Acumular efectivo, ‘el gran pecado’ de las empresas del S&P

Las firmas no financieras del índice acumulan ganancias de 1.35 bdd en efectivo hasta junio pasado; sin embargo, antes de invertir para generar empleos guardan el dinero o lo regresan a inversores.
dolares  (Foto: iStock by Getty)
Matt Egan
NUEVA YORK -

El combustible para la siguiente etapa de la recuperación económica está literalmente estacionado en el banco.
Las empresas están acumulando efectivo.
En lugar de contratar a trabajadores e invertir en el futuro, están sentadas sobre su dinero o lo regresan a los accionistas. Ninguna de esas estrategias le sirve de mucho a la economía real.
Es un dilema del huevo y la gallina para las empresas, que no ven la suficiente demanda por parte de sus clientes para justificar la inversión en grandes proyectos para el futuro. Pero esa falta de inversión esta frenando la creación de empleo y las alzas salariales necesarias para acelerar el crecimiento económico.
A medida que el mercado de valores y Europa están mostrando síntomas de un resfriado, a mucha gente le gustaría ver a las empresas estadounidenses liberar dinero para poner en marcha a la economía de nuevo.
Hay señales de que los corporativos estadounidenses están recobrando lentamente el coraje necesario para gastar.
“Están comenzando a cambiar”, dijo Russ Koesterich, jefe de estrategia global de inversión en BlackRock. “Con suerte, eso se convertirá en un crecimiento autoreforzado. Las empresas gastan más, eso crea puestos de trabajo y se obtiene este círculo virtuoso”.
Gracias a ganancias récord, las empresas no financieras del S&P 500 estaban asentadas sobre la impresionante cifra de 1.35 billones de dólares en efectivo, según cifras de finales de junio, de acuerdo con FactSet. Eso es un aumento de 7% respecto al año anterior y sólo una fracción por debajo del récord histórico.
Entre las empresas estadounidenses, General Electric cuenta con la mayor parte -una asombrosa cifra de 87,000 millones de dólares (mdd), según FactSet- seguida de cerca por Microsoft y Google.

Economía real vs. Wall Street

Muchas empresas están devolviendo generosas cantidades de beneficios a los accionistas en forma de dividendos y recomprando acciones. Estas distribuciones aumentaron 2.2% en el segundo trimestre a 168,000 mdd, indicó FactSet.
Otro uso popular del efectivo sobrante es desplegarlo para adquirir rivales. Impulsados por el crédito fácil, las empresas están comprándose unas a otras.
En su mayor parte, los inversores no se están quejando.
“Inmediatamente se obtiene provecho de su inversión para los accionistas con recompras, aumentos de dividendos y actividad de M&A (fusiones y adquisiciones por sus siglas en inglés)”, dijo Randy Bateman, jefe de inversiones de Huntington Asset Advisors. “El hecho de que estés construyendo una nueva planta en Oshkosh, Wisconsin, no suele estimular ese nivel de intriga entre los inversores”.
Pero el crecimiento a largo plazo tiende a aparecer cuando las empresas invierten en nuevas ideas, nuevos productos o más personas. Es por eso que algunos, entre ellos el magnate mexicano de las telecomunicaciones Carlos Slim, han expresado su preocupación de que las empresas estén cavando su propia tumba al no invertir en el futuro.
“Las tasas de interés bajas son una gran oportunidad para la inversión. Pero el tema es que este dinero debe ir hacia la economía real, no hacia economía financiera”, dijo recientemente Slim, el hombre más rico del mundo, a CNNMoney.

Luces de esperanza

Los gastos de capital, por fin podrían ponerse de moda.
El Gobierno de Estados Unidos recientemente elevó su estimación de crecimiento del PIB en el segundo trimestre a un saludable 4.6%, en parte gracias a la fuerte reinversión. Los gastos de capital saltaron casi 10% en el último año.
“Podríamos estar entrando en un punto adecuado para el gasto de capital corporativo”, escribió Kristina Hooper, jefe de estrategia de Estados Unidos en Allianz, en una nota. “La economía está mejorando lo suficiente como para dar a los ejecutivos corporativos la confianza que les faltaba en los últimos años para invertir en sus negocios”.
Incluso los ejecutivos que no están seguros podrían ver forzada su acción por el hecho de que las fábricas y la maquinaria no pueden durar para siempre. Eventualmente, estos sistemas se vuelven obsoletos y pueden empezar a afectar el balance general.

Los titanes de la tecnología pueden capitalizar

Por supuesto, está lejos de ser una apuesta segura que las empresas estén listas para finalmente abrir sus arcas para gastar en el futuro. Esas esperanzas podrían ser frustradas por un mayor deterioro del crecimiento mundial, una conmoción geopolítica, la crisis del ébola o más turbulencias en el mercado de valores.
Pero la inversión de capital es la forma más deseable de crecimiento para la economía y el mercado de valores de Estados Unidos, ya que impulsaría la demanda real de los consumidores.
“El crecimiento impulsado por la inversión de capital sería más estable y, de acuerdo con muchos, más saludable que la deuda o el crecimiento impulsado por el apalancamiento o incluso el crecimiento impulsado por el consumo”, dijo Stephen Wood, estratega en jefe de mercado de Russell Investments.
Entonces, ¿qué deberían hacer los inversores si esta previsión alcista se convierte en una realidad? Una estrategia obvia es observar más de cerca a las empresas que venden productos y servicios a otras empresas.
“Un regreso a un entorno de gasto de capital más sólido podría beneficiar a las empresas de tecnología, en particular a las orientadas a la inversión empresarial”, escribió Koesterich de BlackRock en una nota.

Ahora ve
México es la cuna de la nochebuena, la flor de la Navidad
No te pierdas
×