Los precios del petróleo caen, ¿y a mi qué?

El descenso beneficia a quienes viven en la frontera con EU, pues eligen dónde comprar gasolina; las ventajas serán más tangibles una vez que se liberen los precios del combustible.
gasolina 3  (Foto: Getty)
Karina Hernández
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Gasolina más barata para quienes viven en la frontera con Estados Unidos y menor inflación son algunos efectos que podrían sentir los mexicanos por la caída de los precios internacionales del petróleo, según especialistas.

“Los mexicanos que viven en la frontera pueden practicar el arbitraje, esto es, que si la gasolina está más barata del lado norteamericano pueden cargar gasolina ahí, pero los que vivimos en la Ciudad de México no podemos hacer eso”, dijo el socio de la consultora especializada Marcos y Asociados, Luis Miguel Labardini.

El descenso de 30% en los precios internacionales del petróleo desde junio pasado permite a los estadounidenses comprar gasolina a menos de 3 dólares por galón. De acuerdo con la Agencia Internacional de Energía de los Estados Unidos (EIA, por sus siglas en inglés). La gasolina ronda los 2.82 dólares por galón.

Sin embargo, este beneficio no se pueden aplicar en México, donde el Gobierno federal fija el costo de los combustibles Magna, Premium y diesel.

“El precio de la gasolina en México no responde al precio del precio del barril, porque la Secretaría de Hacienda lo ha determinado conforme a criterios no necesariamente transparentes. En teoría debería estar bajando la gasolina, pero no ha bajado porque no es sensible a los precios del barril”, explicó la investigadora del Centro de Investigación y Docencias Económicas (CIDE), Miriam Grunstein.

En 2015 terminarán los "gasolinazos" pero los precios se ajustarán de acuerdo con la inflación esperada salvo cuando haya "fluctuaciones abruptas", de acuerdo con los criterios de política económica para 2015 de la Secretaría de Hacienda.

Dos años después, Hacienda dejará de establecer los precios, por lo que los consumidores podrían pagar el costo real de los combustibles y tienen la posibilidad de pagar menos siempre y cuando el barril no suba.

“Aunque una vez que se liberen los precios también nos vamos a tener que acostumbrar a que las gasolinas vayan cambiando con frecuencia de acuerdo con el mercado”, agregó Labardini.

Otro de los beneficios de que baje el precio del petróleo es que podría haber una menor presión inflacionaria, lo que podría ayudar los bolsillos de los mexicanos.

“Habría menores presiones inflacionarias para todos los productos que están involucrados con el combustible (petróleo), la gasolina y los dieseles, particularmente el diesel que se utiliza para el transporte”, señala el experto.

En 2013, la Secretaría de Hacienda aplicó un aumento de 11 centavos mensual a las gasolinas, que generó un impacto adicional de entre 1 y 1.5 puntos porcentuales sobre la inflación en México, según un estimado de ese año del director para América Latina de Moody´s Analytics, Alfredo Coutiño.

En lo que va de 2014, la Magna ha subido 1.09 pesos (9.0%), la Premium 1.31 pesos (10.3%) y el Diesel 1.34 pesos (10.7%).

Otro de los beneficios de un petróleo más barato es que puede hacer más competitivas a las exportaciones mexicanas, uno de los principales motores de la economía nacional.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

“Por los costos de logística, el que un producto mexicano llegue a territorio americano es más barato si es transportado por carretera, en realidad lo que pasaría es que productos más competitivos ampliarían la productividad en México y aumentarían la producción manufacturera”, señaló Labardini.

Sin embargo, Luis Foncerrada, director del Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP), dijo al diario Reforma que la diferencia de precios de combustible entre México y otros países como Estados Unidos podría afectar a la competitividad manufacturera del país.

Ahora ve
Te decimos lo que debes saber del Xbox One X
No te pierdas
×