Los petroprecios arrinconan a la Fed

Mientras el mercado laboral estadounidense mejora, el Banco Central enfrenta una nueva preocupación; analistas esperan que admita la influencia de los bajos precios del petroleo sobre la inflación.
petroleo dolares  (Foto: Getty)
Paul R. La Monica
NUEVA YORK -

Durante meses, la Reserva Federal ha estado obsesionada con los empleos, empleos, empleos. ¿Es la contratación lo suficientemente fuerte en Estados Unidos? Y, ¿qué pasa con los salarios? Pero ahora hay otro comodín en las cartas a medida que la Fed considera cuando subir las tasas de interés: el petróleo.
El mercado de valores acaba de sufrir su peor semana en años junto con una dramática caída en los precios del petróleo. Así que, los inversionistas y los economistas se preguntan si la entidad discutirá (o debe discutir) el impacto que pueden tener los menores precios de energía en sus previsiones sobre la inflación.
“¿Ese elefante blanco conocido como petróleo? ¿Habrá alguien que lo haya notado? Sí. Será notado. La Fed tendrá que hacerle frente. Tiene que ser proactiva”, dijo Dorothy Weaver, presidenta ejecutiva de Collins Capital y expresidenta de la división de Miami del Banco de la Reserva Federal de Atlanta.
El Banco se reúne esta semana y emitirá una declaración política formal el miércoles. Los operadores estarán atentos para ver si la Reserva Federal finalmente abandona el uso del término “un tiempo considerable” de su comunicado, un lenguaje usado para describir el tiempo que cree que debería mantener las tasas de interés cerca de cero.
Weaver piensa que el Banco Central tendrá que hablar de cómo el petróleo puede ser un factor que está manteniendo la inflación relativamente baja, ya sea en su declaración o durante la conferencia de prensa de la presidenta de la entidad, Janet Yellen. Eso es importante porque la inflación es un factor clave que la Reserva observa a la hora de tomar decisiones. El otro es el mercado laboral.

Es hora de elevar las tasas

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

A medida que la tasa de desempleo sigue bajando y la economía añadió empleos este año al mejor ritmo desde 1999, la Fed debería sentirse cómoda elevando finalmente las tasas en algún momento de 2015. Éstas han estado cerca de cero desde diciembre de 2008.
La falta de inflación tiene que ser una preocupación demasiado grande. La entidad tiene dos tareas o mandatos oficiales: tratar de maximizar el empleo y mantener los precios estables.
Si los precios del petróleo siguen cayendo y los precios de otros bienes siguen esa tendencia, eso podría ser una señal de un debilitamiento de la economía y de deflación. Los aumentos en las tasas de interés no serían una gran idea si la economía sigue siendo frágil.

El susto del petróleo

Por eso, Weaver piensa que la Fed continuará indicando que cualquier cambio en las políticas dependerá de los datos, no del calendario.
“Yellen querrá mantener sus opciones abiertas”, dijo. “Las personas están asustadas y nerviosas ahora mismo. Cualquier cosa puede ser un punto de inflexión para el mercado y la Fed no quiere ser ese punto de inflexión”.
Quincy Krosby, un estratega de mercado de Prudential Financial, dijo que la Fed debería mostrar más preocupación por lo que está pasando con el petróleo.
Dos funcionarios clave de la Fed dijeron a principios de este mes que la caída en los precios de la energía era algo bueno, ya que debe ayudar a elevar el gasto del consumidor. Pero luego de que los precios se han hundido más desde entonces, Krosby dijo que podrían tener que reevaluar ese argumento.
“Es posible ver cómo el petróleo a precios más bajos ayuda a la economía estadounidense, pero esta no es una ecuación que sea igual en ambos sentidos. Podría ser una señal de debilidad en Europa, China y Japón. Además, se empieza a oír hablar acerca de recortes de empleos domésticos en la industria de la energía”, dijo.
Los inversores en bonos parecen estar apostando a que la Fed mantendrá la cautela. Eso se debe probablemente, en parte, a lo que está pasando con el petróleo. El rendimiento del bono del Tesoro estadounidense a 10 años actualmente es del 2.12%, no muy lejos del punto más bajo del año de 1.87%.
Si el mercado de bonos esperara que las tasas se elevaran más temprano que tarde, los inversores estarían más dispuestos a vender bonos y a impulsar aún más sus rendimientos.
“Uno de los objetivos de la Fed es mantener la inflación bajo control. No hay inflación. Por eso creo que los rendimientos de los bonos seguirán cayendo”, dijo Brian Needleman, jefe de inversiones de Cornerstone Financial Partners.

Ahora ve
¿Quién pagará los honorarios de los abogados de ‘El Chapo’?
No te pierdas
×