La caída del yuan pone a temblar a China

La moneda china ha perdido casi 1% frente al dólar en los últimos dos meses, y 2.5% el año pasado; una fuerte depreciación causaría fuga de capitales y afectaría a los mercados de bienes y deuda.
yuan  (Foto: Getty)
Sophia Yan
HONG KONG (CNNMoney) -

Durante años, China ha evitado que su moneda se fortalezca demasiado frente al dólar. Ahora, puede ser que necesite detener una caída en el valor del yuan para evitar la tensión en el sistema financiero del país.

Una fuerte depreciación podría provocar que más dinero salga del país, afectando a los mercados nacionales de bienes y deuda. También podría dificultar a las empresas chinas pagar su deuda en dólares estadounidenses.

El yuan -o renminbi- ha perdido casi 1% frente al dólar en los últimos dos meses, después de caer 2.5% el año pasado, y los inversores están perdiendo la fe en un rebote.

Los inversores preocupados sacaron inicialmente su dinero de China a causa de las pobres perspectivas de crecimiento económico, lo cual condujo a una depreciación monetaria. Pero las dos tendencias están vinculadas, según la economista de RBS Tiffany Qiu, quien dijo que “la depreciación monetaria masiva de nuevo podría haber causado una mayor salida de capitales”.

Los expertos dicen que la volatilidad de la moneda y la fuga de capitales se encuentran entre los muchos riesgos que China enfrenta a medida que reforma su sistema financiero y se integra a la economía mundial.

Dar a los mercados un papel más importante hace que sea más difícil mantener un estricto control sobre el dinero que entra y sale del país. Y promover el yuan como moneda global significa que el Gobierno debe acostumbrarse a más fluctuaciones en su valor.

Todos los ojos estarán puestos en el Gobierno esta semana, cuando dé a conocer su agenda económica.

Históricamente, China ha mantenido un estricto control sobre el yuan. Los tipos de cambio favorables han contribuido a impulsar las exportaciones y la manufactura, y han generado acusaciones procedentes de Estados Unidos de que la moneda ha sido mantenida artificialmente baja.

Sin embargo, Pekín ha comenzado a aflojar su control; en marzo pasado, el banco central duplicó el rango de cotización permitida para el yuan.

Desde entonces, la moneda ha caído en gran parte a medida que se han extendido las preocupaciones sobre la desaceleración del crecimiento económico.

Esas preocupaciones, y los menguantes precios de los bienes raíces, significan que los inversores “podrían haber acelerado su diversificación de activos en activos extranjeros”, escribió Donna Kwok, economista de UBS, en una nota de investigación.

La inversión inmobiliaria en el extranjero por parte de los chinos, por ejemplo, se ha disparado en principales ciudades como Londres.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Kwok espera que el yuan pierda más valor este año, pero dice que no sufrirá una caída pronunciada. La fuga de capitales continuará también, aunque no a un ritmo que vaya a alarmar a los responsables políticos por el momento. El enorme superávit comercial de China y las reservas de divisas masivas proporcionan un colchón saludable.

Pero si la situación persiste, los economistas esperan que el banco central utilice una variedad de herramientas para mantener suficiente efectivo fluyendo a través del sistema financiero, incluyendo movimientos que permitirían a los bancos tener menos dinero en reserva.

Ahora ve
“Un componente racial” dificulta la renegociación del TLCAN, considera Krugman
No te pierdas
×