El rublo ruso, en caída libre

La moneda ha caído un 30% desde inicios de año, tocado mínimos históricos frente al dólar; el Banco Central puede estabilizar el rublo elevando las tasas, con riesgo de depresión económica.
rublo  (Foto: Getty)
Alanna Petroff
LONDRES (CNNMoney) -

El presidente ruso, Vladimir Putin, podría estar enfrentando una crisis monetaria en toda regla.

El rublo ha tocado mínimos históricos frente al dólar tras haber caído un 30% desde el comienzo del año.

Tan solo esta semana la moneda se hundió un 10%, después de que el Banco Central de Rusia anunciara que reduciría su apoyo a la moneda, permitiendo que cotice más libremente.

“Siempre hubo la probabilidad de que el rublo cayera a consecuencia de la decisión que tomó el Banco Central esta semana”, dijo Neil Shearing, principal economista de mercados emergentes de Capital Economics. “Pero la magnitud de la caída seguramente hizo sonar las campanas de alarma entre las autoridades”.

La presión sobre Putin está aumentando toda vez que el desplome de los precios del petróleo, las sanciones derivadas de su enfrentamiento con Occidente y las continuas tensiones con Ucrania pesan grandemente sobre la moneda.

La dramática devaluación de este año crea problemas para los consumidores y las empresas rusas, ya que se vuelve mucho más caro importar bienes y pagar las deudas denominadas en moneda extranjera.

La inflación en el país galopa muy por encima del 8%, y el Banco Central advirtió que no espera que las perspectivas de los precios mejoren de manera significativa en el corto plazo.

La entidad ha elevado las tasas de interés durante todo el año -la más reciente se dio la semana pasada, cuando subió la tasa referencial a 9.5% desde el 8%- pero con pocos resultados.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

“Tenemos la sospecha de que puede necesitarse otro gran aumento en las tasas de interés para estabilizar el rublo”, apuntó Shearing, añadiendo que las tasas quizás tengan que subir a un 12%.

Una variación de esa magnitud deprimiría aún más a la estancada economía rusa, y por sí sola tal vez no sea suficiente. El Banco Central podría verse obligado a gastar miles de millones de dólares más de sus reservas para comprar rublos.

Ahora ve
La Cumbre de la OMC terminó prácticamente sin acuerdos en Buenos Aires
No te pierdas
×