¿Qué hará Wall Street sin el estímulo de la Fed?

Esta semana el Banco Central de EU anunciará el término de la ayuda extraordinaria a la economía; ahora el debate se centra en la fecha en que la Fed elevará el costo del dinero.
yellen  (Foto: CNN)
Jesse Solomon
NUEVA YORK -

Incluso en este mercado alcista, todas las cosas buenas deben llegar a su fin.
Se espera que esta semana la Reserva Federal cierre un capítulo en la historia y anuncie la conclusión de su programa de estímulo masivo. Conocido como flexibilización cuantitativa, al programa se le atribuye ampliamente haber conducido de vuelta a los inversores hacia las acciones durante las secuelas de la crisis financiera.
“Creo que en cierta medida la flexibilización cuantitativa ha proporcionado una garantía a los inversores, la cual los ha mantenido optimistas”, dijo Bruce McCain, estratega en jefe de inversiones de Key Private Bank en Cleveland, Ohio. “Ahora tendremos que ver si los inversores pueden pedalear sin rueditas de entrenamiento”.
Aunque ha habido algunos comentarios en Wall Street acerca de que la Fed podría retrasar el vencimiento del estímulo debido a las preocupaciones sobre el débil crecimiento y la peligrosamente baja inflación en el extranjero, la mayoría de los analistas prevén que el Banco Central detenga sus compras de bonos el próximo mes como fue señalado anteriormente por la presidenta Janet Yellen.
“Ella no ha titubeado, todo lo que dice que va a hacer, lo ha hecho”, declaró JJ Kinahan, estratega en jefe de TD Ameritrade, acerca de Yellen. “Su trabajo no es hacer que el mercado de valores suba. Es mantener la economía estable, y en su opinión la economía es lo suficientemente fuerte”.
Además está la cuestión de las tasas de interés. Hace aproximadamente un mes, los inversores estaban tratando desesperadamente de adivinar cuándo elevaría la Fed la tasa de interés clave, que ha estado cerca de cero desde la recesión.
Pero ahora, los temores sobre el débil crecimiento económico y de la inflación en todo el mundo han conducido a la convicción en Wall Street de que las tasas se mantendrán bajas en el futuro previsible. La mayoría de los inversores creen que la primera alza de tasas no se producirá antes de junio de 2015, y un buen grupo está apostando a que ello no sucederá sino hasta finales del año próximo o más tarde.
Por supuesto, la Fed no es el único foco de atención esta semana.
Las ganancias siguen siendo una prioridad en la mente de los inversores, a medida que tratan de medir cómo le está yendo a las empresas estadounidenses.
Al llegar a la temporada de resultados, había ansiedad en algunos rincones del mercado de que la desaceleración en Europa pudiera reverberar entre las empresas estadounidenses multinacionales que obtienen una buena parte de sus ganancias en el extranjero.
Hasta ahora, sin embargo, esos temores aún no se han materializado.
Caterpillar y 3M Company, dos componentes del Dow considerados referentes de la economía por sus vínculos con los sectores industriales de la construcción global, reportaron resultados estelares la semana pasada y elevaron su perspectiva para el resto del año.
En cuanto a las empresas que no se han desempeñado tan bien, como McDonald's, Coca-Cola e IBM, Kinahan cree que sus problemas son específicos a sus situaciones individuales en lugar de estar relacionados con la economía en su conjunto.
Y señaló que los presidentes ejecutivos han sonado confiados en sus conferencias de reporte trimestral. “Ven a Norteamérica, en particular a Estados Unidos, como capaz de mantenerse y con suerte, capaz de ayudar al resto del mundo a comenzar a crecer”, dijo.
Ah, ¿y qué pasa con el ébola? La mayoría de los observadores del mercado dicen que no debemos temer, a pesar de que el primer caso del virus ha sido confirmado en Nueva York y la enfermedad asustó a los mercados hace unas semanas.
Por el contrario, McCain siente que el nerviosismo inicial de los inversionistas tenía menos que ver con el ébola en sí mismo y más acerca con el malestar general en un mercado que no se había tomado un respiro en bastante tiempo.
“Existe ese tono de cautela que nos hace más vulnerables a los sustos por el ébola o por ISIS”, aseveró. “Pero no tiene mucho que ver con la situación económica”.

Ahora ve
Los 10 escándalos de empresas en México durante el 2017
No te pierdas
×