3 riesgos que amenazan a Wall Street

El estancamiento de la economía y del consumo en Estados Unidos, son algunas advertencias: expertos; analistas consideran que la fortaleza del dólar también está dañando las ganancias corporativas.
INVERSIONISTA  (Foto: tomada de CNNMoney.com)
Paul R. La Monica
NUEVA YORK (CNNMoney) -

El multimillonario Sam Zell es conocido como el “bailarín de tumbas” por comprar propiedades en problemas a precios baratos.

Así es cómo acumuló miles de millones de dólares. Así que cuando Zell enciende las alarmas sobre el mercado de valores es difícil ignorarlo.

“Hay una disparidad significativa y creciente entre el mercado de valores y la economía. Los mercados no reflejan los riesgos que vemos allá afuera”, declaró recientemente en el canal de noticias financieras CNBC.

Zell es el último de una lista de expertos en señalar los riesgos del mercado actual. El economista ganador del premio Nobel, Robert Schiller ha estado gritando desde hace meses que las acciones lucen sobrevaloradas. No, no están en los niveles de la burbuja puntocom, pero están por encima del promedio.

El mercado alcista actual ha estado en marcha desde hace seis años. Eso es bastante más que la fase alcista típica del mercado que dura entre 3.5 y 4 años. El mercado estadounidense ni siquiera ha tenido una corrección —que es cuando el mercado cae 10% o más— desde el verano de 2011.

A pesar del precedente histórico, los optimistas apuntan a que la economía estadounidense está mejorando. A medida que el crecimiento y la contratación repuntan, sin duda eso seguirá impulsando más las acciones.

Pero el problema ahora es que la economía que parecía tan fuerte a finales de 2014 —el mejor año de crecimiento del empleo desde 1999— está mostrando grietas. La pregunta es ¿qué tan profundo yacen?

Durante semanas, las acciones se han tambaleado a medida que los inversores sopesan cada palabra emitida por la Reserva Federal en busca de signos de que el Banco Central pueda comenzar a subir las tasas de interés. ¿Será en junio? Ahora, la especulación es que la Fed va a “ir despacio”, al retrasar una alza de tasas hasta septiembre o más allá.

Pero lo que esto realmente significa es que la economía estadounidense parece lenta y la Fed tiene miedo de actuar demasiado pronto.

Estas son tres grandes señales de advertencia:

1. Una economía en desaceleración: Casi todos los economistas han recortado las previsiones de crecimiento para el primer trimestre de 2015. No es que nadie esté pronosticando el tipo de crecimiento negativo que la economía estadounidense registró el año pasado, debido al vórtice polar. Aun así, se suponía que este año, el crecimiento realmente despegaría.

Macoreconomic Advisors comenzó el año prediciendo un crecimiento del PIB del 2.6% para el primer trimestre. Ha revisado ese número de manera constante hasta el 0.9%.

Más allá del crecimiento, muchos otros indicadores económicos han decepcionado en las últimas semanas. La manufactura y el gasto —tanto de empresas como de consumidores— han estado por debajo de las expectativas. El mercado de la vivienda tampoco está recuperando el impulso.

“No todos los sectores de la economía se están desempeñando bien”, dijo el viernes pasado la presidenta de la Fed, Janet Yellen.

El único punto brillante continuo había sido la contratación. La economía de Estados Unidos había añadido una cantidad muy saludable de empleos cada mes. La última lectura fue publicada el viernes. El reporte oficial indicó que se crearon 126,000 empleos el mes pasado, el menor número desde diciembre del 2013. La encuesta de CNNMoney a economistas preveía 244,000 empleos añadidos en marzo.

2. Muéstrame las ganancias: La fortaleza del dólar estadounidense y el estancamiento de la economía están dañando las ganancias corporativas. Desde 2006, este es el menor número de empresas que ha emitido una “orientación positiva” sobre las ganancias del primer trimestre, según FactSet. Eso no muestra mucho optimismo.

Como Paul LaMonica de CNNMoney dijo recientemente: “Las ganancias corporativas para el primer trimestre probablemente van a apestar como una pila gigante de ropa sucia en la habitación de un adolescente”.

Para decirlo de otra manera, los analistas predicen que las ganancias empresariales caerán en el primer trimestre de 2015, por primera vez desde 2012.

No es extraño que el mercado de valores esté volviendo de golpe a la realidad. El Dow Jones ahora está en terreno negativo en lo que va del año, y el S&P 500 está luchando por alcanzar el equilibrio.

3. ¿Dónde está la demanda? Para la mayoría de los inversionistas, la gran pregunta es si los consumidores y empresas estadounidenses y del mundo comenzarán a gastar. Ha habido muchos titulares sobre las dificultades de Europa y la desaceleración de China. Pero se suponía que Estados Unidos impulsara las cosas esta vez.

Como Zell dijo el miércoles por la mañana: “Casi todas las empresas están arrojando números que son menores a lo esperado. Los ingresos, particularmente para las multinacionales, están siendo perjudicados por las devaluaciones monetarias alrededor del mundo”.

Por el momento, el gasto no va a manifestarse. Según los últimos datos, los consumidores estadounidenses de hecho tienen más dinero en sus bolsillos, pero no están optando por salir a comprar mucho con él. En vez de eso, están ahorrando. Del mismo modo, las empresas están guardando niveles récord de efectivo.

Eso no es lo ideal. En una nueva entrada en el blog, el ex secretario del Tesoro, Larry Summers argumenta que todo este ahorro podría dar lugar a un periodo prolongado de estancamiento económico.

Es posible que todo esto sea sólo un bache invernal. A medida que el clima se calienta y la contratación continúa, la economía y las ganancias corporativas podrían calentarse de nuevo también. Los inversores a largo plazo probablemente no deberían correr hacia la salida, pero no te sorprendas si esa corrección del 10% que está atrasada aparece pronto.

 

Ahora ve
Te contamos la historia del cereal que desayunas todos los días
No te pierdas
×