No estamos viviendo otra crisis financiera

La caída del mercado en últimos días es alarmante, pero no se compara a 2008, dice Paul La Monica; por el contrario, asemeja más a una corrección como la de 2011 debido a la debilidad en Europa.
wall street  (Foto: CNN)
Paul R. La Monica
NUEVA YORK (CNNMoney) -

Voy a decirlo con todas las letras: esta caída del mercado bursátil es fea. No es divertida, asusta.

Pero ahora es momento de respirar y serenarse. Ya hemos pasado por esto antes. No es el fin del mundo. Puede que incluso no sea el fin del mercado alcista que hila más de cinco años y medio.

El año 2008 fue diez veces más aterrador que éste. Mucha gente se apresurará a decirme que las turbulencias del mercado registradas en septiembre y octubre son similares a lo que ocurrió en esos dos meses de 2008.

Pero se equivocan garrafalmente. Lo que está pasando ahora ni siquiera se acerca. Es realmente curioso que las personas tengan tan poca memoria. Y no estoy hablando de historia antigua.

En el otoño de 2008, las acciones ya estaban muy por debajo de sus máximos históricos. El mercado financiero se derrumbaba, sin exageración. Lehman Brothers colapsó; Washington Mutual se hundió; AIG por poco no sobrevive. El mercado de crédito dejó de funcionar.

¿Y una caída de 460 puntos en el Dow te ha dado pánico? Por favor…

En el otoño de 2008, el Dow Jones cayó más de 500 puntos en numerosas ocasiones. Y debido a que el mercado estaba mucho más bajo, esos movimientos significaron mucho más sobre una base porcentual.

Hace justamente seis años (el 15 de octubre de 2008 para ser exactos) el Dow cayó 773 puntos. Esa fue una caída de casi el 8% ¡en un solo día!

Lo que vemos hoy se parece más a lo que ocurrió hace tres años. Hasta ahora, este descenso bursátil no es más que un sano (y necesario) retroceso desde máximos récord. Esto se parece más a 2011 que a 2008.

¿Recuerdas 2011? Las acciones tuvieron ese año un candente inicio tras un fuerte 2010. ¿Suena familiar?

El mercado cayó en agosto de 2011 después de que Standard & Poor’s rebajara la calificación crediticia de Estados Unidos. Las acciones siguieron volátiles durante el resto del año y las caídas (sell-off u oleada de ventas) borraron todas las ganancias del mercado.

“En 2008 tuvimos una crisis financiera mundial que habría dado pie a más quiebras bancarias si no efectuamos el plan de rescate TARP. En 2011, tuvimos una corrección real. Pasamos página y seguimos adelante,” explicó John Norris, director gerente de Oakworth Capital Bank. “Tal vez las acciones bajen un poco más. Si podemos terminar el año en terreno ligeramente positivo deberíamos considerarnos afortunados”.

La reciente volatilidad del mercado que estamos experimentando también es semejante a la de 2011. El VIX, uno de los indicadores favoritos de Wall Street para la volatilidad, trepó al nivel 30 el miércoles por primera vez desde… diciembre de 2011.Y para poner esto en contexto, el VIX alcanzó un pico de poco menos de 90 en octubre de 2008.

La corrección de 2011 tampoco fue el fin del mercado alcista. Las acciones se recuperaron en 2012 y en 2013 gozaron de grotescas ganancias. Basta con mirar el gráfico para comprobar su ascenso, aunque concedo que no ha sido una racha lineal.

Aun así, los inversionistas se dejaron arrastrar por una falsa sensación de seguridad el año pasado. Las enormes ganancias del mercado, con muy poca volatilidad, engañaron a todos haciéndoles creer que los mercados nunca volverían a agitarse. Craso error.

Entonces, ¿qué hacer ahora? Norris, por ejemplo, no aconseja a sus clientes hacer cambios importantes en su estrategia de inversión como consecuencia de la volatilidad del mercado. Él aún favorece las acciones de empresas grandes, las que tienen sólidos balances y deberían recuperarse de la reciente volatilidad.

Es muy importante señalar que la caída del mercado de los últimos 45 días tiene poco que ver con eventos tangibles.

¿Se convertirá el ébola en una pandemia global? Es el miedo el que habla. ¿El avance de ISIS cambiará las cosas? Vamos… los inversores han vivido numerosos conflictos en el Medio Oriente.

Sí, la situación económica en Europa es preocupante. Pero este no es el primer viaje del continente a la recesión.

Las correcciones de 2010 y 2011 se debieron en parte a los temores sobre Europa. Así que es natural que otra corrección tenga sus orígenes también en Alemania y Francia.

No son nuevos los temores de una desaceleración europea y de una burbuja inmobiliaria en China. Hasta que el gigante asiático en realidad explote o la ralentización de Europa amenace la salud de la economía estadounidense y los beneficios empresariales, las comparaciones con 2008 no son más que alarmismo temerario.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Si acaso, los inversores a largo plazo deberían estar contentos de que las acciones finalmente frenan su marcha.

“Este no es el momento de vender. Es ahora cuando debes hacer tu lista de compras y empezar a consumir. El mercado de valores es el único negocio donde la gente no quiere comprar cuando las cosas salen a la venta”, comenta Jeffrey Saut, principal estratega de inversiones de Raymond James.

Ahora ve
Diego Luna asegura que los políticos no están representando a los mexicanos
No te pierdas
×