativos aportados por personas y empresas para apoyar los esfuerzos de respuesta al ébola son muy inferiores a los fondos donados para afrontar desastres naturales, como el terremoto que golpeó a Haití en 2010 o el tifón que sufrió Filipinas el año pasado.

Cuatro importantes organizaciones estadounidenses de ayuda sondeadas por CNNMoney han recibido un total combinado de 19.5 mdd hasta el momento, la mayoría proveniente de fundaciones sin fines de lucro y no de donantes individuales.

En cambio, las principales organizaciones benéficas recibieron casi el doble de esa cantidad en el lapso de una semana tras el destructivo tifón Haiyan en Filipinas el año pasado. Y las organizaciones estadounidenses de socorro recaudaron 1,300 mdd en los seis meses posteriores al terremoto de Haití en 2010.

La Cruz Roja Estadounidense, que recaudó 486 mdd para apoyar sus labores de ayuda en Haití, ha recibido apenas 100,000 dólares en donaciones individuales destinadas al combate del ébola, frente a 2.8 mdd aportados por fundaciones. La portavoz de la American Red Cross, Jana Sweeny, señaló que no ha habido suficiente interés de los donantes en la crisis del ébola para que la organización ponga en marcha una campaña de mensajes de texto o cree un "botón" especial para el ébola en su página web.

“En otras ocasiones hemos visto una afluencia de llamadas telefónicas y correos electrónicos dirigidos a nuestra línea de información pública sobre cómo pueden ayudar. Pero esta vez simplemente no lo hemos visto”, dijo.

Mientras tanto, Doctors Without Borders (Médicos Sin Fronteras) indicó que no está buscando activamente donaciones para el ébola porque el grupo prefiere donativos sin etiquetar que puedan destinarse a causas donde la necesidad es mayor.

A pesar de que el brote se ha convertido en una creciente crisis de salud pública en los últimos meses, no ha capturado la atención de donantes potenciales como suele ocurrir con los desastres naturales, expuso Kevin Allan, vicepresidente de desarrollo de AmeriCares, una entidad sin fines de lucro que da respuesta a emergencias.

“No tuvo esa repentina conmoción noticiosa como la de un terremoto que azotó a una ciudad y derrumbó edificios”, dijo. “Esa conmoción repentina es la que suele instar a la gente a dar”.

El grupo ha recibido 1 mdd para apoyar su trabajo de respuesta ante el ébola en Sierra Leona y Liberia. Y aunque ha visto un ligero incremento en las donaciones tras los informes del arribo de pacientes a Estados Unidos, no es en “modo alguno comparable a algunas de las grandes catástrofes de los últimos años,” dijo.

Sin embargo, a diferencia de los desastres naturales, los grupos de ayuda afirman que necesitan recaudar más fondos para impedir que la epidemia empeore.

Por ejemplo, el Fondo de Estados Unidos para UNICEF dice que con 57 dólares se puede entregar un kit doméstico con artículos como guantes y cloro para ayudar a proteger a una familia que cuida a una persona con ébola. Mientras tanto cuesta 29,500 dólares operar una unidad de tratamiento de 100 camas durante un mes.

Caryl Stern, directora ejecutivo de dicho Fondo, expresó que la crisis ha sido un “desastre dentro de un desastre”, porque la enfermedad ha golpeado a países pobres con sistemas de salud ya débiles. Muchos hospitales no tienen agua corriente ni camas suficientes, por no hablar de los medicamentos y equipos necesarios para el tratamiento de una enfermedad tan infecciosa.

“¿Cómo puedo cuantificar eso y explicárselo al pueblo estadounidense en la misma forma en que puedo mostrar un edificio que ayer estaba en pie y hoy no?”, se preguntó. Hasta el momento, el fondo ha recibido una aportación muy inferior a los 74.5 mdd que recibió a raíz del terremoto de Haití.

En un discurso en las Naciones Unidas el mes pasado, la presidenta internacional de Médicos Sin Fronteras Joanne Liu dijo que una de las instalaciones de la organización en Liberia apenas abre por sólo treinta minutos cada mañana “para llenar las camas que dejaron libres aquellos que murieron durante la noche”.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Muchos de los enfermos son rechazados, lamentó, obligándolos a regresar a sus hogares donde pueden infectar a su familia y vecinos.

“Los enfermos están desesperados, sus familias y cuidadores están indignados, y los cooperantes están exhaustos”, expuso. “El ébola está ganando”.

Ahora ve
Fiscal general de EU culpa a migración por pandillas y terrorismo en el país
No te pierdas
×