3 razones para esperar una aumento salarial en EU

El desempleo ha disminuido y la apreciación de sueldos podría comenzar el próximo año; el incremento podría ser de 2.5%, aún por debajo del registrado antes de la crisis financiera.
NUEVA YORK -

Los trabajadores estadounidenses deberían sentirse mejor que nunca desde el inicio de la Gran Recesión. El desempleo está en su nivel más bajo desde 2008.

Sin embargo, aunque los empleos han regresado los salarios se han mantenido relativamente estancados, al elevarse sólo 2% en el último año. Puede que más personas hayan conseguido trabajo, pero un sentido de “simplemente ir sobreviviendo” sigue impregnado en la mentalidad nacional.

Por suerte, es casi seguro que 2015 marcará el comienzo de un crecimiento salarial muy necesario para los trabajadores estadounidenses. Prevemos que el aumento del próximo año se acercará al 2.5% para finales de año. Eso está muy por debajo de la tasa de 3.5% máxima registrada antes de la crisis, pero es un paso adelante desde los lentos aumentos salariales que hemos visto durante la mayor parte de la recuperación.

Estas son tres razones por la que es probable que los salarios aumenten el próximo año:

1. La gente está encontrando empleos

El desempleo a corto plazo, que lleva un registro de los trabajadores que están fuera del mercado laboral durante seis meses o menos, está en su punto más bajo desde el inicio de la recesión. Esto muestra un mercado fuerte para los trabajadores que llegan con habilidades inmediatamente disponibles y, a menudo puede exigir salarios más altos.

Los modelos económicos convencionales suelen utilizar la tasa total de desempleo en Estados Unidos (en la actualidad de 5.8%) como medida de la limitación del mercado laboral. Sin embargo, el desempleo de larga duración constituye una gran proporción de la tasa de desempleo general. Con menores oportunidades de empleo y una mayor probabilidad de salir de la fuerza laboral por completo, los desempleados a largo plazo tienen menos influencia sobre los salarios, lo cual significa que el desempleo global podría ser menos preciso como indicador de aumentos salariales.

No me malinterpreten, el desempleo de larga duración y la tasa total son fundamentales para medir la salud general del mercado laboral. Pero la caída del desempleo a corto plazo es una señal positiva para los salarios.

2. Los trabajadores se sienten lo suficientemente seguros como para renunciar

La llamada “tasa de renuncia” ha tocado su nivel más alto en seis años, según la encuesta de ofertas de trabajo y fuerza laboral de la Oficina de Estadísticas Laborales de Estados Unidos.

Los trabajadores que comienzan a evitar empleos son algo bueno para la apreciación de los salarios. Indica que la fuerza de trabajo se siente confiada en que puede renunciar para buscar nuevos empleos con salarios potencialmente más altos.

3. Los costos laborales están subiendo

Los costos laborales estadounidenses de los empleadores están en alza, y eso es otra señal de que la paga a los trabajadores finalmente podría romper su patrón postrecesión de lento crecimiento.

El Índice de Costo de Empleo (ECI, por sus siglas en inglés), una medida amplia de los gastos salariales y de prestaciones sociales, se elevó un total desestacionalizado de 0.7% en el segundo y tercer trimestre, en comparación con 0.3% en el primer trimestre. Al principio de la recuperación, gran parte de la ganancia total del ECI se debía a un salto en las ganancias. Esta vez los sueldos y salarios, que representan aproximadamente el 70% de los costos de compensación, subieron 0.8%.

Dicho todo esto, la noticia sobre el crecimiento salarial no será buena para todos. Aunque ciertos trabajos requieren salarios más y más altos, un gran número de trabajadores estadounidenses no están observando ningún, o muy poco, crecimiento salarial.

Es más, aunque los desempleados a corto plazo están encontrando empleo, muchos de los desempleados a largo plazo a menudo permanecen sin trabajo, o abandonan el mercado laboral por completo, en última instancia, para terminar como víctimas de la Gran Recesión.

Sin embargo, después de cinco años de un nivel de desempleo relativamente alto y un estancamiento de los salarios, estos indicadores podrían ayudar a evitar que Estados Unidos vuelva a caer en la debilidad de una dura recesión como sucede en Europa.

Si los salarios más altos se afianzan, los trabajadores podrían empezar a gastar más, lo cual significa que las empresas se sentirán más dispuestas a contratar, y un ciclo positivo podría sobrevenir.

Si este escenario se desarrolla, es posible que finalmente sea el momento de entrar en la oficina de tu jefe y preguntar: “¿Qué pasa con ese aumento?”.

Beth Ann Bovino es Economista en jefe para Estados Unidos de S&P Ratings.

Ahora ve
Así bromearon Barack Obama y el príncipe Enrique durante una entrevista
No te pierdas
×