Huelga de sindicatos y transportistas paraliza Argentina

Reclaman por un impuesto a las ganancias que se aplica a los sueldos a partir de 1,700 dólares; el Gobierno señala que la huelga se hizo más grande por el paro en el transporte.
argentina huelga  (Foto: Reuters)
BUENOS AIRES (Reuters) -

Una huelga de 24 horas de transportistas y sindicatos opositores, en demanda de la reducción de un impuesto a los salarios, paralizó este martes gran parte de la actividad en Argentina, siete meses antes de las elecciones presidenciales.

La medida fue la cuarta del mismo tipo desde que gobierna Cristina Kirchner, quien asumió la presidencia en 2007 y finaliza su segundo mandato en diciembre, sin posibilidad constitucional de reelección.

Sólo automóviles particulares circulaban este martes por Buenos Aires por la protesta que afecta la totalidad del transporte público, sean autobuses de pasajeros urbanos y de larga distancia, el Metro capitalino y los ferrocarriles.

Las líneas aéreas Aerolíneas Argentinas, Austral, la chilena LAN y la brasileña TAM cancelaron vuelos, mientras que el resto de las compañías sufrieron desvíos o demoras.

Alta adhesión

"Hubiera trabajado el 95% de la gente, pero no pueden porque no tienen con qué viajar", declaró el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, al llegar este martes a la Casa Rosada (Gobierno).

En reacción, uno de los líderes de la protesta, el dirigente camionero Hugo Moyano, dijo en rueda de prensa que "el paro fue contundente y ahora se espera que el Gobierno dé las respuestas que los trabajadores merecen".

Los sindicatos rechazan el impuesto a las ganancias que grava los salarios en escala progresiva hasta un 35% y que se aplica sobre los sueldos a partir de 15,000 pesos argentinos (unos 1,700 dólares).

El impuesto alcanza a un universo cada vez mayor de trabajadores debido a que desde agosto de 2013 permanece invariable el monto mínimo a partir del cual se aplica y que los salarios tuvieron sucesivos aumentos producto de las negociaciones paritarias con las empresas, en el marco de una inflación anual de 30% según mediciones privadas.

El ministro de Economía, Axel Kicillof, afirmó que el gravamen no se modificará porque "afecta a la minoría que más gana", unos 850,000 trabajadores sobre una fuerza laboral de 11 millones de asalariados.

El gobierno necesita esos ingresos fiscales para mantener numerosos programas de asistencia social para sectores menos favorecidos.

El dato oficial no toma en cuenta la evasión fiscal, ya que a menudo parte de los salarios más altos se abonan "en negro" (sin declarar) y además hay sectores que están exentos de pagarlo, como el Poder Judicial y la renta financiera.

La huelga fue convocada por tres de las cinco centrales obreras en las que se divide el sindicalismo argentino, aunque el reclamo es compartido por todos.

Ese gravamen "es un problema real que existe, y es justo reclamar una solución. Pero no es motivo para ir a un paro nacional con el apoyo de grupos económicos poderosos y sectores de la derecha", dijo Hugo Yasky, del sector cercano al Gobierno de la Central de Trabajadores Argentinos (CTA).

Para diferenciarse de la convocatoria que no incluía mítines ni marchas, agrupaciones de izquierda cortaron con piquetes los principales accesos a Buenos Aires.

Lo mismo ocurrió en las grandes ciudades del país, donde la actividad fue nula.

Los sindicatos anunciaron que, de no obtener lo que buscan, lanzarán una nueva huelga, esta vez por 36 horas a mediados de abril.

Caminatas y bicicletas

La estación terminal de trenes de Constitución, por donde llegan a diario centenares de miles de pasajeros desde la periferia sur, mantuvo las rejas cerradas, como otras estaciones centrales de la ciudad.

"Tuve que salir a las cinco de la mañana. Vine caminando y hoy voy a todos lados caminando, sigo hasta la noche", contó Elizabeth, de 40 años, que limpia oficinas en el centro de Buenos Aires.

En la capital, que duplica durante el día su población estable de tres millones de personas, algunos taxis circulaban, pero muchos optaron por la bicicleta o la caminata.

"Veo que hay taxis, prefiero ir ahora temprano y regresaré caminando. Son 50 cuadras (5 km), pero la salud no espera, los pacientes no pueden esperar", dijo a la AFP Mariana Bassi, una auditora médica de 34 años en el barrio de Palermo.

Un tendal de basura en toda la capital deja en evidencia la falta de recolección por el paro de camioneros, que también suspendió el expendio de combustibles. Se plegaron además al paro médicos, bancarios y gastronómicos, entre otros.

La huelga provoca pérdidas por unos 3,000 millones de pesos argentinos (unos 340 millones de dólares), según cálculos de la consultora Analytica.

Ahora ve
Cómo lograr que tu oficina aproveche las nuevas herramientas tecnológicas
No te pierdas
×