Las alarmas de la deflación se encienden en China

El Banco Central del país recortó las tasas de interés para evitar una rápida caída de los precios; los economistas temen un ciclo deflacionario global ahora que las tasas están en niveles bajos.
china  (Foto: Getty)
Charles Riley
NUEVA YORK (CNNMoney) -

El espectro de la deflación se ha asentado sobre vastas extensiones de la economía global, obligando a países grandes y pequeños a evaluar los riesgos de una caída en los precios.

Las principales economías como Japón, Alemania, Reino Unido y Estados Unidos están experimentando una inflación ultrabaja o rotundas disminuciones de precios. Los mercados emergentes como Tailandia están bajo presión. La deflación es generalizada en toda Europa, y los precios han estado cayendo desde hace años en puntos conflictivos como Grecia.

Ahora, la alarma se ha extendido a China. El Banco Popular de China recortó las tasas de interés el fin de semana para evitar que los precios se debiliten demasiado rápido.

“(El Banco Central) claramente se ha preocupado más por la presión deflacionaria en las últimas semanas”, dijo Tao Wang, de UBS. La inflación está operando ahora en 0.8% en el país, un mínimo de cinco años.

¿Qué hay de malo en pagar menos por las cosas? Los consumidores tienen razón en celebrarlo; siempre y cuando su país esté viviendo una “buena deflación”. En los lugares donde las bajas de precios han sido impulsadas por la caída de la energía, por ejemplo, la gente puede ahorrar un poco más o gastar un poco más.

Los avances tecnológicos también pueden dar lugar a reducciones de precios. Los televisores de TV de pantalla plana o las cámaras, por ejemplo, son mucho más baratas ahora que hace apenas unos años. Por el mismo precio, los clientes consiguen productos mucho mejores.

Pero los economistas están preocupados por algo más peligroso: la perspectiva de que un ciclo deflacionario dañino pueda desarrollarse en un momento en que los bancos centrales se están quedando sin maneras de responder.

Si los hogares y las empresas esperan que los precios se mantengan deprimidos por un largo periodo, podrían posponer el gasto y la inversión, lo cual provocaría una espiral a la baja en la actividad económica y los precios. La deflación también dificulta a los países pagar deudas, y puede forzar a las economías débiles a recortar los salarios para competir a nivel mundial.

Los bancos centrales suelen combatir este ciclo recortando las tasas de interés y buscando otras medidas de estímulo. Pero muchos ya han recortado las tasas al mínimo posible en su intento de recuperarse de la crisis financiera mundial.

En Europa, los inversores están tan nerviosos que esencialmente están pagando por el privilegio de prestar dinero. La idea es que si la deflación se afianza, los bonos del Gobierno con rendimientos negativos podrían ser una apuesta más segura que otros activos.

El Banco Central Europeo está a punto de empezar a comprar 60,000 millones de euros de bonos al mes, y eso ha presionado hacia abajo los rendimientos. El Banco espera alentar a las entidades financieras y a los inversionistas a buscar mayores rendimientos en otros lugares, al prestar o invertir en empresas.

No existe una panacea: las autoridades en Europa, por ejemplo, se enfrentan a problemas interconectados, pero las recetas de política antideflación varían de país a país.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Sin embargo, el problema ahora está totalmente de frente a la agenda global.

“La política monetaria tiene un efecto limitado en un entorno deflacionario grave”, escribió Scott Wren, un estratega de renta variable de Wells Fargo, el mes pasado. “Incluso con las tasas de interés prácticamente en cero, la demanda de crédito no es tan robusta, como numerosos bancos centrales de todo el mundo están ahora descubriendo”.

Ahora ve
Autoridades hallan fosa clandestina en las afueras de Tijuana
No te pierdas
×