La guerra de divisas se intensifica

La depreciación de varias monedas comienza a causar estragos en algunas compañías; los estímulos monetarios pueden generar mayores desequilibrios cambiarios, advierten expertos.
monedas  (Foto: Getty)

Sí, la economía mundial vive una guerra de divisas. Las políticas monetarias expansivas implementadas tanto por Japón y ahora por la zona euro han fortalecido aún más al dólar, con lo que pueden conseguir una depreciación competitiva para apuntalar a sus exportaciones.

Parece que la receta para aliviar los males económicos comienza a generalizarse al depreciar las divisas para alentar las exportaciones. Apenas ayer miércoles Singapur redujo su tasa de interés de referencia con lo que frenó la apreciación de su moneda que cayó a mínimos de cuatro años ante el dólar estadounidense.  

“Estamos viendo realmente una guerra de divisas y todo mundo lo esta haciendo. No tengo idea en dónde va a parar. Estamos en un mundo peligrosamente desanclado", dijo el presidente del Comité de Revisión de la OCDE, William White, en una entrevista al diario británico The Telegraph.

El mercado de divisas mundial ve un alto grado de volatilidad ante las medidas de los bancos centrales en un intento por generar crecimiento. "Estamos en guerra de divisas. La opinión predominante es que la manera fácil de estimular el crecimiento económico es tener una moneda baja", coincidió el presidente de Goldman Sachs, Gary Cohn, la semana pasada en su participación en el Foro Económico Mundial en Davos.

En una guerra de divisas las autoridades monetarias deprecian a las monedas locales, con lo que consiguen que sus economías sean más competitivas mediante el impulso de las exportaciones. Estos ajustes no son deseables ya que esta medida artificial puede representar en el mediano plazo problema para algunos agentes económicos.

"El principal objetivo de los estímulos monetarios es salvarse de una deflación. La depreciación no es su principal objetivo pero sí genera un desequilibrio cambiario", comentó en entrevista el director de análisis económico de CI Banco, Jorge Gordillo.

¿Qué hay de malo?

Si bien con una moneda depreciada ante el dólar se consigue dinamizar en algunos casos las exportaciones, lo cierto es que la fortaleza de la divisa estadounidense puede generar que las ventas al exterior se vuelvan más caras y difíciles de vender.

Un dólar más fuerte puede dañar a las empresas que hacen gran parte de su negocio en el exterior debido a que las ventas en otros países se traducen en menos dólares.

“Se hace más barato exportar y ayuda a impulsar a la economía pero encare las importaciones (…) Si la Fed acelera las medidas de su política monetaria se puede perder el control de las monedas”, comentó en entrevista el director de operaciones de CM Derivados, Julio Chauvet.

Por ejemplos, el martes pasado la transnacional P&G reportó una caída de 31% anual en las ganancias del segundo trimestre debido a la apreciación del dólar.  Adicionalmente Pfizer recortó su guía de resultados para 2015 ya que espera un impacto negativo de 3,500 millones de dólares (mdd) debido a pérdidas de 2,800 mdd por la debilidad de prácticamente todas las divisas frente al billete verde.

En este escenario el consenso del mercado prevé que en el corto plazo el euro se deprecie hasta alcanzar la paridad uno a uno con el dólar, algo que no se veía desde hace cerca de 15 años. "No falta mucho para esto, tal vez en las siguente semanas veamos un dólar por euro, pero rebotaría al 1.10", pronostica Chauvet.

Por lo pronto se espera que países como España y Portugal puedan beneficiarse de un euro más barato, sin embargo, Jorge Gordillo advirtió que la volatilidad cambiaria puede regresar antes de lo pensado.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"Mal acostumbraron a los inversionistas (con inyecciones de liquidez) y se apreciaron monedas que no tenían fundamentales. Una vez que acabe el trimestre vamos a ver toma de utilidades y volatilidad en los tipos de cambio", advirtió Gordillo.

El experto no descarta que en el mediano plazo el peso mexicano vuelva a ver niveles de hasta 15 unidades por dólar en medio de los desequilibrios cambiarios.  

Ahora ve
Donald Trump despide a Steve Bannon, su estratega en jefe
No te pierdas
×