Estados Unidos discutirá su deuda en medio de la tormenta

El drama fiscal podría calentarse de cara a una fecha límite para refinanciar al Gobierno en otoño; esta discusión se une a otros debates que debe realizar el Congreso hacia finales de septiembre.
obama  (Foto: CNN)

¿Recuerdas el techo de la deuda? Sí, eso: nada más que problemas políticos. El Congreso estadounidense podría tener que lidiar con él nuevamente este año. La pregunta es cuándo exactamente.

Se había pensado que el Congreso tendría que levantar o suspender el techo de la deuda en el verano. Pero el ingreso fiscal federal ha comenzado a mejorar recientemente; y eso comprará más tiempo a los legisladores antes de tener que actuar sobre el techo de la deuda. La Oficina de Presupuesto del Congreso (CBO, por sus siglas en inglés) estima ahora que el Congreso no tendrá que lidiar con ello hasta septiembre u octubre.

Y eso podría sembrar problemas.

Esto se debe a que la fecha límite sobre el techo de la deuda choca con otra obligación principal de los legisladores este otoño: aprobar una ley de gastos para el comienzo del siguiente ejercicio fiscal del primero de octubre o arriesgarse a un cierre del Gobierno.

Y muchos observadores dicen que este debate sobre el gasto en otoño podría ser especialmente complicado por diferencias partidistas sobre los topes de gastos automáticos requeridos bajo lo que se conoce como el secuestro.

Si piensas que la lucha de esta semana sobre el financiamiento de la Seguridad Interna exhibe la disfunción de Washington, imagina las posibilidades de una posible colisión de tres vías: el techo de la deuda + la fecha límite de financiamiento del primero de octubre + el secuestro.

La fusión de estos factores en septiembre “podría ser una mezcla tóxica”, dijo Corey Boles, analista senior de Estados Unidos para el Eurasia Group, en una nota de investigación. “Habrá, sin duda, voces en el Partido Republicano que busquen un momento de máxima influencia sobre el presidente saliente, que tiene cada vez menos poder”.

El presidente Obama ha dicho que no negociará sobre el techo de la deuda. Al mismo tiempo, el líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, y el presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, “han apostado su reputación a evitar un cierre o una crisis por impago”, dijo Greg Valliere, estratega político del Potomac Research Group, en su correo electrónico diario.

Pero podrían encontrar una dura resistencia por parte de algunos republicanos. El senador Rob Portman, por ejemplo, ha introducido un proyecto de ley que requeriría que cualquier aumento en el techo de la deuda sea compensado por una cantidad igual de recortes de gastos en la próxima década.

El problema es que el Congreso ya ha hecho todos los recortes relativamente fáciles. Así que solo restan los difíciles.

Si los legisladores quieren elevar el techo de la deuda lo suficiente como para mantener al Tesoro hasta la elección de 2016, es posible que necesiten llegar a los 600,000 millones de dólares o más en recortes.

Y eso podría significar recortar programas de prestaciones como el Seguro Social y Medicare; algo que la “mayoría de los políticos preferirían evitar hasta después de las elecciones de 2016”, dijo Valliere.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

En este punto, el supuesto es que McConnell y Boehner lograrán evitar un cierre del gobierno y la crisis del techo de la deuda en otoño.

Pero eso podría no ocurrir sino hasta la última hora. El Congreso podría simplemente aprobar otra ley de financiamiento de corto plazo conocida como una resolución continua para mantener al gobierno abierto y suspender el techo de la deuda... otra vez.

Ahora ve
Donald Trump hizo, durante el eclipse, lo que no se debe de hacer
No te pierdas
×