El superdólar arrastra a los países emergentes

México, Brasil e Indonesia son algunos de los mercados que padecen la fortaleza del billete verde; la debilidad de sus monedas afecta a las inversiones y las exportaciones.
dolares_RE  (Foto: CNN)
Patrick Gillespie
NUEVA YORK (CNNMoney) -

El dólar estadounidense está acosando a los niños pequeños: los mercados emergentes.

La rápida recuperación del dólar -la más rápida en 40 años- es ideal para el viajero estadounidense, pero es dolorosa para muchos países extranjeros y para las grandes empresas que operan en el extranjero. Es posible que los países emergentes estén siendo los más afectados por ello.

“Los mercados emergentes están sintiendo el embate del dólar”, dice Jeff Layman, presidente de inversiones de BKD Wealth Advisors en St. Louis. “Están siendo golpeados desde varias direcciones distintas”.

Además de los problemas de divisas, los países en desarrollo también se enfrentan a problemas políticos, los temores de un alza en las tasas de la Reserva Federal y el colapso de las materias primas.

El resultado es que los inversores están escapando. Solamente invirtieron 16,000 millones de dólares en acciones y bonos de mercados emergentes en marzo, según el Institute of International Finance. Desde 2010, los mercados emergentes han tenido un promedio mucho mayor que eso, de alrededor de 22,000 millones de dólares por mes.

El valor decreciente del dinero emergente

Las monedas de los mercados emergentes no pueden mantenerse al día con la velocidad del dólar. El dólar ha ganado 8% en comparación con varias monedas emergentes en los últimos 12 meses, según el Banco de la Reserva Federal de St. Louis.

Pero mirando más de cerca, se pone mucho peor para algunos. El dólar estadounidense ha ganado 61% frente al rublo ruso, 43% frente al real brasileño y 19% sobre la lira turca el años pasado.

Eso es un problema importante para los países emergentes y las empresas que tienen deuda denominada en dólares estadounidenses. El pago de esa deuda en dólares se hace cada vez más cara y cuando pagan con su moneda local, pierde valor rápidamente.

Países como Turquía, México e Indonesia tienen 20% o más de su deuda pública denominada en moneda que no es suya, de acuerdo con un informe de Moody's. Eso es mucha deuda externa por pagar a medida que el valor de sus monedas se hunde.

Para las empresas que cotizan en bolsa, una deuda más cara significa menores ganancias y una baja en los precios de las acciones.

Cuando el dólar se fortalece, el dinero normalmente fluye hacia Estados Unidos y fuera de las economías emergentes, dice Sean Lynch, codirector de estrategia de renta variable global de Wells Fargo.

Acciones baratas, pero tal vez no lo suficiente

Las acciones de los mercados emergentes son relativamente baratas en comparación con sus contrapartes estadounidenses, pero las pérdidas en las divisas asustan a los inversionistas extranjeros. Cuando quieren convertir sus ganancias en dólares, una moneda erosionada recorta parte o la totalidad de las ganancias.

El S&P 500 ha tenido un 2015 inestable, pero sigue registrando un alza de 12% en el último año. En contraste, el índice de mercados emergentes MSCI ha bajado -1.5%.

“La moneda -por primera vez, que yo recuerde, en muchos años- compensa con creces el beneficio subyacente por valuación y crecimiento”, dice Layman.

Temores por la Reserva Federal

Pero va más allá del dólar. Janet Yellen podría enviar escalofríos a los inversores en los mercados emergentes.

La Fed está señalando que podría elevar las tasas de interés en Estados Unidos en junio o septiembre por primera vez en casi una década. Los mercados emergentes se han beneficiado de las tasas próximas a cero del Banco Central: los inversores que buscan mayores ganancias han comprado bonos de mercados emergentes, que tienen tasas de interés más altas.

Los inversores ya se estremecieron de miedo en mayo de 2013 cuando el entonces presidente de la Fed, Ben Bernanke, anunció que la Fed terminaría gradualmente su programa de estímulo. Las acciones de los mercados emergentes perdieron 16% en seis semanas.

Ahora que los mercados esperan que la Fed suba las tasas pronto, los inversores están huyendo de los bonos de alto riesgo de los mercados emergentes y moviéndose gradualmente hacia los bonos estadounidenses.

El resto de los problemas

El retroceso de los mercados emergentes se da generalmente en las materias primas, pero no este año. El barril de petróleo cuesta apenas 48 dólares actualmente, muy por debajo del rango de 100 dólares que tenía hace unos seis meses.

Eso es un gran problema para Rusia, que ya está atado de manos por las sanciones económicas estadounidenses.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Más allá del petróleo, una desaceleración en China está arrojando al precipicio los precios de todo, desde los metales hasta las cosechas. Brasil está viendo afectaciones por los precios del café, el azúcar y la soja que se han hundido recientemente. Pero el país tiene un problema más escandaloso: el enorme caso de corrupción que involucra a la presidenta, Dilma Rousseff, y a su empresa petrolera estatal, Petrobras.

“Las cosas que están exportando están bajando de valor... y sus pasivos en dólares están subiendo”, dijo James Caron, gerente de cartera de renta fija global de Morgan Stanley. “Eso es un doble golpe”.

Ahora ve
Trump asegura en Phoenix que Joe Arpaio “fue condenado por hacer su trabajo”
No te pierdas
×